Historias de Londres, Enric González

"¿A quién quieres más?, ¿a mamá?, ¿a papá? Pues según para qué, ¿no? Con las ciudades pasa un poco lo mismo. Pero no del todo. Si pudiera elegir, viviría en Londres."

Historias de Londres, Enric González Es un poco pretencioso pensar que se conoce perfectamente una ciudad en la que apenas se ha estado un año en ella. Sin embargo, viva mi ignorancia, yo lo pensaba hasta que, hace una semana, me regalaron una de las obras de Enric GonzálezHistorias de Londres”. Mi chico, una vez más, había acertado de pleno. ¿Tan cansina soy con Londres? Este libro, de tan sólo 147 páginas, y digo sólo porque se me ha hecho excesivamente corto, muestra una cara de Londres desconocida por la gran mayoría de nosotros. Todavía no logro comprender cómo, después de tanto amarla, nunca ahondé en su historia, ni cómo, el distrito en el que viví durante gran parte de mi estancia en la capital británica, en las hojas de Enric González se me presenta como un área casi desconocida.

Historias, hay muchas, sobre todo para aquellos que aún continúan allí. Sin embargo, las historias que encierra la ciudad en sí son fabulosas y brillantes. Hay varias de ellas que me han llamado la atención, por no decir todas. Después de tantas tardes de lluvia y sol en Hyde Park, nunca llegué a saber que el lago The Serpentine es el único tramo no soterrado de un afluente del Támesis, el Westbourne. Y, aunque busqué locamente al Peter Pan, de J.M. Barrie, escondido entre una de las zonas más boscosas de los Kensington Gardens, su historia, alejada de la visión que Disney nos ha inculcado, cobra, en las páginas del periodista catalán, la relevancia que nunca se le ha llegado a dar. ¿Sabias que el Capitán Garfio estuvo inspirado en una persona real? Su nombre, sin embargo, nunca llegó a ser revelado dada su popularidad.

Historias de Londres hace un alto en el distinguido barrio de Notting Hill para explicar la tradición de sus carnavales. Una fiesta que, a pesar de celebrar el fin de las redecillas entre etnias, lo cierto es que hoy en día sigue siendo igual de violento que su origen. Todo turista, o residente en Kensington, habrá percibido la relevancia que el Rey Alberto tuvo en esta área de Londres, que incluso quiso convertirla en el centro de la ciudad. No lo consiguieron, ni él ni su amada Victoria, aunque lograron lavar su cara y convertirla en una de las zonas más distinguidas de la capital. Hoy en día está considerada como la pequeña Francia.

Enric no se olvida del metro de Londres, tan presente en cualquier vida londinense. Lo increíble resultó ser la otra historia de que existen otros túneles en la ciudad cuyo uso es muy distinto al del metro: el de correos, el Banco de Inglaterra y Harrods. Un auténtico misterio que incitan a la imaginación a construir nuevas historias de una realidad. Sin duda, su capítulo más espeso, el dedicado al centro de Londres, es el más interesante para comprender la sociedad actual londinense. Gracias a su posición como corresponsal de El País, Enric nos muestra lo que hay detrás de esas paredes góticas de bronce: toda una toma de decisiones consideradas como una “dictadura parlamentaria”, ya que el poder judicial, legislativo y ejecutivo van de la misma mano. Asimismo, nos descubre secretos de la Cámara de los Comunes, en donde ni la corona británica es bienvenida.

 

Parlamento de Londres
imagen de Márcio Cabral de Moura

En la City se encuentra la base de la sociedad londinense, una de las partes más importantes de la economía inglesa. No es ningún secreto, incluso el IRA intentó desestabilizar dicha base. Una comunidad muy cerrada en la que las decisiones les corresponden sólo a unos pocos. Lo mismo pasa en St. James Street, y el Pall Mall, donde, antiguamente, las mujeres no tenían acceso a los clubs más exclusivos de la aristocracia inglesa. Aquí se encuentra el Reform, en donde Julio Verne hizo salir a Phileas Fogg a su vuelta al mundo en 80 días. Los clubs de los conservadores tampoco podían permitir la entrada a Margaret Thatcher, por lo que tuvieron que hacerla socia de honor. El Traveller, en cambio, tenía como condición indispensable a sus socios el haberse alejado, al menos, 500 millas de Londres. Pero basta de spoilers, para poder entender esto, así como la emigración de las principales cabeceras inglesas de Fleet Street, la importancia de Sherlock Holmes, Jack el Destripador, o incluso el por qué los ingleses tienen tanto interés y aprecio por su monarquía, entonces debes sumergirte en las páginas de Historias de Londres.

Enric González no cayó allí por casualidad, sino que ya amaba la ciudad incluso antes de conocerla. Y es que, quién podría resistirse a un encanto como el de Piccadilly y su Cupido, que causó más de un rompecabezas a su escultor, cuya idea original como monumento a Shaftesbury distó mucho del resultado y fue el centro de las críticas de los ciudadanos. Cierro el libro, la historia se ha acabado. Un enorme vacío me invade de tal manera que sólo hay una cura posible, volver. En Historias de Londres hasta la contraportada emociona, pues Enric González lo tiene muy claro: Barcelona, Madrid, Londres, Nueva York, París, Washington y Roma… Sin embargo, me seco las lágrimas y leo “Hubo otras ciudades después y otras pasiones, pero ningún amor es como el primero. Y ninguna ciudad es como Londres”. Sobran las conclusiones, incluso la opinión personal de la que, a estas alturas, nadie podría tener dudas.

Historias de Londres, 2007

Sobre Enric González

Enric GonzálezEnric González es un periodista catalán, nacido en Barcelona en 1959, que ha trabajado como corresponsal de El País en ciudades como Londres, París, Nueva York, Washington, Roma y Jerusalén, donde reside actualmente. Además de sus famosos libros de Historias de Londres (editado en 2007), Historias de Nueva York e Historias de Roma; también es autor de Historias del calcio y Todas las historias, un recopilatorio de los tres libros anteriores. Actualmente lo podemos leer en El País, donde sigue cubriendo la revolución árabe y otros asuntos de Oriente Próximo. [Actualización, Enric González ya no trabaja en El País por decisión propia tras los ERES del periódico y la bajada de sueldos; Sin embargo, podemos seguir sus artículos en la revista JotDown, donde colabora]

Periodista digital especializada en viajes

5 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: