Las mejores vistas de Lisboa

Mirador Arco de Augusta, Lisboa

Prepara las piernas

Mirador Senhora do monte, Lisboa

Para visitar Lisboa hay que estar en buena forma. Lo pensé la primera vez que estuve allí, después de dejarme el aliento en cada una de sus cuestas. Para la próxima ya lo sé, pensé. Pero llegué a la tercera igual que como estaba y me fui como tantas otras veces: llena de agujetas. Decía el poeta luso Fernando Passoa que “Lisboa vista así, de lejos, se erige como una bella visión de sueño, sobresaliendo contra el azul del cielo, que el sol anima”. Y vaya si toca el cielo. Quizá debió de recalcar un poco más en lo de erigirse, o ser más específico. Por ejemplo, contarnos que la ciudad está sobre siete colinas, con calles tan empinadas a las que sólo se puede acceder en tranvía. Porque él lo sabía, fue el primer poeta en hacer una guía de viajes recomendándonos las vistas desde la parte alta de la ciudad. Y allí es precisamente a donde vamos.

Lisboa tiene forma de anfiteatro. No hace falta más que situarse en la plaça do Comércio para darse cuenta. Si te pones de espaldas al mar, mirando hacia su arco, a la derecha tendrás Alfama, uno de los barrios más antiguos de la ciudad cuyas callejuelas suben hasta ese azul, o hasta el castillo de San Jorge. A tu izquierda, por el contrario, está el Barrio Alto, uno de los más alternativos donde nos hincharemos a contemplar su arte callejero. En Chiado el ascensor y, justo enfrente, volvemos al arco. Y es que no hay mejor forma para comprender Lisboa que observándola desde las alturas.

Las cinco líneas de tranvía nos permitirán paliar el sufrimiento. Nuestras piernas nos lo agradecerán. No obstante, os recomiendo que bajéis andando, callejeando. Es la mejor forma para conocer la ciudad.

Las mejores miradores de Lisboa

Alfama

Empezamos por el barrio más antiguo de Lisboa, y el más típico. Aquí hay tres miradores donde obtener las mejores vistas de Lisboa. Quizá haya alguno más.

Porta do sol (Puerta del sol)

Mirador Porta do sol, Lisboa

mirador_porta_dosol_musico

Vistas del barrio de Alfama

Es el primero con el que nos encontramos subiendo, además de uno de los más concurridos. Está justo al lado de la iglesia de Santa Luzía y, a juzgar por viajes anteriores, y por las fotos de otros viajeros, en él siempre hay alguien tocando. La imagen de un músico, generalmente mayor, sentado en uno de los laterales y con vistas al mar empieza a ser un clásico. No puedes irte sin ella.

Miradouro da Senhora do Monte

Mirador Lisboa

Vistas de Lisboa

Está muy cerca del castillo de San Jorge, por lo que las vistas a la ciudad son bastante similares. La principal diferencia es que aquí no hay que pagar por asomarse.¡Gratis! Sí sí, cómo nos gusta esa palabra; y el lugar es muy chulo, ya que se encuentra en una especie de parque con banquitos, algún músico y una pequeña capilla con la virgen du Mont. Según creencias populares, las mujeres que quieren tener un parto corto vienen aquí a sentarse junto a la virgen. Habría que verlo. Cosas de la fe.

Castelo de São Jorge (Castillo de San Jorge)

Castelo San Jorge, Lisboa

Vistas de Lisboa

Es el punto más alto de la ciudad. El antiguo castelo de São Jorge, del que hoy sólo se conservan sus ruinas, fue donde se recibió a Vasco de Gama tras sus descubrimientos. La entrada vale unos 8,50 euros e incluye paseo por sus instalaciones y acceso al mirador. Por él se pueden ver a una veintena de pavos reales.

Barrio Alto

Miradouro de São Pedro de Alcântara

Mirador Sao Pedro de Alcántara, Lisboa

Vistas del centro de Lisboa

Justo enfrente del castillo, al otro lado de la ciudad nos encontramos con este otro mirador situado a lo largo de un parque. Esta justo en una de las salidas del Reservatorio da Patriarcal, una antigua reserva de agua que abastecía a 10 fuentes del Barrio Alto.

Baixa

Elevador de Santa Justa

Elevador de santa Justa, Lisboa

Con tanta colina y mirador quizá la subida en el Elevador de Santa Justa puede ser prescindible, sobre todo después de ver las colas kilométricas que se forman en sus aledaños. No obstante, por su altura, y por ser un ascensor centenario, había que incluirlo. Fue inaugurado en 1902 y construido por el ingeniero Raoul Mesnier de Ponsard, experto en elevadores en Portugal y dicen que discípulo de Eiffel. Es el único vertical en toda Lisboa y conecta la parte Baixa con el Barrio Alto.

Centro de Lisboa

Arco de Augusta

Mirador Arco de Augusta, Lisboa

Vistas del centro y del Tajo

El Arco del Triunfo luso también ofrece buenas vistas de la ciudad. Para ascender hasta arriba habrá que hacerlo a pie, aunque tampoco es una matada. Para bajar, no obstante, hay ascensor (podían haberlo hecho al revés, sí). Está en pleno centro, por lo que se podrá captar casi toda la ciudad: la praça do Comercio, la Rúa Augusta, el castillo de San Jorge, el Barrio Baixo y el alto. Todo. El precio de la entrada es de unos 2,50 euros.

Bonus Track

Teleférico de Lisboa

Teleférico de Lisboa

Vale, no entraría como vistas de la ciudad, pero sí del Tajo y del puente Vasco de Gama. El teleférico se coge donde el Oceanográfico, al lado del Parque de las Naciones donde se celebró la Expo del 98. Allí encontraremos el hotel Myriad Sana cuyo silueta os recordará al de Dubai o Barcelona. El precio del teleférico es de 5,90 euros. Es la zona más nueva y moderna de la ciudad.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: