Liverpool: la ruta de los Beatles

Museo de The Beatles en Liverpool

Ruta de los Beatles, Liverpool

Es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pronunciamos el nombre de Liverpool, los Beatles. No es de extrañar, también es lo primero con lo que nos encontramos una vez en el centro de la ciudad: recuerdos de los Beatles en cada cafetería, museo, pub o incluso tienda. Sólo con dar un breve recorrido por sus calles es más que evidente. Sin embargo, cabe destacar que, además de por estos cuatro chicos que hicieron historia, y no sólo musical, Liverpool ha sido una ciudad especialmente conocida por su puerto y por haber sido también una de las escalas del Titanic antes de aventurarse a la deriva.


De ahí a su constante graznido de gaviota que sobrevuela la ciudad. Un sonido que nos emerge en un atardecer constante, nos sugiere verano. Aunque lo aquí nos encontramos en bien diferente. Esto es England y, aunque si bien es cierto que no llueve constantemente y que hace sol, éste no calienta ni en junio. Antes de comenzar con la ruta de los Beatles, de la que existen excursiones en autobús organizadas por 12 libras, pero que desde aquí os mostraremos cómo hacerla por vuestra cuenta; me gustaría resaltar el encanto marino de Liverpool, una ciudad como en sepia en la que tienes la sensación que a la vuelta de la esquina vas a encontrarte con Popeye el marino, o el Capitán Haddock. Dicen que es fea. No estoy de acuerdo. No creo que en Gran Bretaña haya una sola ciudad a la que pueda tacharse de fea. Ni Manchester, doy fe.

Ruta de los Beatles

Aeropuerto John Lennon

La ruta de los Beatles podría comenzar perfectamente desde el momento del que te bajas del avión, en el John Lennon Airport, hasta que te vas de la ciudad. Aunque queda un poco feo cara a los otros tres que sólo lleve el nombre del mayor de ellos, los distintos monumentos y artículos que te puedes encontrar en él hacen tributo al conjunto entero. En su entrada podemos ver una réplica de un submarino amarillo, una vez dentro las paredes tienen inscritas algunos trozos de canciones, mientras que tras pasar el control hay imágenes de ellos.

Cómo llegar hasta el centro:

En la misma entrada principal hay varias marquesinas de autobuses. El número 500 para en varios puntos del centro de la ciudad. El billete cuesta unos 2 pounds y algunas de sus paradas son los Docks, justo al lado del Hilton; y la Lime Street. Lo mejor es que preguntes al conductor dónde bajarte.

Hostel Embassie

Si tú también sueles viajar de hostel, entonces te recomiendo que te alojes en el Embassie, lugar en donde se rodó el videoclip Free as a Bird. Esta casa (caseron) está cerca de las universidades. Para ir hasta allí, desde donde te deje el autobús, lo mejor es que te pilles un taxi ya que te saldrá por unas 5 libras. No conozco ningún autobús que vaya hasta allí, pero andando son unos 20 minutos del centro. Está muy cerca de Chinatown.

Esta casa está regentada por Kevin desde hace unos 30 o 40 años, según nos explicó a la llegada. Es especial a otros hostels, ya que no cuenta con recepción, sino que él mismo te recibe en el salón y, tras haberte preguntado el motivo de tu viaje, despliega un mapa de Liverpool para mostrarte los puntos más interesantes de la ciudad. Personalmente, a nosotras nos estuvo explicando un montón de datos curiosos, nos prestó toallas sin cobrárnoslas y nos marcó en un mapa de mano las cafeterías y restaurantes más baratos de la ciudad, donde suelen ir los jóvenes de allí. El señor era encantador. Tanto que normalmente da un recuerdo a los huéspedes. A nosotras nos dio a elegir entre: una gorra de un submarino amarillo, un marco con una foto de los Beatles o una copa de Heineken de edición limitada de una World Cup de no se qué año. Por supuesto, nos quedamos con el marco. La noche en habitación compartida de 10 (aunque nosotras estuvimos solas las 2 noches) sale por unas 21 libras.

The Beatles Story

Museo de The Beatles en Liverpool

Este museo está en los Docks, justo enfrente de la noria de Liverpool (no se si es permanente o temporal, como hacen en otras ciudades inglesas). Su entrada vale unas 12 libras merecidísimas, ya que sin exagerar (aunque suelo hacerlo) es uno de los mejores museos que he visitado en mi vida. Es bastante grande, por lo que si quieres prestar atención a toda la historia, sacar fotos y disfrutar de sus vídeos necesitaréis unas 4 horas, que es más o menos lo que a nosotras nos llevó, sin tampoco recrearnos mucho.

El museo parte de los inicios, desde cuando Lennon y Paul se conocen en la escuela y éste último comienza a tocar en el grupo de John como guitarrista, junto con otros compañeros del colegio. Se trataba del grupo predecesor a los Beatles: The Quarrymen, que tuvieron bastante éxito en la ciudad y realizaban conciertos locales. Aquí se pueden ver varios carteles y portadas de periódicos que los citan y promocionan.

Museo de los Beatles en Liverpool

También hay varias guitarras de Lennon, trajes de algunas de sus actuaciones, y hasta sus propias gafas tan características. En las imágenes se puede ver la evolución del grupo y a las dos personas que formaron parte dél como Stuart Sutcliffe, que murió unos pocos años más tarde; y de Pete Best, conocido por haber abandonado el grupo. A partir de entonces ya comienza a aparecer Ringo Star en todas las fotografías y se ve cómo el grupo va creciendo como la espuma.

Se recrea el ambiente del bar donde realizaron sus primeras actuaciones: el Casbah, el archiconocido The Cavern, la redacción del periódico Mersey Beat, los estudios de Abbey Road, la tienda donde compraban los instrumentos, etc. Al final hay hasta una réplica de varios de los escenarios más míticos de sus videoclips: un submarino amarillo, el Strawberry Fields, Penny Lane, etc. Además, tienen audioguías en todos los idiomas para no perderte detalle de nada. ¡Espectacular! En serio.

Penny Lane

 

Penny Lane, Liverpool

Para ir hasta allí, ya que está a 20 minutos en bus del centro de la ciudad, tendrás que pillarte el bus número 86. Lo cierto es que tampoco hay mucho que ver, más que el letrero de la calle, que ni siquiera está en la pared como en el videoclip, ya que lo robaban continuamente (al final han optado por indicarlo en los letreros de pie); y un pub inglés que lleva el nombre de Penny Lane. Este bar está justo a la entrada de la calle y por dentro está todo decorado de los Beatles. Lo cierto es que es muy chulo, no es muy caro y tiene una terracita que por las tardes tiene mucho ambiente.

El resto de la calle no tiene más. Bien es cierto que hay un centro a mitad de calle en cuyo jardín hay un muro con las caras de los Beatles, pero no sé si estará abierto al público. Cuando nosotras fuimos no.

Strawberry Fields

Strawberry Field, Liverpool

Era el orfanato que estuvo muy presente en la niñez de John Lennon. De él hoy sólo queda la vaya donde los fans graban dedicatorias y su nombre, ya que el edificio fue derribado. Su interior está bastante descuidado. No se puede acceder, aunque a su entrada hay tiradas dos guitarras: una de madera y otra de espuma; asi como mucha basura.

Está situado en la calle Beaconsfield Road y, aunque no está lejos de Penny Lane, es una buena caminata (45 minutos). Si vas en taxi desde Penny Lane (no esperes que el taxista sepa dónde está, mejor que lo lleves apuntado) son unos 5 pounds (timan un poco).

The Cavern

The Cavern, Liverpool

El mítico bar de The Beatles se encuentra en Mathew Street. Por supuesto, éste no es el original, ya que fue derribado. Sin embargo, justo al lado del original, del que hoy se conserva su puerta, abrieron otro que sigue la misma estructura y es lo más parecido posible. Es bastante grande y, para llegar hasta el bar, habrá que bajar varios pisos. La entrada a la sala general es de 2 pounds y siempre suele haber conciertos en directo de varios grupos que versionan canciones. El sábado que estuve yo tocaron The Cave Dwellers, que permite subir a gente del público a cantar.

En la otra sala, que está justo al lado de la general, suele haber conciertos. El pasado fin de semana, con motivo del cumpleaños de Paul McCartney tocó su ex banda en directo. Lo cierto es que es muy similar al expuesto en el museo, aunque aquí sí que te puedes beber unas pintas por unos 3 pounds. No es tan caro.

Museo de los Beatles, Liverpool

Y, aunque los Beatles están presentes en toda la ciudad, Liverpool tiene más cosas que ver como Wolker Art Gallery, el museo marítimo, St. George Hall, el Albert Hall, etc. Igual de entretenidas que la ruta de los Beatles. Desde luego, si eres fan es visita obligada.

Cuanto más conozco Gran Bretaña, más me gusta.

 

Otros relatos viajeros #postamigo

The Cavern Pub (Liverpool) Inglaterra por Volando Voy y Viajes

Periodista digital especializada en viajes

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: