Subida al Preikestolen, el púlpito de los fiordos noruegos

Preikestolen, fiordos noruegos

Desde el Preikestolen, querrás comerte el mundo.

Preikestolen, fiordos noruegos

El Preikestolen, o púlpito de Stavanger como se conoce en español, es el mirador de los Fiordos Noruegos. Más concretamente el de Lyse, el fiordo de la luz sobre el que se asienta. El premio de dos horas de subida (y otras dos de bajada) por plena naturaleza que parece interminable: cuando crees que ya estás, todavía queda más de la mitad. Un “hiking”(apúntalo ahora que vas a ser montañista por un día) en el que creerás que se te va la vida y que necesitarás ser rescatado en camilla a lo Bridget Jones. Tranquilo, no es para tanto. Tras llegar a la explanada del Preikestolen, a 600 metros de altura, se te habrá pasado todo. Felicidad. Pocos lugares del mundo crean esa sensación de triunfo y libertad.

The-Pulpit-Rock
Imagen de Visit Norway para que os hagáis una idea. Yo me quedé en el púlpito

Como desde el Preikestolen hay cobertura, te precipitarás a enviar la foto que da fe de que lo lograste. Tu timeline se llenará de likes y, desde allá arriba, hasta oirás los aplausos. Palmadita en la espalda. Mientras, algún allegado desconfiado (o más bien que te conoce) se estará preguntando cómo es posible, si tu único movimiento cotidiano es del sofá a la nevera y hasta te entra el flato cuando tienes que correr detrás del bus. Pues no tiene truco, oye. Subir al Preikestolen es algo que puede hacer casi todo el mundo. Casi TODOS. De hecho, no te vengas abajo si eres adelantado por los muchos abuelos de 80 años que lo suben cada día, posiblemente con más habilidad de la que tú podrás demostrar nunca. O por familias con bebés que, sólo con verlos, se te quitan las ganas de tener descendencia. Pero este será nuestro secreto, no hace falta que nadie más lo sepa empañando así nuestra imagen de aventureros. Lo hemos logrado y punto.

Preikestolen, fiordos noruegos

En realidad, el Preikestolen no es tan fácil como parece. De verdad, subirlo tiene mucho mérito y el esfuerzo se verá recompensado con unas vistas de los fiordos noruegos capaces de justificar cualquier agujeta. Disfruta, estás sobre uno de los mejores lugares del mundo que, según los geólogos, acabará desapareciendo con los años. De hecho, su famosa grieta da fe de ello y, cuanto más arriba estés, más evidente es. Y como no hay lugar que se precie sin leyenda, en este caso, ésta gira entorno a su desaparición. Según dicen, el Preikestolen se caerá al fiordo de Lyse cuando siete hermanas se casen con sus siete hermanos en Lysefjord. Algo bastante improbable, la verdad.

Preikestolen, fiordos noruegos

Algunos consejos para subir al Preikestolen

(De vestimenta, aunque yo no sea un ejemplo)

  • Lleva calzado de montaña. Casi todo el trayecto son rocas, por lo que si llueve resbala.

Preikestolen, camino

  • Lleva varias capas de ropa. Quítatelas durante el trayecto para luego volvértelas a poner una vez estés en el púlpito de Stavanger. Allí por lo general hace frío.
  • Lleva una mochila pequeña, que no pese, con agua, chocolate y algo de comida. Cuando estés arriba morirás de hambre. Intenta ir lo más ligero posible.
  • Lleva pantalones de montaña o, si no tienes y crees que para un día no hace falta comprárselo (véase yo), lleva mayas. Será mucho más cómodo cuando tengas que subir los pedruscos. Eso sí, como llueva te mojarás.
  • No te olvides del chubasquero. Yo lo hice, gracias a Helly Hansen por salvarme la vida.

Y ahora, la ronda de preguntas. Porque todo eso está muy bien pero, ¿cómo hago para que en mis fotos no salga el aluvión de turistas que hemos visto tantas veces en las imágenes de Google? Aquí algunas respuestas que todos nos hacemos antes de nuestro ascenso al Preikestolen:

Cuál es la mejor hora para subir al Preikestolen y que no haya nadie

Sabes la respuesta, pero reconócelo, te da miedo: madrugar.

Preikestolen, fiordos noruegos

La mayoría de los turistas comienzan la subida a las 10 de la mañana. Una buena hora si no fuera porque parecerá que vas en procesión. El mejor momento para subir al Preikestolen es a primera hora de la mañana o, si tu viaje a Noruega coincide con el sol de medianoche, durante la tarde. En nuestro caso iniciamos el ascenso a las 7 de la mañana y el camino estaba vacío. Al llegar al púlpito de Stavanger tampoco había nadie más que una pareja. Estuvimos allí aproximadamente una hora: esperando a que abriese, contemplando las vistas, descansando y haciéndonos un book de fotos. Cuando comenzamos el descenso, sobre las 10, comenzaban a llegar los primeros turistas. Según íbamos bajando, cada vez había más, hasta llegar al final de recorrido, donde se concentraban decenas de ellos (ilusos, aún no sabían lo que les esperaba cuando nos preguntaban si les faltaba mucho. Señores, ¡Acabáis de empezar! Y sonrisa digna de aquel que ya lo ha logrado) Ten en cuenta que el púlpito de Stavanger es uno de los iconos de Noruega, por lo que es lo que más turismo atrae anualmente. Decenas de miles de personas lo suben cada año (más de 200.000). Madruga.

Dónde podemos dormir cerca del Preikestolen

Para que no te pegues la paliza, o no duela tanto el madrugón, a los pies del camino se encuentra el Preikestolen Fjellstue, lugar donde nosotros hicimos noche y que está abierto todo el año. Uno de los alojamientos con más encanto donde he estado nunca y que te recomiendo si no te quieres levantar a las 5am para coger ningún ferry. Éste se sitúa justo frente al lago Refsvatn, desde donde hay unas vistas del páramo de Ryfylke impresionantes.

Preikestolen, fiordos noruegos

El hotel principal es como un clásico refugio de montaña, con 27 habitaciones recubiertas de madera, entrada con pieles de animal y chimenea, troncos y un restaurante con gastronomía típica de la zona. Abunda el pescado, como podéis imaginar. El precio por noche es de 128 euros. Entre sus instalaciones, un poco más abajo del edificio principal, también cuenta con un hostel, el Preikestolhytta, y una habitación compartida, el Vatnegården, que antiguamente eran una granja. Aquí el precio es de 59 euros por persona en habitación de hostel y de unos 36 euros en la compartida. Sólo están abiertos del 1 de abril al 31 de octubre. Y de aquí surge la siguiente pregunta.

En el caso de que me quede a dormir en Stavanger, cómo llego hasta el Preikestolen.

Si te quedas a dormir en Stavanger es que eres un sufridor. Prepárate para el madrugón. No obstante, por semana hay ferries cada 40 minutos de Stavanger a Tau con Norled (el billete puedes pagarlo dentro, al revisor. Cuesta unas 49 coronas, que al cambio serían unos 5,5 euros. Una vez llegues a Tau, entonces tendrás que cogerte el bus justo en la parada que hay en la salida que va hasta Preikestolen Fjellstue (el refugio en el que debíais haberos quedado. En su aparcamiento estacionan los buses). El precio es de 40 coronas, unos 4,5 euros.

Cuál es la mejor época para visitar el Preikestolen

Preikestolen, fiordos noruegos

Aunque se puede visitar todo el año, depende de tu valentía. Lo más recomendable es hacerlo en primavera, verano o a principios del otoño. Más que nada porque será cuando haya más horas de luz y porque las temperaturas son mucho más suaves, por lo que hará menos frío y también tendrás más oportunidades de que el día abra y puedas disfrutar de las vistas.
Preikestolen, fiordos noruegos

Como apunte final, yo a Visit Norway le propondría que repartiese diplomas. El Preikestolen puede que lo haga todo el mundo, pero para algunos es todo un logro. Obviamente estoy en en el segundo grupo.

Más información: Region Stavanger

Periodista digital especializada en viajes

5 Comments

  1. Me siento identificada 100% así que recibe un aplauso que sé lo que cuestan estas cosas para los que no somos deportistas, eso sí… Viendo las fotos parece que tiene una merecida fama!! Ay Noruega, si no fueras tan cara 🙂
    Tendré en cuenta tus recomendaciones por si voy algún día, todas esas cosas las habría pensado yo también jeje
    Un abrazo!

  2. jajajaja ¡Gracias Virginia! Me alegro que no sea la única a la que parece que le va a dar un ataque subiendo una montaña o corriendo detrás de un autobús XD

    Sinceramente, Noruega puede que sea de los países que más me han gustado hasta ahora 🙂

    Gracias por tu comentario! Un besin!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: