Relax en Aguas de Gredos

Aguas de Gredos


Turismo rural nos sugiere muchas cosas: tranquilidad, naturaleza, aventura, aire libre, relajación, desconexión y tiempo libre. Estas tres últimas, sin duda, son algunas de nuestras favoritas, ya que son las que nos ayudan a alejarnos del estrés de la rutina. En cierta manera, de esto se tratan las escapadas, de huir del día a día y encontrar momentos para uno mismo, relajarse y disfrutar. En Gredos esta sensación la encontramos en un espacio bastante pequeño, aunque suficientemente amplio como para albergar tres piscinas, dos saunas, un jacuzzi y una pileta de piedras donde liberarnos de la tensión de una jornada de senderismo por la sierra. Un pequeño spa escondido en Hoyos del Espino cuyos interiores parecen recién estrenados.

Durante todo el circuito hidrotermal en Aguas de Gredos nos acompañó el sonido del agua dejándose caer con fuerza hacía los hombros; la tensión se liberaba, mientras ésta acababa desapareciendo con un breve masaje en la parte superior de sus instalaciones. Nos quedaron ganas de más, ya que diez minutos no es suficiente para cerrar los ojos y evadirse, aunque tras el circuíto por su piscina de agua fría, jacuzzi, duchas, baño turco, terma romana, pileta de tonificación y piscina de chorros, al salir uno se sentía tan ligero y tranquilo que hubo que hacer grandes esfuerzos por volver a activarse.

Lo que menos nos gustó, pues le tenemos cierta fobia, es el favorecedor gorro de piscina que te obligan a llevar para entrar en el circuito. Ya bastante lamentable es lucir bañador en esta época, como para rematar el look con un gorro de tela. Puedes traerlo de casa, igual que las chanclas, que son obligatorias. No obstante, si se te olvidan o el plan surge inesperadamente, en la tienda de la entrada venden ambas cosas por sólo un euro. Las toallas te las dejan allí mismo, incluidas en el precio; y en los vestuarios hay taquillas para dejar todas tus pertenencias.

Aunque nosotros disfrutamos del masaje, ya que contábamos con un descuento especial por ser asistentes del TBMGredos; en el mismo centro tienen distintos tratamientos relajantes, estéticos y reafirmantes que, aunque nos quedamos con ganas de probarlos, sus precios ya se nos escapaban un poco de las manos.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: