10 motivos para enamorarte de Cancún

Cancún

Sólo con las vistas desde el avión ya debería ser suficiente

Cancún

Cancún, el paraíso de “a ver quién me levanta de aquí” mientras en tu mano aparece una margarita tras otra como por arte de magia (se llama todo incluido) es el destino perfecto para unas vacaciones. Va-ca-cio-nes, ¿qué era eso? Una mezcla de sol, playa, cultura y gastronomía (si hay algo que a los mexicanos se les da especialmente bien es comer. Y beber. Y beber) que harán que lloremos muy fuerte cuando volvamos a la oficina. “¿Ya? Si acabamos de llegar”. Y así toda la vida.

Y es que, a pesar de ser la cuna del pulserismo (y no vamos a negarlo, eso nos gusta), lo cierto es que a Cancún le sobran motivos para retenernos. Por eso, con la ayuda de nuestros amigos de Expedia.mx te dejamos nuestros motivos:

Isla Mujeres, Cancún

1. Sus playas son ESPECTACULARES. Y tiene muchas. Desde la que te encontrarás enfrente de tu hotel, pasando por playa Tortugas, Punta Cancún, playa Delfines hasta Isla Mujeres. Esta última, además, es perfecta para el snorkel y las actividades de aventura.

2. Y para el submarinismo, pues es de los pocos lugares del mundo donde hay un museo subacuático:el MUSA. El segundo creado por el artista británico Jason deCaires Taylor. En él hay más de 400 esculturas que se colocaron para mejorar el ecosistema marino y repoblar los corales. En total, hay cuatro museos subacuáticos alrededor del mundo: el de Grenada, México, Bahamas y Lanzarote. Sí, su última creación la ha hecho en España. Aunque todavía no está terminada. ¡Muchas ganas de visitarlo!

3. Cancún también es selva. Muy verde y muy espesa. Se puede sobrevolar en tirolina o hacer rutas en jeep o trekking por ella.

Cenote, cancún

4. Lo mejor es que en cualquier momento puedes encontrarte un cenote. ¿Cómo? ¿Qué no sabes qué es? Una torca (o pozos), llenos de agua generados en roca kárstica. Los más antiguos son aquellos que son como grutas o cuevas, los más jóvenes son los que están descubiertos. Algunos de los más conocidos son el de Dos ojos, el Calavera, el Carwash o el cenote Escondido, entre otros. El de la imagen superior es el que se encuentra en Selvática, al que te puedes tirar a él en tirolina.

Tulum, Yucatán
Carlos Delgado

5. También es historia y cultura. Tulum está sólo a 160 kilómetros. Nada después de las 11 horas de vuelo. Se trata de una antigua ciudad maya amurallada. De hecho, su nombre Tulum significa precisamente eso. Para los mayas, no obstante, ésta se llamaba Zamá. Estuvo habitada hasta la colonización española, en el siglo XVI, y en ella se adoraba al dios descendente.

Aquí también se encuentra uno de los arrecifes de coral más grandes del mundo. El antiguo castillo servía de faro para advertir a los navegantes.

Chichen Itza, México
Comvaser

6. Chichén Itzá, los restos arqueológicos mayas más importantes de Yucatán, está a unos 178 kilómetros. Su nombre hace referencia al cenote Sagrado situado en sus inmediaciones y está dentro de los monumentos patrimonio de la humanidad desde 1988. El templo de Kukulcán está dedicado al homónimo dios, una serpiente emplumada relacionada con el viento y el agua.

7. Si no quieres irte tan lejos, en Isla Mujeres está el templo maya de de Ixchel, dedicado a las mujeres, igual que la isla. Ixchel era la diosa de la fertilidad y del amor, a quienes los mayas dejaban ofrendas. Sus ruinas es uno de los principales atractivos de Garrafón.

Gastronomía mexicana, Cancún

8. En cuestión de gastronomía, los mexicanos se lo montaron muy bien. Algunos de los platillos imprescindibles que no puedes perderte son: el tikin xic, un plato de pescado seco de origen maya; cochinita pibil, carne adobada envuelta en hoja de plátano; tacos de pescados, salbutes o el ceviche mexicano, entre muchas otras delicias de la cocina de México.

Xoximilco Cancún

9. En cuestión de beber como si no hubiera un mañana también. Para ello la mejor excusa es el Xoximilco Cancún. Vale, para tomarse un tequila no hace faltan excusas. Aquí además de tomar también probarás los platillos típicos mexicanos: tacos, mole poblano, asado o enchiladas. Y los chapulines. Cantarás y bailarás muchas rancheras. También gritarás mucho y todo será muy divertido. Lástima que a la mañana siguiente sólo te vayas a acordar de la mitad.

10. También tiene muy buen ambiente nocturno. Lo más famoso es el Coco Bongo, una discoteca de música electrónica en la que lo mejor es su show inicial, donde hay varios performance. La mejor opción para salir por Cancún de noche.

Aunque Cancún suele ser asociado como un destino de pulserita y playa, este lugar cuenta con un gran abanico de actividades y excursiones para todos los gustos. Tan pronto estás chapoteando en un cenote, como empapándote de historia frente algunos de sus reliquias mayas. Quizá no sea el mejor lugar para vivir a lo auténtico mexicano pero, si no has estado nunca en el país, puede ser una buena introducción. Sobre todo para aquellos que buscan sol, relax y cultura.

Este artículo está hecho en colaboración con Expedia México.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: