Haro: 3 bodegas donde disfrutar de un buen vino Rioja

Haro, La rioja

 Haro, La rioja

Vino en mayúscula, no como aquellos que acostumbramos a comprar para quedar bien en la cena de un conocido, ni las copas de 4,50 del último bar de moda (aunque por el precio creyeses que era reserva). Nos decantamos por un Rioja, un vino muy de aquí, muy español.

Haro, la capital del vino

Para ello el viaje gastronómico de hoy, y destaco viaje para quien dudase sobre de qué iba el blog (últimamente sólo hablo de comer), no puede ser otro que a Haro, un pequeño municipio riojano conocido como la “capital del Rioja” (que no de La Rioja, no se enfaden logroñeses). Un lugar cuyo principal motor económico siempre ha estado ligado a la viticultura de tal forma que, en pleno auge del vino (allá por finales de 1800, cuando los franceses sufrieron de plagas) el Banco de España vio el negocio y abrió sucursal en el mismo centro histórico (sólo 7 ciudades sin ser capitales de ciudad han disfrutado de este “privilegio”). De ahí a que sea el municipio que alberga más barrios de bodegas: terrenos repletos de lumbreras (chimeneas) donde bajo tierra hay cámaras y galerías llenas de vino.

Seguramente hayas oído hablar del término enoturismo, muy de moda que, para quién no lo haya hecho, viene a ser una escapada donde ponerse hasta arriba de vino mientras saltas de bodega en bodega y conoces un poquito más sobre la elaboración del mismo y su historia. Ahora es cuando los enólogos me quieren matar.

Pues bien, en Haro las opciones enoturísticas se multiplican por mil. Además, no olvidemos que estamos en el norte, toda cata irá acompañada de su buen comer con una gastronomía que, como bien hemos podido comprobar, está para chuparse los dedos. Si normalmente uno llega de un viaje al borde de la anorexia (véase la imagen de un mochilero recién aterrizado en el país), aquí sufrirás todo lo contrario. Es posible que tengas que pasar la semana en el sofá con sobrepeso. Y eso los que somos de poco comer.

Si es tu primera experiencia, no te preocupes, aquí os dejo la ruta para disfrutar del vino como Dios manda.

3 bodegas en Haro imprescindibles

Bodegas Martínez Lacuesta

Bodega Martínez Lacuesta

Bodegas Martínez Lacuesta fue nuestra primera parada: una bodega familiar que ha ido pasando de generación en generación y que, tras haber estado ubicada en el centro neurálgico de Haro, desde hace cinco años y medio se encuentra en una gran nave industrial de 16.000 metros cuadrados con mucho gusto a las afueras. Antiguamente las bodegas solían estar cerca de las estaciones de tren, ya que era el motor básico de la economía de la zona y era más fácil para realizar las exportaciones.

Bodegas Martínez Lacuesta
Foto de los participantes del #bcnTBharo

Fundada en 1895 por Félix Martínez Lacuesta, actualmente la regenta su nieto Luis, quién fue el encargado de contarnos la historia de la bodega, el proceso de producción, la fabricación de las barricas y nos agasajó con una cata de vermut de la casa y una estupenda comida con platos típicos de la tierra: patatas con chorizo, chuletas, ensalada y peras al vino.

Bodegas Martínez Lacuesta, Haro

En el sótano de la bodega pudimos conocer los diferentes tipos de producción. Por ejemplo, en las tinas de aluminio se fabrica la mayor parte del vino de la bodega, ya que son automáticas. En ellas se introduce la uva entera, previamente seleccionada, y nunca se llena el depósito hasta arriba. En las de madera, no obstante, sólo se elabora el mejor vino, ya que su producción es manual y, por lo tanto, necesita más dedicación.

Actualmente Martínez Lacuesta cuenta con unas 7.000 barricas en la parte más baja de la bodega. Un lugar húmedo y fresco debido a la evaporación del vino. Aproximadamente, tal y como nos explicó Luis, al año se evapora un 8% de la producción, lo que viene a ser unos 53.000 litros perdidos.

Durante la visita pudimos conocer algunas curiosidades como que el vermut no está protegido por la Denominación de Origen de Calificada Rioja, por lo que tienen que producirlo y conservarlo en otro edificio por separado. Además,  éste se sirve sin hielo. En el caso de que se hagan con ellos, entonces deben de estar hechos también de vermut.

Bodegas Lecea

Bodegas Lecea, Haro

Está situada en el barrio de Las Cuevas donde se encuentran un total de 300 bodegas. De hecho, si te fijas en el terreno podrás ver como de la tierra sobresalen las lumbreras (chimeneas que sirven para oxigenarlas y evitar que el tufo, los gases del vino, ahoguen al personal). Bodegas Lecea cuentan con más de 500 años de antigüedad y, personalmente, es una de las visitas que más sorprenden, pues no se trata de una nave industrial, sino que son las clásicas bodegas antiguas bajo tierra llenas de galerías y cámaras.

Aquí es importante ir bien abrigado, pues la humedad, y que el tiempo de afuera no acompaña, es para morirse.

Lo más curioso son los cubículos de cemento construidos para guardar el vino. Si en las bodegas grandes éstos son de acero, aquí aún se lleva la elaboración rudimentaria. Cuentan con una puerta inferior, por donde poder entrar, así como un hueco en la parte superior. En algunas de ellas también hay un grifo para servir el vino directamente.

Bodegas Lecea, Haro

Las bodegas Lecea están en proceso de ampliación, de hecho, nuestro anfitrión Pedro, de Señorío de Haro, es el que se encarga de su rehabilitación. Es todo un artista.

Bodega Gómez Cruzado

Bodegas Gómez Cruzado

Por último, con la resaca a cuestas, visitamos Gómez Cruzado, la boutique del vino. Ésta es la que menos cantidad de vinos produce, aunque todos ellos se caracterizan por su alta calidad. Con 125 años es la séptima más antigua de La Rioja. La razón por la que se ubicaron en Haro se debe a la cercanía, calidad y al ferrocarril. Su producción es principalmente tempranillo y garnacha. Como curiosidad, la garnacha de aquí es única en el norte, ya que suele darse más en zonas como Aragón o Cataluña.

Bodegas Gómez Cruzado

Aquí, además de la correspondiente cata y degustación gastronómica, el enólogo de la bodega, David (perdonad que no ponga ningún apellido, bastante mérito tiene acordarme de los nombres), nos explicó que los vinos que se producen tardan unos 5 o 6 años en salir al mercado. Por ello, es importante que el enólogo se ciña a las características de la empresa y que siga el estilo de la fabricación de sus vinos sin arriesgar demasiado o, si sale mal, podría hacerles mucho daño.

Bodegas Gómez Cruzado

Algunas curiosidades sobre el vino

Para presumir delante de tus amigos y hacerte el entendido:

  • El color del vino depende del color de la piel de la uva
  • Hay vinos blancos fabricados con uvas negras, aunque se blanquean con carbón decolorante
  • Un vino no es mejor por ser más caro. El precio en sí no es elevado, lo que pasa que muchos alzan el precio porque venden prestigio, ilusión, nombre, etc.
  • El buen vino es aquel que mejor se digiere, depende también del gusto del consumidor
  • Francia nos lleva 50 años de ventaja
  • En La Rioja puedes comprar un buen vino por 25 euros. Por más de 100 te llevas el mejor. En Francia, en cambio, por menos de 80 es difícil encontrar uno bueno
  • La Denominación de Origen Calificada Rioja es una institución privada compuesta por inscritos. Hay una dependencia de la administración del gobierno, pero es privada
  • En total La Rioja cuenta con unos 150 barrios de bodegas
  • La expresión “Que no te la den con queso” viene precisamente de que antiguamente, cuando el vino no salía como lo esperado, éste lo ofrecían con queso para que no se notase su mal sabor
  • Cuando una cosecha no sale como se espera, éstas se venden a granel

Gracias a Barcelona Travel Bloggers y a Señorío de Haro, apartamentos con encanto, los alojamientos que nos hospedaron con mucho cariño, el mismo que sus dueños ponen a su trabajo y dedicación, por permitirme vivir mi primera experiencia enológica #bcnTBharo y en especial a Pedro, por acompañarnos durante todo el fin de semana. También a mis nueve compañeros y amigos con los que tuve la suerte de compartir viaje, vinos, risas y grandes momentos:

Juli y Edgardo, de Un mundo de experiencias
José Alejandro y Cristina, de Ahora toca viajar
Vanesa y Diego, de Volando voy viajes
Mariana, de Travel Thirst
Carla, de La maleta de Carla
Iñaki, de Piedra de Toque

Periodista digital especializada en viajes

5 Comments

  1. Laura, me encanta tu post! sin duda Haro es el mejor sitio para nuestra primera experiencia en el mundo del VINO.
    Encantada de compartir fin de semana contigo 🙂
    Un abrazo.

    Vane

  2. Qué maja! Muchas gracias guapa, fue un placer haber viajado con vosotros. Lo pasamos genial y espero que repitamos pronto!!! Hay que volver a Haro jejeje

    ¡Un besazo!

  3. He estado googleando un poco por posts de alta calidad o entradas en blogs sobre estos contenidos. Explorando en Google por fin encontré este sitio web. Con lectura de esta información, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este sitio web y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: