La cueva de Sumaging y sus tumbas milenarias, Filipinas

cueva de Sumaging

cueva de Sumaging

Aunque hasta ahora nos habíamos referido a Sagada únicamente para hablar de sus terrazas de arroz, más pequeñas que las de Banaue, pero mucho más verdes; este pequeño y encantador pueblo del norte de Luzón cuenta con otros atractivos “ocultos” ideales para los amantes de la aventura: la cueva de Sumaging y sus tumbas milenarias

Seguramente os sonará una imagen que ha dado la vuelta al mundo que mostraba varios ataúdes que colgaban de árboles y de una pared. Un rito ancestral de la tribu de Igorot de Sagada que, además de poder verlo en su bosque, se repite en otros lugares como en la cueva de Sumaging. Este segundo emplazamiento tiene mucho más mérito, ya que los ataúdes fueron subidos hasta lo más alto de la entrada de la cueva, donde para cualquier visitante parece inaccesible. Lo más curioso de estas costumbres fúnebres es que en todos los emplazamientos debe de llegar el sol para purificar sus almas, razón de situarlas justo a la entrada de la cueva. Un lugar seguro y luminoso.

cueva de Sumaging

En la misma entrada podréis ver las tumbas putrefactas de los Igorot que habitaban estas tierras, algunas de ellas están medio abiertas, por lo que es fácil ver algún hueso. Es más, una vez adentrados en la cueva también es posible encontrarse algún cráneo milenario que se ha deslizado hasta allí.

cueva de Sumaging

En cuanto a la excursión de la cueva de Sumaging, lo que para el mundo de occidente se podría considerar como una actividad para espeleólogos avanzados y en buena condición física, para la oficina de turismo de allí es una excursión más, accesible para todos y su única recomendación es ir con chancletas, tal y como lo hacen sus guías.

No os dejéis engañar. Si tenéis pensado realizar el recorrido por la cueva, que son unas 6 horas deslizándote por rocas y escalándolas con la única iluminación de un par de lamparitas de gas como las de camping; os recomiendo que vayáis bien equipados con zapatillas de deporte antideslizantes (acabarán sumergidas en algún charco de sus interiores; los hay que llegan hasta la rodillas), ropa ligera y una linterna (mucho mejor si es de las que van sujetas a la cabeza). Nuestro error fue ir cargando con chubasqueros, mochilas, cámaras y demás artículos totalmente innecesarios.

cueva de Sumaging

Aunque eso no será nada en comparación con los minúsculos recovecos por donde tendremos que deslizarnos para llegar hasta el fondo de la misma, así sin cuerda ni nada, y con los que dudarás si cabrá alguna parte de tu cuerpo (sí, es puro contorsionismo). No te preocupes, los guías estarán allí par ayudarte y hasta te ofrecerán su cabeza si hace falta para que bajes sentado en ella (es un poco rara la imagen, os podéis hacer una idea). lustpage No obstante, dado que no hay mucha seguridad, es recomendable seguir a rajatabla las indicaciones de los guías. No hablan mucho, ya que la mayoría no saben muy bien el inglés, pero son muy majos.

cueva de Sumaging

No obstante, aunque el recorrido es de lo más emocionante, personalmente lo que más impresiona de la cueva de Sumaging se encuentra justo en la galería final, donde hay una enorme bañera de agua rodeada de piedras con forma de semilla de cacao que, a la luz de la lámpara de gas, toda la imagen se torna amarilla (imagen de portada). Espectacular, en serio. Es lo más bonito del recorrido, aunque surge como una recompensa por llegar hasta el final, después de dejarte la piel, esquivar alguna que otra araña con forma extraña y superar el miedo en desgarrarte en cada roca. No obstante, si es lo único que te interesa de la cueva, también es posible que los guías te conduzcan directamente hasta allí por otro camino más corto, claro que os perderéis la parte más divertida de la ruta. En algún que otro tramo también hay murciélagos, aunque son más difíciles de ver que en otras cuevas.

cueva de Sumaging

cueva de Sumaging

Información y advertencias

  • En total, la cueva de Sumaging tiene una extensión de 24 kilómetros (5 bóvedas)
  • Para visitarlas es necesario registrarse en la oficina de turismo de Sagada y contratar un guía por cada dos personas
  • El precio es de 500 pesos (menos de 10 euros) por pareja
  • Id ligeros de ropa y con calzado cómodo que agarre, habrá que escalar y deslizarse por rocas bastante grandes y recovecos minúsculos
  • Lleva ropa a la que no le tengas mucho aprecio, acabarás hasta arriba de barro
  • No apto para claustrofóbicos
  • Vigila que no se te cuele ninguna araña en la mochila o en la ropa que lleves, mi hermana se llevó una para Asturias y, como de esa raza aquí no existen, mi madre casi muere del susto (o del asco). Son muy gordas y feas.

Más imágenes de la cueva de Sumaging

cueva de Sumaging

Cueva de Sumaging, Sagada, Filipinas

Cueva de Sumaging, Sagada, Filipinas

Periodista digital especializada en viajes

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: