Washington D.C.

Capitolio, Washington

Capitolio, Washington

A pesar de ser una ciudad despacho, ya que gran parte de los que allí trabajan viven a las afueras o en otras ciudades próximas como Baltimore, Washington D.C. (llamada así por el primer presidente de EE.UU. George Washington) es una ciudad que, a simple vista, parece idónea para vivir en ella: es tranquila, limpia, con edificaciones bajas y repleta de flores y grandes espacios verdes. Lo de la altura tiene su porqué, ya que por ley ningún edificio puede sobrepasar a su famoso Obelisco de 190 metros situado frente a la Casa Blanca. Este obelisco, construido como homenaje a George Washington y a la Independencia de Estados Unidos (4 de julio de 1776), fue en su día el edificio más alto del mundo hasta la aparición de la Torre Eiffel. Su construcción fue bastante problemática, ya que coincidió con la Guerra Civil americana y los materiales con los que se había empezado a construir empezaron a escasear. De hecho, si te fijas bien, el obelisco cuenta con tres tipos de blanco.


Obelisco, Washington

Gracias a su altitud, éste es visible desde casi todos los puntos de la ciudad pero, aunque en sus inicios era lo más memorable de ella, hoy en día el protagonismo se lo han quitado la Casa Blanca y el Capitolio, en el que hay que pedir cita con bastante antelación para poder visitar sus interiores. En la Casa Blanca, obviamente, es imposible entrar, incluso acercarte demasiado a ella. De hecho, lo único que se puede ver es su parte trasera y desde una distancia bastante prudencial y repleta de guardias de seguridad. Por su tejado, a lo lejos y si tienes buena vista, verás que hay varios guardias paseando de un lado a otro. Hace unos años esto significaba que el presidente estaba en casa, aunque ahora están más bien para contentar las vistas de los turistas que para indicar la ubicación de éste. Supongo que también será por motivos de seguridad.

La Casa Blanca, Washington

Cerca del Capitolio, en uno de los extremos del río Potomac está el Memorial a Thomas Jefferson, el tercer presidente de los Estados Unidos. Éste se encuentra imponente al este del parque Potomac de Washington, dentro de una gran cúpula de mármol blanco en cuyo interior se pueden leer algunas inscripciones como “He jurado ante el altar de Dios hostilidad eterna contra toda forma de tiranía sobre la mente del hombre", que proviene de una carta que le escribió al Dr. Benjamin Rush, el padre fundador de Estados Unidos. Dicen que los ojos de Jefferson, cuya figura está orientada al río, están mirando: por el derecho el Capitolio; y por el izquierdo a la Casa Blanca (ambas están muy cerca la una de la otra sino, así que no, no es que esté bizco).

Abraham Lincoln

A pesar de la grandeza del memorial de Jefferson, Lincoln logra superarlo. La popular escultura del decimosexto presidente en la que aparece sentado, pensando en una silla, se encuentra precisamente aquí, en uno de los extremos de la National Mall (o Explanada Nacional) de Washington. Las vistas desde el monumento incluso os resultarán familiares, ya que es desde donde Forest Gump dio su famoso discurso sobre la Guerra de Vietnam. Aunque éste no fue el único discurso famoso que fue pronunciado desde las escaleras de este increíble memorial, sino que, ¿os acordáis del célebre “I have a dream” de Martin Luther King? Pues este también se recitó desde aquí, de espaldas a Lincoln, a un pesidente que luchó por los derechos de la gente de color y por acabar con la esclavitud americana.

El memorial, que parece haber sido arrancado de la Acrópolis de Atenas, está compuesto por una nave central, presidida por Lincoln (la escultura logra alcanzar los 6 metros de alto y 6 de ancho), y dos cámaras más pequeñas con inscripciones del discurso de Gettysburg, considerado como uno de los mejores discursos de la historia del país y de los más populares del presidente, ya que hace alusión a la igualdad de los hombres; y el de su discurso inaugural. Asimismo, en su friso están grabados todos los nombres de los Estados del país, a excepción de Alaska y Hawai (no sé si me olvido de alguno) que como se incorporaron después de haberse construido el monumento y sus nombres ya no cabían en el friso, éstos fueron grabados en la entrada al monumento. Como curiosidad, la imagen de Lincoln y el memorial aún se puede ver en los billetes de 5 dólares.

Lincoln Memorial, Washington

Y, justo en los extremos delanteros del monumento, también se encuentran otros tres memoriales que hacen referencia a la Guerra de Vietnam, que se compone de varias losas con los nombres de las víctimas; la Guerra de Corea, en cuyo bosque se esconden algunas esculturas de soldados como si estuvieran camuflados entre la vegetación; y el Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial.

Museo de la Nasa

Existen otros lugares que ver en Washington, como el Museo de la Nasa, en donde encontrarás los trajes de algunos de los astronautas del Apollo, cohetes, artilugios utilizados durante los viajes espaciales, e incluso un trocito de luna que parece de plástico puro. Además, también están colgadas las fotos de los integrantes de todos los viajes espaciales, cuentan con una sala dedicada al sistema solar y otra a la aviación. Washington también cuenta con la biblioteca más grande del mundo, donde se encuentran los dibujos de Galileo Galilei o la Biblia de Gutemberg, además de contar con la colección de mapas más amplia del mundo. Para que te hagas una idea, su librería consta de más de 30 millones de libros. Por último, no podéis de dejar de dar un paseo por el centro de Washington, donde posiblemente os encontraréis con el antiguo Teatro Ford, lugar en el que fue asesinado Lincoln el Viernes Santo de 1865.

Como conclusión me atrevo a decir que, de lo que llevo conocido de Estados Unidos (que tampoco es mucho), de momento Washington es una de las ciudades que más me ha gustado. Quizá echo de menos no haber conocido su vida nocturna para poder ponerle el sobresaliente (si la china nos hubiera dejado algo más de tiempo…).

 

 

 

 

Bibliografía: Memorial de Lincoln, Jefferson Memorial; The Abraham Lincoln Association; Asesinato de Abraham Lincoln; Independencia de Estados Unidos, National Archives.
Más imágenes

Relatos de otros viajeros #postamigo

Visitando el Lincoln Memorial en Washington. 5 apuntes biográficos y un momento histórico de Robin Jú

Periodista digital especializada en viajes

4 Comments

  1. Omdat onze eetkamerstoelen al oud zijn, en bijna uit elkaar vallen van elende
    zijn wij toe aan een nieuwe set eetkamerstoelen.
    Het is wel lastig om eetkamerstoelen te vinden die binnen onze smaak vallen. Maar het is toch niet geheel onmogelijk.

    Wij kijken vooral naar soortgelijke eetkamerstoelen. Misschien dat jullie tips hebben voor eetkamerstoelen kopen.

  2. Omdat onze eetkamerstoelen al oud zijn, en bijna uit elkaar vallen van elende zijn wij toe aan een nieuwe
    set eetkamerstoelen.
    Het is wel lastig om eetkamerstoelen te vinden die binnen onze smaak vallen. Maar het is toch niet geheel onmogelijk.

    Wij kijken vooral naar soortgelijke eetkamerstoelen. Misschien dat
    jullie tips hebben voor eetkamerstoelen kopen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: