El Elogio del horizonte, Gijón

Elogio del horizonte, Gijón

Elogio del horizonte, Gijón

En lo alto de Cimadevilla, uno de los barrios favoritos de los gijoneses, nos encontramos con una escultura un tanto peculiar que parece estar abrazando el horizonte. Se trata de una de las obras más conocidas de Eduardo Chillida: El Elogio del horizonte, bautizada por los asturianos como el váter de King Kong, dado su parecido.

Elogio del horizonte, Gijón

Se encuentra en el Cerro de Santa Catalina, un antiguo bastión militar desde donde se obtienen unas increíbles vistas de todo el puerto de Gijón. Fue levantado en 1990 como homenaje al horizonte, el mar y el perfil costero. De ahí a que se diga que, si te colocas justo en el centro de la estructura de hormigón de 10 metros, oyes el mar como con una caracola. Puede ser.

Elogio del horizonte, Gijón

Elogio del horizonte, Gijón

Una vez que desciendas por la colina, os recomiendo que callejeéis por el corazón de Cimadevilla hasta llegar a la Plaza del Ayuntamiento, ya que es una de las mejores zonas de Gijón para disfrutar de una sidra bien fresquita en alguna de las muchas terrazas que salpican sus calles.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: