Ruta por Llanes y sus alrededores

Llanes, Asturias
LLanes

El fin del confinamiento ya está aquí. Bueno, los que vivimos en Barcelona igual no llegamos a verlo nunca. Pero, cuando ese momento llegue, el destino será Asturias. Más concretamente una ruta por Llanes.

Y es que, como ya es costumbre cada vez que vuelvo a casa, llegaré entrando por el Oriente de Asturias. Sí, es lo que tiene tener un aeropuerto justo al lado de casa pero tener que volar a Santander porque hacerlo a Asturias supone vender tus órganos.

De todas formas, recorrer Llanes y sus alrededores es un placer. Da igual cuántas veces paremos en ella de camino a Avilés, siempre descubrimos rincones y playas nuevas.

¡Atención! Si no eres del norte, un consejo: llévate una chaqueta. En pleno agosto, sí. Llévala.

Llanes

Puerto de Llanes

Es uno de los lugares favoritos de los madrileños cuando llega el calor a la capital. No les culpamos por invadir esta villa, lo entendemos perfectamente. Llanes mola mazo.

El casco antiguo es prácticamente peatonal. Y está lleno de arte. En algunas de sus calles hay placas en el suelo con versos que corresponden a “Poemas de Llanes“, obra del poeta local Celso Amieva.

Centro de LLanes

En el puerto, siguiendo el espigón, están los Cubos de la memoria, una intervención artística de Agustín Ibarrola sobre los bloques de hormigón de la escollera.

Entre la arquitectura típica marinera se pueden ver cantidad de casas indianas, de aquellos que huyeron a América y volvieron con dinero. Su muelle huele a marisco y a pescados del Cantábrico, que deberás acompañar de sidra. Mucha sidra.

Llanes

En el centro histórico de Llanes se rodaron películas como El Orfanato, de Bayona -la casona está justo a la entrada del pueblo y la playa de El Orfanato en los alrededores- ; Historia de un beso y El abuelo, de Garci; entre muchas otras. Siguiendo la Ruta del Cine de Llanes verás que hay paneles explicativos de cada escena.

Y, además, LLanes está rodeado de playas que son una pasada. Lo cierto es que yo fui fuera de temporada, pero me consta que durante el verano -sobre todo si hace bueno- están hasta la bandera.

Casa de El Orfanato

Una de ellas es playa de Puerto Chico, que está justo en el mismo pueblo. Ideal si estás allí alojado y no te apetece coger el coche. Justo al otro lado está la playa de El Sablón y, un poco más al occidente y entrando al mar, la punta del Guruñu, desde donde se ve toda la costa. Aquí también está el paseo de San Pedro, uno de los más bonitos de Llanes

Si en cambio quieres moverte por los alrededores, verás que hay playas y rincones muy especiales. Puedes hacerla cómodamente en coche, como un servidora, o a pie. Desde el mismo paseo de San Pedro sale la Senda Costera que sigue el perfil de la costa hasta Celorio.

Qué ver cerca de Llanes

Playa de Andrín

Playa de Andrín, Llanes

Está al Oriente de Llanes. En realidad, no es tan especial como el resto de playas que enumero en el post, pero es conocida por ser la playa de El Orfanato. Y sí, en sus laterales hay cuevas como en la que se oculta Tomás. Entrar en ellas, no sé si será por sugestión, da mal rollo.

La playa de Andrín está situada justo al lado de la playa de Ballota, que se diferencia porque justo enfrente está el peñón de Castro Ballota.

Bufones de Ballota

El Oriente de Asturias es tierra de bufones. Chimeneas naturales que se forman en los acantilados y que comunican con las simas marinas. Cuando hay pleamar, la fuerza del oleaje impulsa el agua contra los acantilados haciendo que parte de ella suba por las chimeneas y salga por la superficie. Es como si fueran géiseres.

El de Ballota es uno de los más desconocidos de Asturias por los viajeros, ya que siempre que se habla de bufones suelen nombrar a los de Pría. Sin embargo, no por ello deja de ser un espectáculo.

Para poder disfrutarlos es necesario que tengas en cuenta el calendario de las mareas; pues si hay bajamar no se producirá el fenómeno.

Playa de Poo

Playa de Poo, Llanes

He de decir que mis fotos no le hacen justicia, ya que fui un día gris que amenazaba orbayu. Pero, creeme si te digo que es una pasada.

La playa de Poo de Llanes es como una piscina de agua salada. Tiene forma de embudo, por lo que el agua entra tímidamente entre los acantilados hasta llegar al arenal.

Es muy tranquila, sobre todo cuando hay marea alta. Aunque en verano se llena hasta la bandera.

Justo a la izquierda del acantilado, siguiendo la costa, podemos llegar hasta la playa de la Almenada. Es mucho más pequeñita y suele haber menos gente. Se puede acceder a ella desde el pueblo de Poo. Lo más característico es que tiene una isla justo enfrente: la isla de Almenada o de Poo y, cuando baja la marea se forma un istmo de arena y se puede acceder hasta ella. No hay nada, solo naturaleza.

Celorio

Celorio
Foto de AsturZephyra

Hasta aquí llega la Senda Costera, aunque no es el final de nuestro viaje si te has traído el coche.

Celorio es quizá una de las zonas donde más turismo he visto, ya que está repleto de campings. No obstante, la razón por la que lo he metido en la lista es porque creo que merece mucho la pena hacer una parada.

Tiene un monasterio, San Salvador de Celorio, que cuenta con unas vistas muy chulas al mar y a los acantilados. El conjunto es como de libro. Yo no soy de visitar mucho interiores de iglesias o monasterios, si tú sí, la única pega es que no se puede entrar. Aunque cuenta con un mirador muy chulo.

Justo debajo hay varias playas que también molan. Desde que vivo en Barcelona, todas las playas de Asturias me parecen un paraíso. Pero es que lo son.

La costa de Celorio está repleta de peñones e islotes. Quién dice que en Asturias no tenemos islas… Bueno, creo que nadie me lo ha dicho nunca.

Niembru

Niembru
Foto de Herbythyme

Todavía me acuerdo del primer día que lo descubrí. Iba en coche y pasamos justo a lado. La imagen me pareció tan ESPECTACULAR que le dije a mi padre que parase. En aquel momento no sabía ni dónde estábamos, pero ahora siempre que vamos por el Oriente de Asturias lo tengo marcado en el mapa para pasar por delante y volver a disfrutarlo. 

Está en una ensenada que comunica con el Cantábrico a través del río de Barro. Además de la naturaleza que lo rodea, su encanto está en la imagen que nos regala de la Capiya d’Animes “El Santín” a la orilla de la ensenada. Está compuesta de una iglesia y un cementerio. Yo nunca he entrado, por lo que desconozco si se puede visitar. 

Niembru es tan bonito que aquí es donde se retiró y murió el filósofo español Gustavo Bueno.

Playa de Torimbia

Torimbia

Respecto a  las playas, en Niembru está la de Torimbia. Está cerrada por un acantilado rodeado de verde. De hecho, desde arriba está el homónimo mirador que ofrece unas vistas espectaculares de la costa. Y sí, para llegar a ella hay que bajar el acantilado. Tranquilidad, hay camino. 

Es tan natural que está integrada en el Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias. También es una de las playas nudistas más populares de la zona. 

Gulpiyuri

Playa de Gulpiyuri, Asturias

Quizá, la playa más popular del Oriente de Asturias. No lo era hasta hace unos años, pero desde que ha empezado a salir en las revistas de viaje cada vez va más gente. Encontrar sitio es complicado, incluso aunque este nublado.

Es importante tener en cuenta las mareas. Sí, todo en la costa asturiana se rige por las mareas. Si hay bajamar, no hay agua; si hay pleamar, no hay playa.

Lo más característico de la playa de Gulpiyuri, que la ha hecho tan famosa, es que es una playa interior. El agua entra por una estrecha cueva que se ha formado en los acantilados de la costa y en las rocas que la rodean. Un fenómeno kárstico que se conoce como torca.

Conejera

Hay otra playa parecida en esta costa, la playa de Conejera. Es menos conocida, aunque hay más piedras y para llegar a ella hay que hacer ruta. Aunque el paseo mola, hay cuevas y, por encima de ella hay vistas a toda la costa. En esta lista no la he incluido porque está cerca de Lastres y está más alejada. Pero si vais por esa zona os la recomiendo. A mí me gustó bastante, aunque me coincidió con bajamar y apenas había agua. Solo un charco donde había guajes bañándose.

Playa de Cuevas del Mar

Playa Cuevas de Mar
Foto de Markus Braun

Esta playa en verano también está bastante concurrida, aunque es curiosa de ver. Debido a la erosión del mar en las rocas, se han formado cuevas y arcos. Es un poco la playa de las Catedrales de Lugo, pero en versión asturiana. Y por qué no.

Los bufones de Pría

Como os dije más arriba, estos son los bufones más conocidos del Oriente de Asturias. Y la verdad es que son una pasada. Como ocurre con el resto, para poder verlos es importante que tengas en cuenta el calendario de mareas. Solo se ven con pleamar.

Playa de Guadamía

Si tienes la mala suerte de que llegues y ya esté bajando el mar, a la entrada de los bufones hay una pequeña playa que entonces ya tendrá arena. Con la marea alta también te puedes bañar. Se trata de Guadamía, está entre acantilados llenos de vegetación y es donde confluyen las aguas del río Aguadamía y el mar Cantábrico.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: