Hawai: Las mejores playas del mundo

Playa Kawela, Hawai

 

 

Playa Kawela, Hawai

 

Continuando con nuestro «señor viaje» a Hawai, destino que aún no me he quitado de la cabeza de la rabia que me da el haber vuelto y del que habrá más reportajes, eso no lo dudéis, hoy toca hablar de las que, hasta el momento, para mi son las mejores playas del mundo. Quizá, decir que son las mejores del mundo es algo pretencioso, ya que todavía (¡todavía!) no me he recorrido el mundo entero como para poder ponerla en el top 10 de playas del mundo. Sin embargo, os puedo asegurar que son ¡espectaculares! y que me hacen dudar hasta de la que entonces era mi número uno: Flamenco, en Culebra.

Para valorar una playa tenemos en cuenta, sobre todo, su arena, agua, vegetación que la rodea y que esté prácticamente desértica. Por ello, las playas que os expongo a continuación reúnen todos esos requisitos y más: su difícil accesibilidad, pues eso siempre ofrece mayor exclusividad y aventura. Uno de nuestros objetivos en Oahu (no voy a mentir, estuve obsesionada con ella desde que la vi en un reportaje de la National Geographic) era Lanikai, que llegó a estar durante muchos años entre los tres primeros puestos del ranking de mejores playas del mundo. Llegar a ella nos llevó casi un día entero, pues la falta de indicaciones y su escasa accesibilidad hacen que encontrarla sea todo un reto.

Lanikai

Esta playa de 800 metros de largo está situada al noreste de la isla y está escondida detrás de una zona residencial de clase alta, muy tranquila y alejada de la carretera, por lo que encontrar la entrada a ella resulta muy complicado. Nuestro mapa tampoco era muy claro, por lo que antes de llegar a Lanikai acabamos perdidos en otra playa cercana, Kailua beach, pensando que habíamos llegado. Lo cierto es que poco tenía que envidiarle a la de la National Geographic, es más, personalmente a mi me pareció aún más increíble (de ella os hablo más abajo).

 

Lanikai

Para ir hasta Lanikai lo más cómodo es aparcar en los exteriores de la zona residencial y cruzar a pie un pequeño camino público de arena que hay entre las casas, pues no hay estacionamientos, como tampoco hay baños, ni duchas ni socorristas, aunque esto es precisamente lo que la convierte en una playa tan especial. La arena es exactamente igual que el resto de playas de la isla: muy fina y muy blanca.

Lanikai es tranquila, o al menos en el tiempo que estuvimos nosotros a penas vimos gente. Las pocas personas que había, un grupo de asiáticos, creo que también iban a comprobar que aquella playa se merecía el título que reconocidas publicaciones de viajes le habían otorgado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no era verano (aunque para nosotros lo fuera, y mucho), por lo que es muy posible que en temporada alta y fines de semana la playa atraiga a más turistas.

Kailua

Kailua, la playa en la que fuimos a parar por error y de la que pudimos disfrutar toda una tarde, resultó ser una de las playas de mi top 5 actual. Con más vegetación que Lanikai, Kailua está situada cerca de la carretera de la costa, justo detrás de un parque de pinos con merendero incluido. Es más turística, o quizás está más preparada para los bañistas, ya que tampoco estaba masificada. Entre sus prestaciones, a las afueras de la playa, cuenta con estacionamientos, baños y duchas, además de un puesto móvil de comida.

 

Kailua

Cruzando el parque, se llega a una estrecha franja de arena que cae verticalmente hacia el mar. Es una playa estrecha, sin embargo, el encanto está en que nadie te quita visibilidad al horizonte. La vegetación se funde con la blanca arena y, dada la posición de la playa, a las cinco de la tarde los pinos ya dan sombra, por lo que si se quiere disfrutar del sol lo mejor es ir por la mañana. Mirando al mar, no muy lejos, podemos ver un islote al que algunos surferos llegan remando y tumbados en sus tablas. En esta parte de la costa a penas hay olas, el mar está en calma.

Kawela Bay Beach

El número uno de mi lista lo ocupa Kawela Bay Beach, una de las mejores playas que he visto en mi vida. Su accesibilidad no es tan complicada como en el caso de Lanikai, aunque tampoco cae uno allí por casualidad, ya que está bastante escondida. Seguramente la reconoceréis en las imágenes, sobre todo aquellos que hayáis seguido la serie de Lost, pues ha sido utilizada como escenario en varias ocasiones (cuando Kate cose a Jack en el capítulo piloto, o en muchas de las escapadas que hacen hasta la segunda playa).

Playa Kawela, Hawai

Considero que las imágenes no son justas con Kawela Bay Beach, pues aunque se vea increíble, ésta es mucho más impresionante y hermosa al natural. Lo mejor de ella, y motivo por el que se merece el primer puesto, es que está totalmente desértica. No hay nadie. Claro que es complicado que el turismo llegue hasta ella, pues está escondida tras un bosque de higueras de Bengala (el mismo que ha servido de escenario de varias escenas de la serie y de otras películas como Jurasic Park) que se encuentra en el lateral de una carretera secundaria despoblada.

En Kawela Bay Beach el agua está mucho más agitada que en las otras dos playas anteriores, ya que está mucho más al norte de la isla y esta costa está considerada como una de las mejores para hacer surf. Como curiosidad, el nombre de esta playa significa «el calor».

Mokuleia

Al norte de Oahu también está la playa de Mokuleia, un destino ideal para los amantes del surf, ya que las olas son casi perfectas. Igual por las imágenes no la reconoceréis, ya que de la ficción a la realidad hay todo un mundo de trucos, pero es la misma playa en donde se estrelló el Oceanic. Lo cierto es que, a pesar de no estar rodeada por selva, sino por una carretera cortada, no nos ha decepcionado, para nada. La playa es asombrosa: larga, blanca y, como en el resto de playas de alrededor, está prácticamente vacía. Su acceso es mucho más fácil que en las anteriores, ya que tras ella discurre una carretera que acaba a los pies de la montaña. El coche se puede dejar en el arcén.

Sin embargo, a pesar de que se puede acceder por la carretera, lo cierto es que a penas pasan coches por allí. El ruido continúa siendo el mar y las vistas, aunque son menos exóticas que en el resto de playas, no están nada mal. Mokuleia es amplia, limpia y, en ella, la brisa sopla con mucha más fuerza.

Waikiki beach

Por último, una playa que sí está algo masificada pero que muchas publicaciones de viajes siguen incluyéndola entre las mejores playas del mundo es Waikiki. Lo cierto es que al lado de sus vecinas no tiene nada que hacer. Sin embargo, la calidad de la playa nos obliga a hablar de ella pues, las vistas al Diamond Head es lo que la convierte en especial y la hace estar en la mayoría de catálogos de viajes. Quizá, la peor parte son las enormes construcciones hoteleras que la han invadido y le han impuesto ser la playa más turística y poblada de Oahu.

 

Waikiki Beach

La playa de Waikiki dispone de varios puestos de salvamento, además de alquileres de embarcaciones y tablas. Asimismo, por la gran playa discurre un paseo decorado con estatuas de surferos. También hay tiendas de souvenirs y, en el agua, hay varios rompeolas que crean auténticas piscinas naturales.

¡Espectacular! desde luego, el destino más recomendado para todos aquellos que puedan permitírselo o que tengan la misma suerte que nosotros y que vayan gratis (bueno, gracias a La vida es Bella que nos cuidó muy bien) ¡Quiero volver al paraíso!

Descubre cómo es el buceo en Hawai o cómo es el surf en la isla de Oahu.

Imágenes:

Periodista digital especializada en viajes

5 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: