Metro de Nueva York

BENDING SOUNDS – NYC SUBWAY from Tim Sessler on Vimeo.

A pesar de su aspecto anticuado, sucio y bastante lúgubre, el metro de Nueva York (1904) no es el más antiguo del mundo, título que se lo lleva el de la capital británica (1863). El neoyorkino, no obstante, le supera en extensión, más de 1.000 kilómetros de vías que lo coronan como el más grande del globo; y popularidad, ¿quién no conoce sus andenes incluso sin haber estado antes en la capital del mundo?

Curiosidades del metro de Nueva York

  • El metro de Nueva York cuenta con 468 estaciones, según la MTA (New York City Transit Authority), que es el que lo opera.
  • La longitud de sus vías primarias es de 1.056 kilómetros.
  • En total cuenta con 26 servicios de líneas.
  • Los nombres de las paradas, la mayoría de las veces, son números.
  • El metro está abierto 24 horas.
  • La frecuencia entre trenes es de: de 2 a 5 minutos en hora punta; de 5 a 10 al medio día; de 10 a 15 por las noches; y de madrugada cada 20 minutos.
  • El precio del billete está alrededor de los 2 dólares.
  • Si vas una semana o más, lo más rentable es la MetroCard, que permite moverte en metro o autobús ilimitadamente. El precio por semana es de 25 dólares.
  • Los andenes están bastante sucios y es frecuente ver alguna rata.
  • Las estaciones están viejas, algunas incluso mal iluminadas y casi no hay donde sentarse.
  • El sonido de los trenes al llegar a las estaciones es muy similar al de El tren de la bruja en las barracas.
  • Lo bueno es que siempre suele haber muchos músicos para amenizar la espera.
  • Siempre dicen que es muy difícil aclararse en el metro de Nueva York, aunque una vez allí acaba resultando más sencillo. Lo mejor es fijarse en el color, que son las líneas, las letras y números indican la ruta.
  • Hay que prestar atención y no empanarse, ya que en algunas estaciones las bocas de la calle dan únicamente a una sola vía que va hacía una única dirección; para cambiar hay que volver a salir y buscar la que corresponda a la otra dirección (y te vuelven a cobrar).
  • Por una misma vía pueden pasar trenes que van a destinos diferentes, hay que fijarse bien antes de subirse.
  • Algunos trenes son express, por lo que se saltan muchas paradas de los regulares. Esto viene bien para moverse en grandes distancias, ya que es mucho más rápido.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: