Ruta por la Bretaña francesa en coche

Josselin

Josselin, ruta por la Bretaña francesa
Oh la France… ese país vecino que está tan cerca, sobretodo para los que vivimos en Cataluña, y tan lejos a la vez: el idioma. ¡Tantas clases de francés en el colegio desperdiciadas! Por no hablar de que en esta parte francesa, justamente, tienen el bretón, una lengua prácticamente indescifrable parecido al gaélico. Sin embargo, a pesar de tener su propio idioma, por suerte los indicadores están todos en francés (como si eso me sirviera de algo).

Nuestra ruta por la Bretaña francesa en coche

Nantes- Guerande- Tremblay- Saint-Michel- St. Malo- Cabo de Fréhel- Josselin- Carnac

La mejor manera para recorrer la Bretaña francesa es en coche, pues su mayor encanto reside en los pequeños pueblos que te vas encontrando por el camino, bien sea por la costa como por su interior. Personalmente sólo podré hablar de algunos de ellos, ya que el tiempo que tuve para disfrutar de la Bretaña francesa fue de 4 días escasamente. Aunque, si no dispones de mucho más, será suficiente para conocerla.

Nantes

Nantes

Nuestra ruta por la Bretaña francesa comienza en Nantes, una ciudad que bien podría ser la hermana gemela de Niza. Y, aunque no está exactamente en la parte bretona, sino en los Países del Loira, la Bretaña la considera suya. Sino fíjate bien en las postales sobre el terreno bretón en las tiendas de souvenirs. Aquí convendría explicar que esta parte de Francia, que se sitúa justo en el noroeste del país, es una especie de Cataluña pero a la francesa, quieren independencia.

Esto no sólo es perceptible en Nantes, sino que si subes hasta Saint- Michel, verás que aunque lo reclaman como parte de la Bretaña francesa, los de Normandía lo consideran suyo. En todos los países cuecen habas, como puedes ver.

Como es bien sabido, Nantes es la ciudad de Julio Verne. No hay más que mirar La Machine, una enorme explanada museo en donde se ha realizado una recreación de los personajes imaginarios del escritor. El casco urbano también cuenta con otros encantos como el castillo de los duques de Bretaña, una fortaleza que alberga el museo de historia de la ciudad. En su patio central se encuentra una placa en conmemoración de la unión entre Francia y Bretaña.

Guerande

Guerande, ruta por la Bretaña francesa

La siguiente parada es Guerande, un pequeño pueblo medieval recomendación de Lugaresdelibro en Twitter. Lo visitamos la misma tarde que abandonamos Nantes, por lo que en media tarde da tiempo a recorrérsela entera. Lo más característico de este pueblo es que se encuentra dentro de una muralla por donde discurren sus pedregosas calles, pequeñas casas medievales, restaurantes de Galettes y Crêpes y sus coquetas tiendas de souvenirs. ¡Imprescindible! Fue una de las paradas durante la ruta por la Bretaña francesa que más nos gustó.

Tremblay

Tremblay, ruta por la bretaña francesa

De camino hacia el norte pasamos por delante de este pequeño pueblo cuyas casas de piedras decoradas con hortensias de vivos colores nos obligaron a tener que pararnos. Quizá estaba algo solitario, ya que en la hora que estuvimos allí tomando unas cañas apenas vimos más de siete lugareños. Si os pilla de camino os recomiendo que paréis, aunque como éste os encontraréis con mil más durante el camino. Si algo tiene la Bretaña francesa es que sus pueblos están cuidados al mínimo detalle. No sé si sería por ser turistas o qué, pero nos cobraron bien por las cañas y una coca-cola… supongo que se aprovecharían de que era el único bar del pueblo.

Saint-Michel

Saint Michel, ruta por la Bretaña francesa

El siguiente día subimos hasta Saint-Michel, un inmenso monasterio y pueblo medieval levantado sobre una roca-isla. El lugar es espectacular. Quizá, lo único malo que podría decir de él es que, al ser un sitio tan turístico, sus estrechas calles están abarrotadas de gente.

Lo más llamativo, además del interior del pueblo, es que cuando sube la marea los alrededores de la fortaleza quedan cubiertos de agua. Sólo una carretera asfaltada permite acceder a él.

Conviene hacer caso a los carteles que indican sobre la subida y la bajada de la marea. Aunque a muchos pueda parecerles una chorrada, ésta sube muy deprisa y es posible que si estás visitando sus alrededores y hay pleamar, enseguida te quedes aislado. Nosotros vimos como un helicóptero tuvo que ir a recoger a un par de persons que se quedaron atrapados.

Las mareas es algo que se tiene muy en cuenta en esta parte de Francia, y que seguramente podrás ver en otros lugares de la Bretaña francesa.

St. Malo- Cabo de Fréhel

Cabo de Fréhel, ruta por la Bretaña francesa

Si seguimos la carretera de la costa hacia el oeste pronto nos encontraremos con St.Malo, una pequeña ciudad que se caracteriza principalmente por estar cercada y a orillas del mar. Lo cierto es que, aunque tiene su encanto, los pueblos que la rodean son mucho más espectaculares. Lo mejor es perderse por ellos, aunque en la mayoría de los casos con visitar la plaza de la iglesia ya prácticamente lo has visto todo.

Más adelante está el Cabo de Fréhel. Sinceramente, no es para tanto. Sí, es cierto, está en un emplazamiento muy bonito: acantilados, prados muy verdes y en mitad el faro; aunque estoy segura que los del suroeste de la Bretaña francesa son mucho más bonitos.

Josselin

Josselin, Bretaña francesa

Este pequeño pueblo situado en el interior de la región parece que se lo ha montado mucho mejor que los anteriores, ya que hasta han montado una oficina de turismo. El recorrido cruza toda la urbe, desde el castillo hasta más arriba de su iglesia, en donde se encuentra la primera casa de Josselin que data de la época medieval. Una tienda muy interesante es la que hay de libros de lengua inglesa y de segunda mano en la calle principal. Aquí pude comprarme la Lonely Planet de Alemania por sólo 4 euros.

Una de las paradas más aconsejables de nuestra ruta por la Bretaña francesa. Os encantará.

Carnac

Carnac, Bretaña francesa

Es el lugar con más monumentos megalíticos del mundo, ya que cuenta con más de 1.500 monolitos repartidos entre Le Ménec, el Kermario, Kerlescan y el Petit Ménec. El más grande de todos ellos cuenta con 7 metros de altura, es el llamado Gigante de Manio. Para esta visita hace falta disponer de un poco de tiempo, por ejemplo una mañana o tarde, ya que hay una ruta a pie que te permite recorrer los distintos campos de monolitos y verlos todos.

Dónde dormir en la Bretaña francesa

Lo que más me ha gustado de Francia es la facilidad con la que puedes moverte. Existen un montón de hoteles en las áreas de servicio de la autopista que, por unos 35 euros, tienes una habitación doble. Lo mejor de todo es que no hace falta que reserves con antelación ni que llegues a una hora determinada, ya que cuentan con una máquina automática en la puerta donde metes tu tarjeta de crédito y te sale una clave para acceder a la habitación. Normalmente en cada área de servicio hay como tres o cuatro hoteles de estas características.

Periodista digital especializada en viajes

7 Comments

  1. ¡Una ruta interesante Laura! Bretaña es una zona muy amplia, y como lo has visto, alquilar un coche es ideal para explorar sus costas, pueblos pesqueros, enclaves prehistóricos como Carnac, ciudades elegantes como Rennes o pequeñas aldeas. La famosa isla-abadía de Normandía, el Mont Saint-Michel es una parada que no puede faltar. A los amantes de la historia y los viaje recomendamos aprovechar la escapada para descubrir las playas del día D, 2014 estará marcado por las celebraciones del 70º aniversario del Desembarco en Normandía.
    Para saber más sobre Bretaña: http://es.rendezvousenfrance.com/descubre/en-bretana

  2. Muchas gracias, chicos 🙂 La Bretaña francesa me encantó, creo que es uno de los lugares más bonitos que he visitado por Europa. Muy tranquilo, fácil para moverse, gran oferta de alojamientos y a muy buen precio. Nos han quedado por conocer las playas de Día D, de las que yo tenía especial interés pero que, por falta de tiempo, no pudo ser. Para el próximo viaje, seguro.

    Gracias por vuestro comentario y recomendaciones.

    Un abrazo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: