Monte de Saint-Michel

Monte Saint Michel, Francia

Monte Saint Michel, Francia

Se trata de uno de los lugares más turísticos de Francia, después de París, claro. El Monte Saint-Michel, cuya imagen ya pudisteis verla en su día en nuestra página de Facebook, es un monasterio y poblado medieval construido sobre una isla-roca al norte de Francia, en la frontera de la Bretaña francesa con Normandía. De ahí al continuo debate sobre de quién es realmente este territorio. Nosotros pensábamos que era bretón, ya que en la mayoría de sus mapas lo incluyen como suyo. Sin embargo, ellos mismos se consideran normandos y muchas de las banderas que allí hay cuentan con los dos leones de Normandía baja.

Monte Saint Michel, FranciaEn su día esto lo concretó el río Couesnon, que fue el que siempre sirvió de frontera entre ambas regiones, junto con el Sélune y Sée. El Couesnon antiguamente estaba al este del monte, por lo que éste era de lo bretones. Sin embargo, las mareas acabaron desplazándolo a oeste en el siglo XV y Normandía empezó a reclamarlo. Y es que el Monte de Saint -Michel es un claro ejemplo de que os decía estos días de que muchas regiones del norte de Francia viven siempre pendiente de sus mareas.

Cuando sube la marea la isla queda totalmente rodeada de agua, a excepción de su entrada principal, donde hay una estrecha carretera asfaltada que sirve de aparcamiento y que lo conecta con la península francesa. El resto de aparcamientos para los turistas, sin embargo, sí quedan completamente cubiertos de agua, por lo que es importante atender a los carteles de las mareas y retirar el coche antes de que ésta suba.

Cuando hay marea baja, sin embargo, los alrededores quedan totalmente al descubierto formando así una enorme playa. Caminar sobre esta arena no es del todo seguro, ya que en algunas partes es movediza y más de uno se ha quedado atrapado en ellas. Aún así, las manadas de turistas se atreven a ir hasta bien lejos caminando sobre la arena mojada. Cuando nosotros fuimos, mismamente, pudimos ver como un helicóptero de rescate tuvo que ir a buscar a dos personas que se habían quedado atrapadas al subir la marea (ver foto en la galería).

Monte Saint Michel, Francia

Al interior de la isla no se pueden meter los vehículos, por lo que habrá que ascenderla andando. Una vez dentro podrás visitar la abadía, la iglesia y la capilla, cuya entrada es de pago; además de caminar por las estrechas calles del poblado, que están repletas de restaurantes, hoteles y tiendas de souvenirs. El sitio es precioso, es una lástima que esté tan masificado, ya que por estas calles casi no podíamos ni andar. La visita, si embargo, merece muchísimo la pena, por lo que si tienes pensado ir ármate de paciencia.


Contenidos relacionados:
Curiosidades de Bretaña francesa
Nantes, la ciudad de Julio Verne

Periodista digital especializada en viajes

6 Comments

  1. Hola Laura,

    Enhorabuena por el blog !! está muy bien.
    Saint Michel debe ser precioso, pero de momento no he tenido la ocasión de visitarlo.

    Saludos y te seguiré leyendo.

  2. me gustaría me dieras opciones de visitar Francia España y parte de europa cerca de Francia que lugares podemos visitar por favor gracias quedo a tus ordenes en este email buen dia

  3. Hola Ramón,

    ¿De cuánto tiempo disponéis? Si la opción principal es Francia os recomiendo la Bretaña francesa, me enamoró, así como los Paises del Loira. La Costa azul también está muy chula, y justo al lado tendríais Mónaco. De España depende del tiempo. Por proximidad os recomiendo Cataluña, tiene muchísimo que ver. Si vais a estar en el país os invito a que visitéis todo el norte (de Galicia al País Vasco), es precioso. Y, así, cerca de Francia. Bruselas mola (mucho chocolate y cervezas), Brujas; o, por otra parte, el norte de Italia. Una de mis favoritas es Florencia, pero está un poco más abajo.

    Un abrazo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: