Buceo en Hawai

Buceo en Hawai

Buceo en Hawai

 

Al contrario de lo que se puede pensar sobre lo maravilloso que debe de ser bucear en Hawai, lo cierto es que en ninguna revista de diving o de viajes está incluido como uno de los mejores destinos para practicar este deporte. Hasta ahora, yo no entendía el porqué, ya que su fauna marina parecía increíble: tortugas gigantes, delfines y cientos de peces exóticos. Sin embargo, después de sumergirme en las aguas de South Shore de Oahu, por fin he comprendido que el mar hawaiano no es el más idóneo para realizar inmersiones, aunque hay un montón de centros PADI, sobre todo en Waikiki.

Como cuna del surf, el mar de Hawai está siempre agitado y cuenta con fuertes corrientes, por lo que el fondo del mar no es diferente. Aletear es prácticamente imposible, ni siquiera los peces lo logran, así que la inmersión se convierte en un balanceo constante en el que único que puedes hacer es dejarte llevar: para adelante, atrás, hacia la derecha, izquierda… donde la corriente te lleve sin poder escoger tus movimientos. Al principio hace gracia, no lo voy a negar, pero cuando llevas diez minutos balanceándote para todos los lados luchando por estar quieto o dirigirte hacia un lugar en concreto, es bastante desesperante: el mareo está asegurado.

Los peces son lanzados hacía ti con su correspondiente cara de pánico, la misma que se te queda a ti cuando eres empujado hacia una morena o te encuentras casi pegado a una tortuga que en dimensiones, como no seas muy grande, te superará. No es un paseo agradable bajo el mar, digamos. Por otra parte, la visibilidad tampoco es buena, ya que la arena está siempre en movimiento, por lo que se levanta constantemente impidiendo ver más allá de unos cuatro o cinco metros. Tampoco hay demasiada claridad, a pesar de que en la superficie el sol deslumbre.

La temperatura del agua en Hawai suele estar a unos 22 grados y las corrientes no son muy cálidas. Lo mejor es llevar un traje largo. De hecho, es lo que te sugieren los Dive Master. Asimismo, aunque hay inmersiones que se realizan desde la costa, lo que más abundan son las realizadas desde barco, ya que debido al oleaje resulta mucho más sencillo. En la página de Hawaii Scuba Diving listan los lugares en donde puedes practicar este deporte, los metros hasta donde puedes sumergirte (aunque éstos están en feet) y si es desde la costa o desde el barco. También desde allí puedes ver qué compañías cubren cada zona.

La mayoría de las escuelas PADI tienen las inmersiones al mismo precio: 2 inmersiones unos 100 dólares. Dependiendo del lugar y la hora que escojas verás más o menos fauna, ya que si lo que quieres es ver delfines, entonces te sugieren que escojas una inmersión tardía, pues no suelen dejarse ver hasta la última hora de la tarde. Las tortugas, en cambio, son más fáciles de ver.

Experiencia personal

En nuestro viaje a Oahu, nosotros contratamos dos inmersiones en barco en el centro AquaZone, situado al lado del hotel Marriet, en Waikiki. Los lugares fueron sugeridos por el mismo centro, ya que al no conocer preferíamos guiarnos por ellos. La primera inmersión la hicimos en el Turtle Canyon, con la idea de ver las famosas tortugas gigantes hawaianas. Sin embargo, a pesar del nombre del lugar, y tal y como nos explicó el Dive Master, allí no había tortugas. Aquí, lo más frecuente de ver son los trigger fish, morenas y pulpos. La inmersión no fue ninguna maravilla, ya que el fondo de esta zona (no sé si en el resto será igual) era árido, marrón y sin mucho que ver. Aunque lo peor fue el mareo de la corriente, pues era peor que estar en el barco.

 

Pez escorpión (camuflado en la roca)

La segunda inmersión estuvo mucho mejor. Fue en los Koko Craters y, ya antes de tirarnos del barco, pudimos ver grandes caparazones flotando en la superficie. Por fin, ¡tortugas! Este área de buceo, situado muy cerca de la anterior (a mi me dió la sensación de que el barco sólo se movió unos metros de una zona a la otra), es bastante turística. Con esto no quiero decir que esté masificada, pues no nos encontramos a ningún otro grupo, sino que cuenta con esculturas de piedra bajo el mar. Aunque supongo que habrán sido llevadas hasta allí para el turismo, lo cierto es que hacen que el paseo sea muy agradable y menos árido que el anterior.

Entre la fauna que pudimos ver estaban las famosas tortugas, un pulpo que no paraba de soltar tinta y muchos peces tropicales. Lo cierto es que esta zona, al contrario que la anterior, si que merece mucho la pena, aunque la visibilidad siga sin ser buena y la corriente sea insufrible. El ambiente era bueno, y lo cierto es que nuestro Dive Master, un poco loco e hiperactivo, fue muy simpático con nosotros.

 

Estatuas bajo el mar

Ahora entendemos el por qué Hawai no está entre los mejores sitios de diving y es que, aunque no me gustan nada las comparaciones, lo cierto es que no tiene nada que ver con Malasia, en donde todo es color, vida y el agua está caliente y tranquila. Sin embargo, aunque sólo fuera por las tortugas, las inmersiones merecieron la pena, pues Hawai no deja de tener un montón de peces que sólo se encuentran en el Pacífico, por lo que si te desplazas hasta allí, no dejes de probarlo.

Periodista digital especializada en viajes

8 Comments

  1. ¡Gran post, sí señora! Y muy de acuerdo: la segunda inmersión mucho mejor que la primera…

  2. Me parece sorprendente y sí, hasta que no lo dices no tiene sentido, Hawai es conocido por su superficie más sin embargo no por su paradisíaco pero peligrosa vida marina.

    Cuando tengan la oportunidad vengan a la Rivera Maya, aquí en Cancún esta el Museo MUSA un museo subacuatico, les va a fascinar.
    Saludos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: