La medina de Túnez

La medina de Túnez

La medina de Túnez

La medina es el nombre que recibe el casco antiguo de una ciudad árabe, un laberinto de callejuelas, algunas de ellas atechadas, donde trascurre gran parte de la vida de sus habitantes, en este caso de los tunecinos. Allí se concentra el zoco, lleno de tiendas de ropa, artículos del hogar y comestibles; además de cafés, restaurantes y otros pequeños negocios locales. Un lugar cuya principal característica suele ser el bullicio, pues la medina parece llevar el caos implícito. Este no es el caso de la de Túnez, por lo que hemos podido vivir en #minubetrip, pues su ambiente es mucho más sosegado. Los comerciantes no te asaltan en la calle ni repiten los precios incansablemente, algo que les agradecemos enormemente.

La medina de Túnez

Lo normal es que uno acabe perdiéndose entre sus estrechas calles, intentando buscar una salida que parece no llegar nunca. Y es que la medina de Túnez es muy extensa, encontrándose en ella un gran número de mezquitas, palacios, mausoleos, fuentes y edificios gubernamentales en sus aledaños. Tal y como comenté anteriormente en Túnez, primera toma de contacto, una de las cosas que más me maravillaron de la medina son las azoteas de las tiendas o cafés. Si tenéis la oportunidad, intentad subir hasta su último piso, desde allí se ve todo el centro de Túnez, sobre todo los distintos minaretes de las mezquitas de influencia árabe y otomana (imagen superior).

La medina de Túnez

En la casa del príncipe todavía conservan su antigua habitación con la típica cama de sultán. Aparentemente su entrada parece otra tienda más de menaje del hogar, con alfombras, vajillas y algún que otro souvenir. Además de que su azotea es una de las más bonitas de la medina, en la parte baja de la tienda también se puede ver cómo es el proceso de creación de las alfombras que el vendedor tratará de encasquetarte (no son pesados pero no dejan de ser árabes). Como curiosidad, según nos explicó la mujer que estaba tejiendo, normalmente una alfombra lleva unos cuatro meses de trabajo a media jornada (eso no hay dinero que lo pague).

La medina de Túnez

Como es bien sabido, el té de menta es una de las delicias del país, por lo que allí encontraréis un buen surtido de teterías donde degustarlo en cualquier terraza interior del zoco. A pesar de que la mayoría están atechadas, en Túnez no ha llegado la ley anti tabaco, por lo que tanto en las distintas cafeterías como dentro de los restaurantes está permitido fumar (sí, ya se hace como hasta raro).

La medina de Túnez

También hay locales donde disfrutar de una shisha, aunque no abundan tanto como en otros países vecinos. El olor siempre quedará camuflado por las intensas especias o los perfumes naturales que allí fabrican. Lo bueno de estos últimos es que no llevan alcohol, por lo que no manchan y su olor es muy parecido al de algunas fragancias del mercado como Hugo Boss, Dior, etc. Todos ellos están creados con flores naturales, y es increíble lo que les gusta hacer fragancias para todo. Por ejemplo, a la salida del restaurante el maître nos ofreció unas gotitas de jazmín para limpiarnos las manos (y lo mismo en el resto de lugares que visitamos durante #minubetrip Túnez).

Aunque en el centro de la medina de Túnez la nota de color la ponen las prendas de ropa típicas del país, si avanzáis más hacia adelante acabaréis encontrándoos con una parte que nos vuelve a llevar al clásico blanco y azul tunecino (no podría especificar dónde, estaba completamente perdida). Un contraste que resalta respecto a la arquitectura gris de sus edificios interiores, donde las puertas de colores y sus mezquitas son las que se llevan toda la atención. Sobre todo la Gran mezquita del olivo, o Zitouna, y el Kasbah, que se llevan todos los méritos por su arquitectura de diferentes corrientes y épocas (el minarete de la primera es andalusí, el de la segunda es el más alto de toda la medina). El único inconveniente es que no todas las mezquitas están abiertas a los turistas, muchas son exclusivas para los musulmanes.

La medina de Túnez

La medina de Túnez es de visita imprescindible si te encuentras en la capital, ya que es la zona con más encanto. No es de extrañar que haya sido considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, de ahí a que sea más limpia y tranquila que otras medinas árabes.

Más imágenes de la medina de Túnez

 

Otros post sobre Túnez #Postamigo

La Medina de Túnez, por El mundo a través de un visor

 

Periodista digital especializada en viajes

4 Comments

  1. La de Túnez es una de las más tranquilas del norte de áfrica. Está muy bien ya que no hay tanto agobio como en la de El Cairo o Marrakech, por ejemplo.

  2. Meridiano 180 » La medina de Túnez, interesante. Me encanta vuestra web.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: