Túnez, el país de las puertas de colores

Puertas de colores, Túnez

Puertas de colores, Túnez

Descargando las fotos sobre el último viaje a Túnez, me he dado cuenta que un 80% de las imágenes son de puertas de colores (pesada, ¿quién?). Una característica de la capital tunecina y de los pueblos que hemos tenido la oportunidad de visitar en el pasado #minubetrip que, por lo visto, me ha dejado fascinada. Y es que, si las construcciones de este país, tanto las casas particulares como restaurantes, mezquitas o tiendas son bastante pueriles, la nota de color la ponen estos portones de madera enmarcados casi siempre por un arco de medio punto; de herradura, tan típicos de la arquitectura árabe; o por una especie de dintel.

Puertas de colores, Túnez
En Túnez capital es donde se puede ver mayor colorido: amarillas, marrones, verdes, granates, mostaza y azules, color predominante en todo el país. Algunas de ellas, las más cuidadas (normalmente pertenecientes a restaurantes u hoteles), incluso están grabadas con diferentes ornamentaciones en hierro forjado que las distinguen de sus puertas vecinas.

Puertas de colores en Sousse, Túnez
Puerta de Sousse

Una maravilla con muy buen gusto (aunque la imagen de arriba sugiera lo contrario) que responde a las necesidades de la estética, pues los que hayáis estado allí bien sabréis que las construcciones del país son más bien sobrias y, en la mayoría de los casos, sobre todo en las medinas, las casas carecen hasta de ventanas al exterior. No todas ellas, aunque la antigua arquitectura tunecina otorgaba mayor importancia a los interiores, donde se acumulaba el lujo, fuera de la vista de los curiosos. Las viviendas se concentraban alrededor de un patio interno donde se abrían ventanas, claraboyas y más puertas de acceso a las distintas estancias, dejando la puerta exterior como única entrada. Los colores de las puertas en Túnez lo que intentan es darle algo de gracia a la calle, y vaya si lo consiguen.

Puertas de colores, Túnez
Puerta en Túnez

Estos interiores tan característicos de la cultura árabe (aunque también cuentan con influencias romanas, otomanas o francesas) los podemos ver entrando en algunos de los restaurantes de bien de la zona. Bastará con llamar con el picaporte del portón y se abrirá otra pequeña puerta situada dentro del mismo. Estas fotos, en concreto, pertenecen al restaurante Dar El Jeld, lugar donde paramos a degustar la comida típica de Túnez (os recomiendo el Cuscús, es muy abundante y está buenísimo). Es bastante curioso ver, tanto en estos establecimientos como en las tiendas de souvenirs, que sus interiores cuentan con alguna antigua cama de sultán. Algunos a modo de decoración, otros para comer en ella.

restaurante dar el jeld, Túnez

restaurante dar el jeld, Túnez

Sidi Bou Said, el pueblo blanco y azul

La historia del blanco y azul del pueblo costero de Sidi Bou said, situado a 20 kilómetros al norte de Túnez capital, es algo distinta. En el año 1912, el inglés Barón d´Erlanger se construyó un palacio en este pueblo que llamaba la atención por su parecido con las edificaciones típicas de Santorini, Grecia. A raíz de ello, el barón utilizó su influencia para que el gobierno tunecino dictaminase, en 1915, una ley que estableciera que todas las construcciones del pueblo debían de ser blancas con las ventanas y portones en azul intenso. El resultado fue todo un éxito, ya que Sidi Bou Said acabó acaparando la atención de todos los turistas y convirtiéndose en uno de los lugares más bonitos de Túnez (aunque para mi gusto está demasiado masificado). Esta moda, además, se ha extendido a otros pueblos del país.

Sidi Bou said, Túnez

Si os fijáis en sus ventanas veréis que éstas se caracterizan por estar casi tapiadas con unas rejillas que apenas dejan ver nada. Lo primero que pensamos es que serían para evitar que entrase el sol, los mosquitos, o para mantener las estancias más frescas. Sin embargo, su origen es bien distinto. Estas rejas lo que impedían era que las mujeres fueran vistas desde el exterior. Afortunadamente, hoy en día se conservan como parte de la decoración, ya que Túnez es uno de los países del norte de África donde las mujeres son más liberales y gozan de más derechos. Bueno, más bien hasta ahora, ya que tras la revolución parece que están volviendo a atrás a pasos agigantados.

Aquí os dejo algunas de las puertas que más me han gustado del viaje a Túnez aunque, por lo visto, podrían ser todas.

Periodista digital especializada en viajes

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: