Museo Hergé, Bélgica

Museo Hergé, Bélgica

¿Cuál es el vuelo más barato? -Bruselas -¡Compra! -Y, ¿Qué hay en Bruselas? -¡Tintín!

Museo Hergé, Bélgica

Et voilà! Vale, no está en el centro de la ciudad, sino que se encuentra en el pueblo universitario de Louvain La Neuve pero, si tenéis la oportunidad de dejaros caer por la capital belga, la visita al Museo Hergé es más que recomendable. Yo tampoco me considero una fan incondicional de Tintín, todo hay que decirlo, pero nací con el Capitán Haddock en casa como quien dice y viví varios años de mi vida junto a Tintín, y no por el enorme cuadro de éste que teníamos en el salón, sino también por su propietario. Con estos antecedentes, resultaba inevitable pisar la capital del cómic y no caer en la tentación de pillar el tren hacia su museo, uno de mis favoritos, también he de decirlo (por ahora sólo lo supera el de los Beatles).

Museo Herge, Bélgica Rue du Labrador

El Museo Hergé, que no de Tintín, ya que en él se exponen todas las obras del artista, se encuentra localizado dentro de un pequeño bosque no muy lejos de la estación de tren de Louvain la Neuve, zona universitaria. Resulta bastante curioso el paseo hasta él, ya que antes de llegar a su puerta hay que cruzar un centro comercial dividido en varias partes y caminar por el bosque hasta encontrarse con uno de los laterales de su enorme estructura de hormigón blanco. Lamentablemente, para entrar por su puerta principal, la que aparece en todas las imágenes, hay que rodear toda la Rue du Labrador (ficción, chicos), ya que esta parte está en obras y su acceso está cortado.

La entrada, que incluye audioguía, sólo cuesta unos 9,50 euros (un agua 2,50 ¡toma puñalada!); y digo sólo porque la colección es enorme y entre sus obras hay un montón de láminas originales de 1929, momento en el que Georges Remi, más conocido como Hergé, crea a su personaje más famoso: Tintín, el reportero de viajes con la que la mayoría de nosotros hemos crecido.

“El nombre de Hergé viene de RG que son las iniciales de Remi Georges. RG, si lo leemos en francés suena Hergé”

Tintín

Museo Hergé, Bélgica

Para la creación de Tintín Hergé se inspiró en varios periodistas de la época, como Albert Laundre y Josef Quesel; pues a pesar de proceder de una familia poco lectora y nada viajera, Georges siempre estuvo muy interesado por el periodismo y su sueño de ser reportero queda cumplido a través de su gran protagonista, a quien le ha traspasado también su curiosidad por el mundo y sus ganas de libertad. A pesar de su necesidad de estar constantemente informado (algo bastante evidente en sus cómics), durante sus primeros títulos Hergé trata a los lugareños con los tópicos con los que ha crecido. No se le puede culpar: sus primeras obras las creó muy joven y en el marco de una publicación con una línea editorial bastante estricta, y que en aquella época apostaba por mostrar a Bélgica como la madre patria, denostando sin cortarse lo más mínimo al comunismo (Tintín en el País de los Soviets) y a las colonias (Tintín en el Congo)

Museo Hergé, Bélgica

No obstante, muchos de los títulos, como sabéis, hacen referencia a hechos históricos, como el citados debut, localizado en Rusia, que trata la revolución soviética; Tintín en América, la explotación del petróleo y el genocidio indio; o La oreja rota, sobre el conflicto de Perú y Bolivia. La falta de documentación e información acerca de los indígenas siempre ha creado cierta polémica, pues son dibujos que se han llegado a tachar de racistas. No obstante, al llegar a la galería de China lo entendemos todo. No sé si os acordáis del niño de Shanghai: Tchang Tchong Yen. Éste no sólo existió realmente, sino que supuso un punto de inflexión en la vida y carrera de Hergé, quien tras El loto azul cogió consciencia de la importancia de conocer a los locales y apartar los prejuicios de Europa. En la sala dedicada a este cómic podemos ver algunas imágenes del niño y de algunos artilugios chinos que sirvieron de inspiración al autor. Asimismo, allí también podemos encontrarnos con unas cuantas diapositivas de la India, Egipto, Shanghai y el Himalaya tomadas por Hergé durante sus viajes.

Museo Hergé, Bélgica

Tampoco podía faltar una sala dedicada en exclusiva a la luna y a los inventos del profesor Tornasol, que parecen cobrar vida en la planta baja del museo. Allí, además de encontrarnos con los planos del cohete utilizados por Hergé y su colaborador, Bob De Moor, para que las viñetas resultasen muy reales; también hay una gran maqueta de éste; ¿Quién no ha querido nunca tener el cohete lunar en casa, el famoso X-FLR6? ¡Yo sí!

A pocos metros nos encontramos con el submarino tiburón de Tornasol. Este fue su primer invento tras su aparición en el cómic en 1944. Su personaje, tal y como se explica en la galería, estuvo inspirado en una persona real, un carpintero de Bruselas. En total los cómics de Tintín cuentan con más de 228 personajes, algunos de ellos plasmados en las paredes del museo. Aunque en él sólo nos adentramos en la vida de los más conocidos, como el propio Tintín, Milú, el Capitán Haddock, los detectives Hernández y Fernández, el citado Tornasol o Bianca Castafiore (posiblemente me deje alguno).

Museo Hergé, Bélgica

Curiosidades del capitán Haddock

(esta parte se la dedico a mi padre)

  • El Capitán Haddock no aparece hasta el libro El Cangrejo de las pinzas de oro, antes Tintín viajaba únicamente con su inseparable Milú.
  • El personaje fue creado para reemplazar un poco el papel de Milú, aunque en versión vaga y fanfarrona, ya que el capitán prefriere quedarse en casa y es siempre Tintín el que lo arrastra.
  • Su nombre de pila es Archibald, un dato que no sale a la luz hasta el último álbum completo publicado, Tintín y los Pícaros
  • Hergé se inspiró en un tebeo llamado El capitán y los pilluelos donde su personaje era adicto a la sidra.
  • Es el personaje favorito de Hergé, por encima de Tintín.
  • A él le ha otorgado su mal humor cuando se enfada.
  • Moulinsart, la mansión del Capitán Haddock está inspirada en el castillo francés de Cheverny ubicado en la región del Loira, en Francia.

Museo Hergé, Bélgica

Todas estas curiosidades pertenecen a diferentes juegos de la audioguía (sí, un iPhone de museo), donde a través de diferentes vídeos podemos ir conociendo a los distintos personajes, escuchar entrevistas del autor y jugar a los distintos trivials de “¿Cuánto sabes de Tintín?” (Yo obtuve un 5 de 8, no está mal ¿eh, Dani?, ¡te encantaría!). Un museo de lo más divertido donde, además, hay un photocall para enviar postales de uno mismo metido en una de las viñetas de Tintín y enviárselas a tus amigos. ¿Cuántas habré enviado yo? ¡Me encantó!

Museo Hergé

Prueba del retraso 😀

No obstante, (ya, ya se que me estoy alargando demasiado) tal y como he dicho al principio el Museo Hergé no es sólo Tintín, allí también se exponen viñeras de Jo, Zette y Jocko, un encargo del periódico Coeurs Vaillants en los años 36 (querían a personajes con padres), algunos anuncios y creatividades realizadas por Hergé cuando trabajó de publicista; y se hace un recorrido por los Estudios Hergé y el equipo que trabajó mano a mano con el artista. ¡Ah! Y también hay un pequeño homenaje al periodismo de la época comparándolo con algunas obras del autor.

¡Impresionante, en serio!

Museo Hergé, Bélgica

P.D Perdonad la calidad de las imágenes, allí dentro estaba prohibido hacer fotos.

Cómo ir al Museo Hergé desde Bruselas

El Museo Hergé está a una hora de Bruselas, nada comparado con las tres horas de diversión que allí te esperan.

Estación Louvain La Neuve

El tren sale desde la estación Central y, aunque el ticket pone con destino Louvain Le Neuve, lo cierto es que hay que hacer trasbordo en Ottignies. Una vez allí sólo habrá que cambiar de andén y, con el mismo billete, coger el que va hasta Louvain Le Neuve (creo recordar que sólo es una parada larga). El billete es mejor que lo compréis ida y vuelta, ya que vale para cualquier hora y cuesta unos 6,20 euros (uno sencillo son unos 5 euros incomprensiblemente, así que merece la pena). Una vez salgáis de la estación de Louvain Le Neuve ya veréis varios indicadores hasta el museo.

Más imágenes del Museo Hergé

Más información sobre Hergé y Tintín, #postamigo

Hergé (y Tintín), de xerop

Periodista digital especializada en viajes

6 Comments

  1. La viñeta es muy friki 😀 Nos hicimos un montón jajajaja Para el siguiente viaje tenéis que ir, en serio mola muchísimo 😉 Ahora toca la sucesión de post sobre Bruselas, aunque hemos seguido vuestros pasos, no se si aportaré nada nuevo.

    ¡Un besin!

  2. Gracias por vuestro comentario 🙂 e agradece que las oficinas de turismo apoyen los contenidos sobre su país. Tengo que decir que lo poco que conozco de Bélgica me encanta.

    Un saludo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: