Ruta por Escocia en coche

Edimburgo, Escocia

55°57′00″N 003°22′21″O

Ruta en coche por Escocia en siete días

Edimburgo, Escocia

Verde, frondosa, invadida de lagos y castillos, así podríamos describir la increíble Escocia. Sin embargo, querer abarcar toda la nación, sería escribir páginas y páginas pero, como no hay espacio suficiente para ello, nos centraremos en uno de los muchos recorridos que realizan los turistas que tienen la suerte de visitar este paraíso.

El mapa de Escocia tiene muchas peculiaridades. Una de ellas es la división que han realizado los escoceses sobre él: Escocia del sur, donde se encuentra Edimburgo; el centro de Escocia, por encima de Glasgow; y las Highlands (las tierras altas), que llegan hasta el círculo polar. Otra peculiaridad es que el lado oeste del país está lleno de islas y de fiordos.

Edimburgo

Edimburgo, Escocia

Nuestro recorrido comienza en Edimburgo, situado en la costa este y a orillas del Fiordo de Forth. Es la segunda ciudad más grande de Escocia (después de Glasgow), la capital del país y donde se encuentra la sede del gobierno escocés. Esta ciudad, que hace que retornemos a la Edad Media no sólo te encandilará por su hermosa arquitectura, sino también por toda la historia y las leyendas que discurren por sus calles, monumentos, pubs o cementerios.

Durante las últimas semanas de agosto, Edimburgo celebra su Festival Internacional, conocido también como Fringe. Sin duda, esta es una de las mejores fechas para poder visitar la capital de Escocia, ya que la ciudad se llena de artistas callejeros, cómicos que ofrecen monólogos gratuitos en pequeñas cafeterías, conciertos y mucho, mucho teatro.

Durante esta época es conveniente reservar el alojamiento con bastante antelación, ya que al ser un festival bastante importante a nivel internacional, la ciudad estará a rebosar de gente de cualquier parte del mundo. Lo mejor de todo es que muchas de las actuaciones son gratuitas, por lo que se puede disfrutar del arte sin necesidad de gastarse un pound.

A pesar de ser la capital, Edimburgo es una ciudad bastante pequeña, por lo que bastarán dos o tres días para que recorrérsela entera.

Alojamiento y comida en Edimburgo

Edimburgo, Escocia

La ciudad de Edimburgo está llena de hostels para jóvenes, por lo que no resultará difícil encontrar sitio en ninguno de los que estén en el centro de la ciudad. Si hay sitio, yo personalmente recomiendo el Castle Rock, situado justo detrás del castillo y a tres minutos andando de la calle principal Lawnmarket. Una noche la habitación puede salir por sólo 13 euros, además dispone de cocina que, en el caso de que estés más tiempo, también ayuda a ahorrar.

Para comer hay un montón de fast food por toda la ciudad, ya que al igual que en Inglaterra, la comida tampoco es que sea un manjar. Sin embargo, Escocia tiene su propio plato típico que está buenísimo. Se llama Huggies y es una especie de carne picada pero que (explicado a la española) sabe a morcilla, normalmente te lo sirven con puré de patatas y te ofrecen la opción de añadirle salsa de Whisky. La verdad es que merece la pena probarlo, está delicioso.

Existen un par de pubs en el centro en donde se dice que sirven los mejores Huggies: el Maggie Dickson´s y el The Last Drop, ambos situados uno al lado del otro en la plaza de Grassmarket. No son muy económicos pero, según la gente de allí, es donde están más ricos. En nuestro viaje los probados en el primero de ellos y sí, puedo confirmar que están buenísimos.

Ruta por Escocia

Edimburgo, Escocia

Lo mejor para moverse por toda Escocia es alquilar un coche, ya que no sale mal de precio y permite hacer la ruta que uno quiera. Podéis alquilarlo en Arnold Clark, pues es uno de los sitios más económicos y normalmente suelen tener alguna oferta.

Una vez que se tenga ya el coche alquilado, nos ponemos en marcha rumbo al Lago Ness, pasando por pueblos como St Andrews, Perth, hasta llegar a Inverness. Luego bajaremos por Isla de Sky, Fort William, Oban, Stirling, hasta llegar nuevamente a Edimburgo.

Si salimos pronto de Edimburgo nos dará tiempo a llegar a Inverness ese mismo día. Aunque la capital de las Highlands cuenta con varios hostels en donde puedes pasar la noche, si sois muchos os recomendamos que reservéis primero, pues aunque parezca que estáis en donde se acaba el mundo, como capital (que sea diminuta no le quita el título), está llena de turistas.

St Andrews

St. Andrews, Escocia

St Andrews es un pequeño pueblo pesquero cuyo nombre les debe de sonar a todos los amantes del golf, ya que fue aquí donde se inventó este deporte. Aparentemente, da la sensación de ser un lugar bastante tranquilo, al menos en los meses de verano, pues ni es grande, ni se ve que haya mucho ocio. Sin embargo, además de por el golf, St Andrews también es conocido por contar con la universidad más antigua de Escocia, por lo que en invierno se debe de convertir en la típica zona universitaria, llena de vida y fiestas. Los pocos edificios que hay en el pueblo corresponden a diferentes facultades dispuestas al borde de los acantilados. De hecho, en una de ellas es donde estudió el príncipe William.

Lo más llamativo de St. Andrews es el enorme cementerio que se encuentra en el lateral del pueblo y que da al mar; una impresionante iglesia en ruinas, de la que a penas queda más que parte de su monumental estructura y cientos de lápidas que sobresalen del suelo, algunas incluso bastante actuales. Se nota que es un pueblo deportista, ya que hay más de un panteón dedicado a golfistas que, posiblemente, por la envergadura de las imágenes esculpidas en las tumbas, puede que fueran jugadores relevantes en su tiempo. En St Andrews hasta su playa es famosa, ya que en ella se rodó la mítica escena de la carrera en la arena de la película Carros de fuego.

Perth

Conocido como The Fair City (La ciudad hermosa), Perth está en el camino hacia Inverness por la A-9. Se trata de uno de los destinos turísticos más populares de Escocia y está a orillas del río Tay. No es muy grande, pero se corresponde perfectamente con su nombre, ya que esta ciudad es preciosa. Aquí podrás visitar su antiguo teatro, la Galería de Fergusson (del célebre artista escocés John Duncan Fergusson) y la sala de conciertos Horsecross. Muy cerca de aquí está también el Palacio Scone, donde se celebran carreras de caballos.

Aunque por el camino os encontraréis con varias señales que anuncian un desvío hasta Aberdeen, no os aconsejo que os desviéis, ya que esta ciudad no es muy bonita y tampoco tiene mucho que ver. Siguiendo el recorrido, a pocos kilómetros de Perth posiblemente pasaréis al lado de Dundee.

Inverness

Inverness, Escocia

La capital de las Highlands es una ciudad bastante pequeña. Su centro neurálgico se compone de unas pocas calles, repletas de tiendas, iglesias y algunos restaurantes. Además de poder equiparte con unas Katiuskas (muy recomendadas si no llevas calzado adecuado para el barro) para ir al día siguiente hasta el Lago Ness, en Invernes también puedes visitar el castillo que se encuentra a un lado de la ciudad y muy próximo al río Ness.

Si decides hacer aquí noche, Inverness cuenta con bastantes alojamientos. Al lado del castillo hay unos cuantos hostels de backpackers o Bed and Breakfast. Por ejemplo, si has estado en el hostel que te hemos recomendado en Edimburgo, en el MacBackpackers, seguramente habrás visto que es una cadena con hostels en diferentes partes de Escocia. Pues bien, el de Inverness también está justo al lado del castillo. Es más pequeño que el de Edimburgo, pero es igual de acogedor: tiene dos salas de reuniones, chimenea, las habitaciones están bastante bien y el ambiente es muy bueno.

El Lago Ness está a unos 7 kilómetros al suroeste de Inverness, por una estrecha carretera rodeada de vegetación. Os recomendemos que, si queréis daros un baño en él, preguntéis en vuestro hotel donde está la playa del Lago Ness, ya que éste es el lugar más indicado para darte un chapuzón. Y sí, el agua está congelada, pero es una vez en la vida.

Lago Ness, Escocia

Podéis continuar vuestro trayecto hasta el museo del Lago Ness que se encuentra en una especie de área de servicio apartado del lago y en el lateral derecho, según lo bajas. Sin embargo, aquí sólo te encontrarás la mítica tienda de souvenirs, una exhibición de vídeo que proyecta la historia del monstruo y una estatua gigante de Nessie. Más abajo, sin embargo, siguiendo la carretera que va hasta el sur, se podrá ver el Castillo Urquhart, en ruinas al pie del lago (aquí si que hay que pagar para entrar).

Castillo de Urquhart, Escocia

Antes de llegar a la Isla de Skye, por el camino hay otros dos lagos más pequeños que el de Nessie, son el Loch Cluanie y el Loch Duich. La verdad es que Escocia es una tierra donde lo que más abunda, a parte del verde, son los lagos y los castillos. Y, precisamente, uno de los más bonitos se encuentra en el camino, en el segundo lago. Se trata del Elian Donan Castle, uno de los lugares más emblemáticos de Escocia. Este castillo se ha hecho famoso por servir de escenario a películas como “Los Inmortales” (Highlander) o “El Mundo Nunca es Suficiente” de 007.

Eilean Donan, Escocia

Isla de Skye

Skye es la segunda isla más grande de Escocia, aunque no por ello es de las más habitadas. Si buscas pasar la noche allí, pronto te darás cuenta que, quitando los B&B de carretera, los hoteles están en Portree. En el caso de que se haga tarde y no os de tiempo a llegar hasta allí, en la entrada a la isla, en Kyleakin, está otro MacBackpackers donde podemos quedarnos. La diferencia de este hostel respecto a los demás es que cuenta con un jardín con un par de caravanas que están totalmente reformadas y habilitadas para dormir. Quizá esto es una de los aspectos que más te van a sorprender de Escocia y es que, a pesar del frío, la mayoría de los escoceses tienen una caravana.

Isla de Sky, Escocia

Aunque Kyleakin es un pueblo muy pequeño, con unos tres pubs y una docena de casas, la mayoría de éstas alquilan habitaciones a huéspedes, por lo que hacer noche aquí no supone un problema. Para tomarte una pinta, puedes visitar el Pub King Haakon, a tres minutos del hostel, ya que a veces tiene actuaciones en directo que están bastante bien (al menos cuando nosotros estuvimos actuó un joven grupo escocés que mezclaba la música celta con la electrónica y nos encantaron, se llaman Face The West).

Portree es una pequeña ciudad pesquera en donde podrás comer quizá el mejor pescado de Escocia, ya que en su puerto hay una especie de caseta donde llega la mercancía y la puedes comprar directamente. Sus restaurantes son algo caros, aunque en el Lower Deck Seafood puedes comer pescado fresco por 30 euros, además, dispone del mejor fish and chips para llevar por unos 10 euros. Al contrario que en Kyleakin, que está prácticamente muerto, Portree tiene vida y gran variedad de tiendas. En el centro de la ciudad está el Portree Independent Hostel.

Isla de Sky, Escocia

Si quieres tomarte un whisky escocés o una pinta, entonces te recomendamos que vayas a Isles Inn, situado en Somerled Square, zona de más bares. Este pub a veces tiene actuaciones en directo y está bastante bien. La fiesta la puedes continuar en el puerto, donde hay más locales. La verdad es que éste te llamará la atención por sus casitas de diferentes colores.

En esta isla está la destilería de Talisker, que se encuentra a un costado del lago Harport; el Castillo de Armadale, que actualmente es un museo que explica la cultura gaélica y cuya entrada vale unos 7 euros; el Skye Museum of Island Life, una reconstrucción de casas de piedra cubiertas de paja; la cordillera Cuillins, que se eleva a 1.000 metros de altitud y desde donde hay unas increíbles vistas del lago Coruisk; y el Quiraing y el Old Man of Storr, una región lleno de acantilados y de molinos.

La Isla de Skye se caracteriza por su niebla, por lo que su cielo está siempre gris. Hay que tener especial cuidado en la entrada a la isla, pues me acuerdo que fue bajar del coche y cientos de mosquitos se abalanzaron sobre nosotros, llevándonos de recuerdo unos cuantos en el coche. Como la isla es grande, y hay muchas cosas que ver, lo más recomendable es que, al menos, se esté allí un día entero.

Oban

Oban, Escocia

Aquí se encuentra una de las destilerías más famosas de Escocia y, aunque a nosotros no nos dio tiempo a verla por dentro, compramos algunas botellas de whisky en la tienda de la entrada y os aseguro que estaba de muerte. Allí os daréis cuenta de que el whisky escocés nada tiene que ver a lo que estábamos acostumbrados.

Oban es un pueblo muy pequeño junto al mar, lo que más llama la atención sobre éste es su enorme puerto donde los barcos están continuamente yendo y viniendo. Aunque no me acuerdo muy bien del nombre, en la acera derecha del puerto hay una tienda de paninis que estaban buenísimos, además el menú incluía una sopa de tomate. Más adelante, en la acera que da directamente al mar puedes encontrarte con varios restaurantes donde se puede comer pescado. Aunque uno de los mejores es el Seafood Temple, aquí debes de reservar con antelación porque normalmente está bastante lleno y sólo abre de jueves a domingo.

Para visitar en Oban está el McCaig’s Tower, imponente sobre el pueblo y que se ve, prácticamente, desde cualquier punto de éste; y el Dunstaffnage Castle, que no es ni mucho menos uno de los mejores que te encuentres por el camino.

Fort William

Se trata de la ciudad más extensa del oeste de las Highlands y es el final de éstas. La ciudad vive en torno a la High Street, que es la calle principal en donde puedes encontrar un montón de tiendas (¡peligro! al principio de la calle hay un poundland, todo por 1 pound), restaurantes y alojamientos. Aquí se puede visitar el West Highland Museum.

A los fans de Harry Potter: la escena inicial de la película, Harry Potter y la Orden del Fénix, fue filmada en Fort William.

En los alrededores de Fort William se encuentra la montaña más alta de Reino Unido, Ben Nevis, en la cabeza del Loch Linnhe y que se puede ver desde cualquier esquina de la ciudad, ya que domina todo el paisaje. Si quieres hacer deporte de montaña o escalada, entonces estás en el lugar ideal. Además, si continuamos unos kilómetros dirección oeste por la carretera de Mallaig desde Fort William, podréis llegar a Corpach, donde se encuentra el Neptune’s Staircase of locks en el Canal Caledonian.

Castillo, Escocia

Seguimos nuestro rumbo hacía el último destino antes de volver a Edimburgo: Stirling.

Stirling

William Wallace es lo primero que se me viene a la cabeza cuando alguien me pronuncia el nombre de esta ciudad. Pues es aquí, precisamente, donde se encuentra el monumento nacional del hombre de Podrán quitarnos la vida, pero no nos quitarán la libertaaaaad. (El monumento está a las afueras de la ciudad, en una colina). https://www.xe88-official.com

El Castillo de Stirling es uno de los lugares que hay que visitar, además de la iglesia de Holy Rude y el Puente de Stirling. Aunque la ciudad también es famosa por las leyendas de fantasmas como La Dama de Rosa del castillo, pues varios soldados dicen haberla visto, o el motel Settle Inn, uno de los lugares más populares de Escocia por sus historias de fantasmas.

stirling, Escocia

De Stirling partimos directamente hacia Edimburgo, donde, unos seis días después (esta ruta es el tiempo que lleva) devolveremos el coche para volver a la realidad y oír eso que tanto odiamos: ¡Las vacaciones se han terminado! 🙁 Y, si después de tanto rollo, lo que te estás preguntando es ¿dónde están las vacas peludas?, lo siento, no tenemos respuesta para ello pero, cuando logres averiguar donde se esconden, dínoslo, porque en una semana debimos de intuir sólo una ¡y a lo lejos!

Periodista digital especializada en viajes

3 Comments

  1. ¡Felicitaciones por el viaje!
    Y gracias por la información y los consejos.
    Saludos.

  2. Muchas gracias Marcia, me alegro que te haya sido útil 🙂
    Un abrazo y ¡buen viaje! si tienes pensado ir por allí. Escocia es increíble.

  3. Muy interesante el blog , y la idea del coche esta buenísima sin duda se pasarían unas buenas vacaciones en familia, Me gusto mucho Saludos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: