Tres piscinas con vistas a Barcelona

H10 Marina, Barcelona

H10 Marina, Barcelona

Cuando me vine a vivir a Barcelona lo único en lo que le ganaba a Madrid era que, al menos, la primera de ellas tenía playa. Hoy podría decir muchas más cosas, motivo por el que, aún sin ningún futuro, insista en quedarme en tierras catalanas. Sin embargo, lo que yo por entonces no sabía es que mi imagen de playa (vengo de Asturias, es comprensible) tenía muy poco que ver con lo que podemos ver en la costa de la ciudad condal y alrededores.

Encontrar un hueco para poner la toalla se ha convertido en la mayor pereza veraniega, por no entrar en el estrés de los sábados por la mañana, cuando crees que la sábana ya forma parte de ti y lo único que desearías es teletransportarte hasta el mar. Pues no, tampoco, pues entonces vuelve a ti esa imagen de hormiguero bajo el sol, con una arena que es capaz de levantarte ampollas incluso con las chanclas puestas y un agua donde los papeles y botellas son las reinas del entorno marino la mayoría de los días (se echa de menos hasta las algas). Aunque hay que decir que, al final, el chapuzón cae, aún con riesgo de salir del agua con tres ojos y siete brazos. Un drama que se repite como un bucle verano tras verano pero al que creemos haber encontrado una solución: las piscinas.

Por supuesto, no estamos hablando de piscinas públicas, donde a excepción del estado del agua (también tengo mis dudas) la lucha por encontrar un hueco en ellas se repite exactamente igual que en nuestra pesadilla mañanera. Esta vez hablamos de hoteles con piscinas con vistas a Barcelona, prácticamente solitarias y que te harán sentir de vacaciones aunque ya no te acuerdes de lo que era eso.

En Barcelona hay más de 80 hoteles con piscina, según los buscadores de hoteles, aunque en nuestro caso sólo hemos recorrido cuatro de ellas (de momento). Eso sí, a lo grande. Hoteles de cuatro/cinco estrellas cuyas azoteas alojan algunas de las terrazas más exclusivas de la ciudad debido a sus impresionantes vistas. En la mayoría de los casos las piscinas ocupan un tercer o cuarto plano de éstas, ya que da la impresión de que son mera decoración. Tres bañistas es igual a aforo completo. Lo mejor es que, al estar en una ciudad con playa (jaja), la mayoría de los huéspedes (casi todos guiris) optan por esta segunda opción o, en el mejor de los casos, por hacer turismo. Conclusión: hamaca y piscina sólo para ti.

Estos son nuestros checkins, tres piscinas con vistas a Barcelona:

Hotel Silken Diagonal

silken diagonal

Como ya he comentado en el post correspondiente, Piscina con vistas a la Torre Agbar, la piscina de este hotel es diminuta. No obstante, estás tan cerca de la torre que se podría hasta tocar (si eres uno de los cuatro fantásticos, claro). Su popularidad se debe al anuncio de Trivago.

Recomendación: La sangría.

Hotel H10 Marina

Hotel H10 Marina, barcelona

Las mejores vistas de Barcelona y una piscina que ¡respect! En comparación con las del resto de la ciudad aquí incluso te puedes hacer unos largos. El agua está bastante caliente y hay buena música.

Recomendación: Las hamacas de la cristalera, una cervecita y ¡a vivir!

Hotel Cram

Hotel Cram, Barcelona

Con una piscina de tamaño medio y de color oscuro, esto se debe al azulejo negro, desde aquí ves perfectamente todo el Tibidabo. Su ubicación, además, justo al lado de Universitat, es perfecta. El agua está algo más fría que en las dos anteriores, aunque pega la brisa y es idónea para huir de todo.

Recomendación: En los sofás de la izquierda es donde más brisa llega y más tranquilo se está.

 

¡Atención! Ni se te ocurra llegar y tirarte de cabeza, y no porque esté mal visto hacer el notas, sino porque puede ser el último salto de tu vida. El agua, en los mejores casos, sólo cubre hasta la cintura.

Periodista digital especializada en viajes

4 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: