Cómo viajar barato

¿Cómo es posible que haya gente que esté todo el día viajando?

PUBLICIDAD

Aún no has subido tus fotos de las vacaciones y ellos ya han estado en tres países y preparan la ruta para la siguiente escapada. “Arggg, ¡los odio! A todos”. ¿A qué se dedican? ¿De dónde sacan el dinero? Aunque esta frase esté muy trillada: viajar sale más barato que quedarse en casa, es verdad. Vamos a hacer la prueba. Cuenta cuánto te gastaste el último fin de semana en copas, la entrada a ese garito del mal a muerte, la cena con los colegas, ese taxi de vuelta a casa porque no sabías ni dónde estabas, o toda esa ropa que queda genial en el armario y que, quizás, mucha de ella ahí se quedará. Por todo eso tienes un fin de semana en Bélgica, los Estados bálticos, Marruecos o Europa del Este, entre otros muchos destinos.

La gente que viaja, por lo general, no tiene más dinero que tú. En mi caso, por poner un ejemplo cercano y certero, no sólo no lo tengo sino que si lo tuviera posiblemente ya hubiera tachado el mapa entero. Los que viajamos preferimos cinco escapadas low cost en un mes, que un viaje al año a todo trapo. Y esto no significa que durmamos en el suelo, en cualquier tugurio, ni que rebusquemos comida en la basura. Bueno, a veces. No, es broma, preferimos no comer. Así, además, guardas la línea. Está bien, solemos venir más rellenos. ¡Nos has pillado! Comemos, y mucho, sólo que muchas veces lo hacemos en lugares donde no hay turistas. Esto es como en los restaurantes de carretera: sigue a los camioneros. Pues aquí lo mismo, sigue a los locales.

Muchas veces el destino tampoco lo escogemos nosotros, sino el que coloca las ofertas. ¡Él es quien tiene el control de nuestra vida! Y así es como acabas diecisiete veces en Bélgica. Comiendo muchas patatas fritas y poniéndote ciego a cerveza. Pero estás lejos, aunque odies los aeropuertos y tengas pánico a volar. Y por esa necesidad de estar continuamente cambiando de escenario, algunos estarían dispuestos hasta de pedir un préstamo. El caso es moverse, conocer un lugar nuevo y aprender. Y si no hay dinero entonces compartimos el alojamiento, el transporte o el sandwich. Las tres cosas que más suben el presupuesto de un viaje. Tampoco necesitamos más. Bueno, miento, necesitamos días. Porque esos que viajan mucho también tienen un trabajo y una ingeniería de cómo cuadrar las horas para tener más tiempo.

Aunque para viajar barato no hay mucho truco, sino muchas ganas de irte, aquí os dejo una infografía de Viaconto donde han resumido a la perfección los pasos que hay que seguir para poder viajar al mejor precio, tanto si tienes dinero como si no. Sólo añadiría una cosa, el mayor principio viajero: cuanto más te ahorres en un viaje más te quedará para el siguiente. Y esto va en bucle.

INFO_VIACONTOv9

*Artículo patrocinado por Viaconto

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: