Destinos volcánicos

Parece que la erupción del impronunciable volcán islandés Eyjafjallajökull, que tanto terror ha levantado entre las compañías aéreas y turistas, ha despertado el instinto aventurero de muchos viajeros que ya piensan en destinos volcánicos para pasar las próximas vacaciones. Eso sí, si Eyjafjallajökull se da un respiro.

Aunque lo más atrayente sería visitar Islandia, creo que, de momento, va a ser bastante complicado. Así que, poniendo los pies en la tierra, vamos a echar una ojeada a los increíbles volcanes que tenemos a tiro de piedra. TripAdvisor ha publicado una lista con los 10 volcanes más valorados por los turistas y nosotros, como algunos de ellos ya los hemos visitado, vamos a recomendarte nuestros favoritos.

Stromboli

Situada en mar Tirreno, esta pequeña isla, elevada a unos 924 metros sobre el nivel del mar, se encuentra entre la península itálica y el norte de Sicilia. A pesar de que desde su última erupción, en 2007, todavía sigue echando lava cada 20 minutos, en esta isla no sólo hay vida, sino que su visita está considerada como segura.

Por ello, la isla de Stromboli es escogida cada verano por cientos de turistas que se hospedan en el Hotel Villaggio Stromboli, abierto de abril a octubre y en donde puedes pasar la noche por unos 47 euros. Asimismo, esta isla tiene varias pizzerías como la Trattoria Ai Gechi, situada en la misma villa de Stromboli; y hasta bares de copas, como el Bar Ingrid, con estupendas vistas al mar.

Entre las actividades que se pueden realizar están el propio volcán, uno de los pocos en el mundo que aún siguen en erupción y que se puede ver desde bastante cerca de forma segura (hay visitas guiadas con la compañía Magmatrek); ir en barco alrededor de la isla y visitar su parte opuesta Ginostra, una villa pesquera a la que sólo se puede acceder por el mar; o hacer submarinismo en una pequeña isla muy cerca de Stromboli llamada Strombolicchio. Las aguas de esta zona son muy claras, por lo que bajo el mar se puede ver la continuación del volcán.

Stromboli es sin duda una de las islas volcánicas más bonitas de Europa, pues cuenta con una preciosa playa de arena negra compuesta por lava seca. La isla de Stromboli la hemos podido ver en películas como la dirigida por Roberto Rosellini, que lleva el mismo nombre que la isla y que ha sido protagonizada por Ingrid Bergman (Casablanca).

Etna

El Etna está considerado como el volcán en activo más grande de toda Europa, con más de 3.300 metros. Se encuentra situado en Sicilia, entre las provincias de Messina y Catania, lugares en donde puedes pernoctar, ya que cuentan con una variada oferta hotelera.

La última actividad del Etna se produjo en 2008, aunque la más grande de todas las series de erupciones ocurrió entre 2002 y 2003, que causó la destrucción de la estación turística de Piano Provenzana y parte de la estación de de esquí del flanco sur. Pero no nos asustemos porque, a pesar de su agresividad, existen muchos grupos turísticos que realizan excursiones hasta el monte Etna.

Si tienes pensado estar por allí unos días, entonces te recomendamos que te alojes en Catania, ya que podrás ver los efectos que el volcán ha causado en la ciudad. Sus ennegrecidas fachadas dejan constancia de hasta donde han llegado las cenizas del volcán. Pese a ello, Catania es una sorprendente urbe en donde podrás visitar la Fontana dell’Elefante, símbolo de la ciudad; su Duomo; las ruinas de un anfiteatro romano; y el odeón. Además de poder pasear por su Via Etnea, repleta de comercios, o comprar en el mercado de la Pescheria o en el de la Fiera.

Vesubio

Parece que Italia tiene acaparados los mejores volcanes del continente. Ahora nos vamos hasta la bahía de Nápoles, donde se encuentra el Vesubio, con una altura de 1.871 metros sobre el nivel del mar. Aunque está considerado como muy peligroso, al igual que en el caso de Stromboli y el Etna, en sus inmediaciones viven alrededor de 3 millones de personas.

Nápoles, capital de la región de La Campania está situada a sólo 10 kilómetros y en sus faldas se encuentran las poblaciones de Pompeya y Hercolano, famosas por haber quedado sepultadas bajo las cenizas de la erupción del año 79 d.c. en donde se calcula que podría haber unos 25.000 habitantes. Los detalles de la citada erupción los hemos podido saber por las cartas que Plinio el Joven dejó escritas como testigo directo y superviviente.

El Observatorio Vesubiano vigila permanentemente el comportamiento del volcán, y su última erupción fuerte se produjo en 1944. Además, existe un plan de emergencia para evacuar hasta 600.000 personas, principalmente de la parte sur y sólo en caso de necesidad.

Aunque se construyó un funicular para subir hasta el cráter, éste fue destruido en 1906, por lo que hoy en día los visitantes que quieran acceder hasta la cumbre podrán hacerlo a pie por una serie de senderos o en coche por una carretera que sale de Hercolano y llega hasta 200 metros del cráter.

Nápoles es el primer puerto de Italia de buques de pasaje, por lo que a diario cientos de autobuses cargados de turistas se acercan a Hercolano y sobre todo a Pompeya. Para los que quieran ir por su cuenta, desde Nápoles sale la ferrovía circumbesuviana que llega hasta Sorrento recorriendo la bahía de Nápoles y podemos bajar en Hercolano o en Pompeya, donde a escasos metros de la estación se encuentra la entrada a la ciudad.

Teide

Pero, si no queremos irnos tan lejos, también tenemos la opción de quedarnos en casa. El Teide se encuentra en las Islas Canarias, exactamente en Tenerife, y es el pico más alto de España con 3.718 metros de altura sobre el nivel del mar. Es el tercer volcán mayor del planeta por detrás del Mauna Loa y Mauna Kea ambos en Hawai. Forma parte desde el año 1954 del Parque Nacional del Teide y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Su enorme cráter cuenta con 48 kilómetros de circunferencia.

Desde el parque a 2.350 metros de altura sale un teleférico entre las 09,00 y las 16,00 horas que nos lleva hasta La Rambleta (3.550 metros) en pocos minutos. La tarifa son unos 22 euros para los adultos y 11 euros para los menores y no residentes en Canarias. La subida a pie desde La Rambleta hasta el pico del Teide por el sendero Telesforo Bravo, sólo se puede hacer con un permiso de la oficina del Parque. También se puede acceder por el norte de la isla desde La Laguna (TF-21) que cruza todo el parque y baja hasta los Cristianos o desde La Orotava(TF-24). Como curiosidad, el nombre del volcán para los Guanches era Echeyde que significaba “Infierno” y posteriormente sufrió una castellanización hasta convertirse en Teide.

Periodista digital especializada en viajes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: