Vietnam para dummies

Sa Pa, Vietnam

No seas yo, vamos a hacer las cosas bien

Sa Pa, Vietnam

Vietnam es un país muy largo (de Can Tho, en el Delta del Mekong, a Sapa hay más de 2.000 kilómetros). Eso igual tú ya lo sabes porque lo has visto en el mapa. Bien, yo no lo hice en su día, así que aunque sabía que estaba en el Sudeste Asiático, tenía forma alargada y que hacía frontera con Laos y Camboya, mi primera gran idea era cruzar al país por tierra desde el sur de Laos.

– Pero entonces llegarás a la mitad de Vietnam. No tiene sentido – me dijo un alemán (los alemanes lo saben todo)

“No tiene sentido” ¡Menuda novedad!

No obstante, como no seré yo quien contradiga a los alemanes, acabé cogiendo un vuelo. Llegué a Vietnam por aire. En mi caso la ruta la comencé en el sur desde Ho Chi Minh, la ciudad por donde te recomiendo empezar.

Saigón y Ho Chi Minh son la misma ciudad

Escultura Ho Chi Minh
Escultura de Ho Chi Minh en Saigón

– Llego el 4 a Ho Chi Minh – le dije toda contenta a Cristina
– Pero, ¿no habíamos quedado en Saigón? – me respondió preocupada

¡OMG! Ya la habíamos vuelto a cagar. Cada una llegaría a una ciudad diferente. Todo sería muy complicado y no nos volveríamos a ver NUNCA MÁS.

“Tía, tienes que cambiar el billete”. Dos días después alguien nos informó de que estábamos hablando de la misma ciudad. Y es que, Saigón era el nombre que recibió durante la época colonial francesa. Ho Chi Minh lo adquirió después, en honor al primer presidente de la república democrática de Vietnam que luchó contra los colonos y contra Estados Unidos en la guerra. De hecho, este es el hombre más importante del país. Lo reconocerás porque su cara puede verse en diferentes puntos de su homónima ciudad y en la capital, Hanói.

¿Por dónde empiezo la ruta por Vietnam?

Tráfico Ho Chi Minh

Ho Chi Minh es la ciudad perfecta para iniciar la ruta por Vietnam. Las razones son muchas:

– Es la ciudad más caótica de Vietnam
– Llegas fresco, con ganas de aventura
– Estás incluso ilusionado por saber qué te vas a encontrar
– Fliparás en cuanto llegues al centro
– Pero, ¿qué coño…?
– Sí, hay muchas motos. De hecho, es la ciudad del mundo con más motos.
– No vas a poder cruzar
– Dos horas después aún sigues en el mismo punto
– Tienes hambre, pero sigues sin moverte
– Ya han pasado trece días. Te quedan dos más de vacaciones
– No sabes cómo se lo vas a explicar a tu jefe: Ven a buscarme, o manda refuerzos
– Pierdes el empleo
– Tienes todo el tiempo del mundo para seguir en ese cruce de Ho Chi Minh
– Lloras muy fuerte
– Mueres

Visto así pensarás que es mejor empezar por el norte, al menos antes de morir te da tiempo a visitar el país… Pues no. Mucho mejor por el sur. Piensa que, si pasas la prueba de cruzar la calle en Ho Chi Minh, cualquier otro lugar del país (y del mundo), CUALQUIERA, te parecerá una broma. Tanto que, cuando estés en Hanói, te creerás invencible. “¡Ja! Mirad, ¡malditos! Mirad cómo cruzo”. ¡Genial! Ahora te propongo otro reto:

¿Serías capaz de viajar por Vietnam y no llevarte de recuerdo la quemadura de una moto?

El tatuaje vietnamita

Moto taxi, Vietnam

Aunque algunos tatuajes que parecen permanentes se borran (ejem, el que me hice en el dedo en Vietnam ya casi no existe, es una mancha. ¡Nadie me avisó que los tatoos en el dedo son mal!), hay otros que ni frontándolos con todas las plantas de aloe vera del mundo: ese es el auténtico tatuaje vietnamita. La marca de una quemadura del tubo de escape de cualquier taxista despiadado y que 13 de 10 mochileros llevaremos con nosotros el resto de la vida. ¡Fíjate muy bien dónde está situado el tubo de escape antes de subir o bajar torpemente de una moto taxi!

Viajar por Vietnam con agencia o lo hago por mi cuenta

Bus stop
Parada de bus en Mui Ne

Otra pregunta frecuente que me han hecho por IG Stories – desde que me hacéis preguntas me siento útil y amada – es si es mejor contratar los tours por agencia o hacerlo por nuestra cuenta. Bien. Vietnam está a rebosar de agencias de viajes locales. De cada 5 tiendas, 8 son agencias. Tanto en ellas, como en los propios hostels, puedes comprar absolutamente cualquier tipo de viaje por el país. Es rápido, fácil y cómodo. Ideal si no te quieres complicar la vida. No obstante, si prefieres hacerlo por libre, comprar los billetes de autobuses, ferries y realizar las excursiones sin intermediarios es relativamente sencillo. En mi caso hice un poco de todo: por libre y contratado desde alguna agencia u hostel. Por ello, os enumero las ventajas e inconvenientes de ambos casos.

Si decides moverte contratando los autobuses y excursiones desde una agencia o hostel:

– Precio más elevado que haciéndolo por tu cuenta
– Viajarás con otros mochileros
– El autobús irá a reventar
– Los extranjeros son escandalosos (seguramente tú también lo eres)
– El autobús hará menos paradas
– Cuando para lo hace en estaciones de servicios donde, aunque parece obviedad no lo es, hay servicios
– Ideal si viajas solo, ya que en el trayecto conoces a gente como tú, perdida y sin rumbo en esta vida. Podréis compartir penas y dudas existenciales.

Por tu cuenta:

– Es más económico
– Te volverás loco para saber desde qué estación sale el autobús que quieres (todas las ciudades tienen varias estaciones y dependerá del destino y compañía)
– Viajarás con locales
– Los autobuses van algo más vacíos
– Los vietnamitas no hacen ruido. Si apagan las luces del bus a las 6, ellos se ponen a dormir
– Hará mil paradas porque, como hay espacio de sobra, recogerán todos los paquetes y mercancías de gente random del camino e irán acercándola a sus destinatarios
– En ocasiones el váter es el verdial que hay al lado del arcén
– Paradas en lugares muy locales
– Eres el único guiri, así que eres el centro de atención
– “Otro guiri que se perdió”, pensarán sin sospechar que en realidad es que te has vuelto un ratilla
– Acabarás haciendo algún amigo vietnamita. Las dudas existenciales pasan a ser un intercambio cultural

Gracias a esto último me he dado cuenta de una cosa. Y es que ser mochilero es puro postureo. La mayor parte del tiempo que Cris y yo íbamos a lo tirado, a los lugares más locales y baratos, estábamos solamente rodeadas de vietnamitas. “Será que no es temporada”, dirás. Pero no, el caso es que la gente parecía sorprenderse de que hubiera dos guiris allí. Por ello, se nos acercaban, nos hablaban, se tomaban fotos con nosotras y nos invitaban a unirnos a su grupo. Como si nunca antes hubieran visto a dos blancas con unos ojos algo más abiertos que los de ellos. Tampoco mucho más.

ferry a Phuc Quoc
Ferry a Phuc Quoc

Hablan inglés

Tampoco tengas miedo de perderte, la gente de Vietnam es bastante amable y hospitalaria. Una ventaja respecto a sus vecinos es que aquí hablan mejor el inglés. Y, en el caso de que no tengan ni idea de lo que les están contando, posiblemente intentarán entenderte con mímica, irán a buscar a su cuñado al bar de enfrente para que traduzca o repetirá las dos palabras que conoce. Luego están mis favoritos: los pocos que no solo no lo hablan, sino que no quieren saber nada de ti. En serio, son MUY graciosos. Cuando te acercas parece que te estuvieran escuchando con mucha atención. Sin embargo, en cuanto abres la boca y ven que en realidad no entienden nada, entonces hacen como que no te ven. Como si por mirar para otro lado tu fueras a desaparecer. Al final acaban mirando por el rabillo del ojo para saber si sigues ahí. Tú no entiendes nada pero sí, ahí estás. Como un idiota, esperando una respuesta que no llegará nunca. Te cabreas, maldices a todos y te vas.

¡No te quiere timar nadie!

Delta del Mekong, Vietnam
Mercado flotante en Can Tho

Importante es saber también que, aunque inevitablemente creas que siempre te están timando, lo cierto es que la mayoría de ellos se acercarán para ayudarte sin ningún interés económico. Viene bien saberlo, ya que yo tenía la constante sensación de que me acabarían llevando al hotel de su primo, cobrando de más o pidiendo matrimonio.

– ¿A dónde vas? – pregunta que se repetirá durante todo tu viaje. Todos quieren saber qué planes tienes. ¿Por qué? Ni idea
– No, no taxi, thanks – Venga, hasta luego
– ¿A dónde vas?
– No, no taxi – repites mientras sigues caminando sin saber muy bien a dónde tienes que ir.
– ¿A dónde vas?
– A Hanói – gritas para que se calle
– Pues el andén está en la otra dirección, sígueme

Y así es como después de 20 minutos caminando rápido para huir de él, acabas siguiéndole hasta la puerta del bus. Él le preguntará al conductor dónde tienes que colocar tu mochila, te dirá el tiempo del trayecto, te deseará buen viaje y se irá. Satisfecho porque, aunque él es taxista y tú no necesitabas un taxi, él no quería timarte sino SOLAMENTE AYUDARTE. ¿No es maravilloso?

Nota, aunque sea un tópico: Todos son muy parecidos entre sí. Es normal no saber a quién estás siguiendo si te despistas, ni quién era el conductor de autobús o el amigo que has hecho hace 5 minutos. Creo que a ellos también les pasa con nosotros.

Lo peor de Vietnam

Vietnam también tiene cosas malas. Por ejemplo, que les trae sin cuidado su medio ambiente. Toda la basura va a al suelo. Muy triste, aunque no es lo peor de su cultura. En el top 1 está que comen perro. Sí. Todas las historias que has oído acerca de ello es verdad. Yo he visto, sin querer verlo, cómo metían a perros muy bonitos en jaulas para, posteriormente, prepararlos a la brasa. He de decir que nunca he visto cómo cargaban con un perro callejero, todas las veces que coincidió que miré a donde no debía lo que vi eran cachorros monísimos y muy bien cuidados.

Además de sentir una pena horrible, y llorar como si fueran tuyos, lo peor es que tendrás que lidiar con la sensación todo el rato de estar comiéndote uno. Eso es porque a veces te lo cuelan. Cuando no es pollo, ni cerdo, cuando tampoco es ternera y… “¡Vaya! Nunca había probado algo así, ¿qué será?” Es perro.

Los niños quieren que les enseñes inglés

IMG_2559

Aunque tu inglés sea tan lamentable que ni tú mismo lo entiendas. Esto lo explico para que no os pasé lo que a mí, que lo tuve que subir al Stories para que alguien me confirmase que el niño de 14 años que tenía enfrente no iba a atracarme, ni a violarme, sino que solo quería eso: hablar inglés. La mayor parte de las veces estos adolescentes están en lugares concurridos de turistas. Por ejemplo, en Ho Chi Minh se suelen colocar frente a la catedral de Notre Dame o en la puerta de Correos. En Hanói, sin embargo, están en el parque que rodea al lago Hoan Kiem. Allí hay millones, escondidos entre la maleza esperando a que desees un momento de relax para asaltarte:

– Perdona, ¿tienes un minuto? ¿Podemos hablar en inglés?

Y claro, ¿qué le vas a decir a un adolescente que en vez de estar drogándose en el parque o delinquiendo está preocupado de mejorar su inglés y en conocer otras culturas? Ah, y nunca es un minuto, pueden ser horas.

Les encantan los karaokes, aunque son aburridos

Si te gusta desafinar y torturar a la gente con tu voz no te emociones demasiado. Los karaokes vietnamitas son un poco rancios. Y es que, al contrario de lo que ocurre en España, donde sales a hacer el ridículo frente a un gran público variopinto tan borracho como tú, en Vietnam el karaoke es en salas privadas donde solo estáis tus amigos y tú. ¡Un coñazo! Sobre todo si esos “amigos” se reducen al colgado que has conocido en el hostel y tú.

Es un país muy barato

Sí, todo es barato: el alojamiento, el transporte, la comida (sobre todo su plato más típico: el Pho), las birras, el tabaco, la ropa (aunque está comprobado que unas zapatillas de deporte igual solo te duran un día, o medio día), etc. Todo.

Te va a encantar

Cat Ba, Vietnam
Halam Bay, en Cat Ba

Su historia es bien conocida por todos. De colonia francesa a sufrir una de las guerras más cruentas de la historia. Si la guerra de Vietnam no te dice nada, no te preocupes – bueno, un poco sí, preocúpate, debería de sonarte – podrás empaparte de ella en la mayor parte de los museos del país. Las secuelas de la larga contienda aún son evidentes: personas con severas deformaciones debido a los gases naranjas usados por los norteamericanos, y minas anti personas repartidas por el territorio rural. Desde el final de la guerra de Vietnam y hasta el año 2002 murieron más de 42.000 personas.

No obstante, a pesar de la crudeza de su pasado, Vietnam es un país amable. Alegre. Con muchas diferencias entre el sur y el norte (en Sapa no se consideran vietnamitas, por eso no los verás llevar el tradicional sombrero), una rica gastronomía, ciudades desarrolladas, pueblos llenos de encanto, maravillas declaradas patrimonio de la humanidad y una gente a la amarás mucho. Los vietnamitas son extremadamente adorables.

Periodista digital especializada en viajes

No Comments

  1. ¡Hola Laura! ¡Me ha encantado este post! Me ha hecho mucha gracia todo 🙂 Nunca he estado en Vietnam, aunque me da curiosidad por su historia y sus paisajes, pero la verdad es que me has dado ganas de ir. ¡Un saludo!

  2. Muchas gracias, Isabel. Vietnam fue uno de mis favoritos del Sudeste Asiático. Sobre todo porque, además de ser precioso y tener mucha historia, es muy fácil viajar por él y la gente es increíble 🙂

    Gracias por tu comentario.

    Un besin

  3. Saludos..! en su momento me encontré en el lugar de isabel nunca había estado en este lado del Sudeste Asiático tuve la oportunidad de realizar uno de mis primeros Viajes a Vietnam a principio de este año la verdad que sin duda Laura su gente es increíblemente admirable, un destino lleno de exotismo, espiritualidad, historia, naturaleza, cultura,la bahía de Halong con sus infinitos arrozales y calles de agua.
    Sin duda un país de sonrisas. 😉 Te recomendaría que cuando tengas la oportunidad no lo dudes y aprovéchalo al máximo 😉

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: