Bloggersario: 6 años de dramas (¿O eran alegrías?)

Tarta Meridiano 180
  • Mamá, tenemos que hacer una tarta.
  • ¿Qué celebramos?
  • Mi aniversario
  • ¿Qué dices, nena? Pero si es en septiembre.
  • No, el de mi blog
  • ¿Qué blog y qué niño muerto?

En mi familia somos muy de celebrar. Cuando era pequeña mi madre solía hacer una tarta y nos sentábamos alrededor de una minúscula mesa para cantarle el cumpleaños feliz al Nenuco, la Barbie o incluso a los Playmobil. Teníamos la habitación repleta de muñecos, así que esta escena solía repetirse con asiduidad. Nosotros no veíamos nada raro en ello, hasta que éstos fueron metidos en una caja de cartón y trasladados al sótano. Hoy la tradición ha vuelto a la mesa. Lo lógico hubiera sido para celebrar el cumpleaños de algún nieto, pero mis padres lo que tienen es una hija con un blog de viajes. Qué se le va a hacer.

toystoryte copy

Aunque, cuando lo único que tienes en la vida es esto, éste acaba siendo como un bebé: hay que alimentarlo, cuidarlo, ponerlo guapo y habrá muchas noches en vela. Como al Tamagochi. Todo eso no me lo explicó Javier, mi ex jefe responsable de crearme nuevas preocupaciones aquel 15 de julio de 2009. Y me acuerdo de la fecha porque yo estaba en el FIB, un poco ciega, cuando me llamó: “Dime un nombre”, “Meridiano 180”, “No me gusta, Laura”, “Meridiano 180” (bucle). Él aún no sabía que yo era muy terca. A la vuelta a la oficina mi hijo ya había nacido. Y ahora, ¿qué hago yo con esto? DRAMA. El primer post salió el 29 de julio de 2009 y, aunque es una basura, no podía ser sobre otra cosa que Londres y los Beatles <3.

Todo lo que no me contaron sobre tener un blog

Aunque en aquella época ya existían cientos de ellos, aún no conocía a nadie que me advirtiese que a partir de ese momento:

Dramas de una blogger

Renunciarías al tiempo libre en general. Que ese hueco que encontrabas para ver la tele, arreglarte, pasarlo bien y vivir sería suplantado por búsquedas en Google de cómo se pone un plugin, cómo cambiar la plantilla, qué es el HTML, etc. Esa es la razón por la que tú, a tus 30 años, posiblemente ya tengas una familia y yo no. He estado muy ocupada en cosas súper importantes, como puedes ver.

Las ojeras aparecerían en tu vida. Noches en vela intentando dar forma a ese post sobre tus vacaciones en Roma que, al no ser Audrey Hepburn, a nadie le interesaba lo más mínimo.

Te vendrías abajo porque tus fotografías de entonces eran una basura (y lo siguen siendo). Y, sin haber reparado en que igual el problema eras tú y no tú cámara, tu próximo sueldo se iría en una reflex que no sabrías utilizar y que la mayoría de las fotos serían tomadas en modo automático.

Que te deprimirías cuando descubrieses el Analytics y vieras que no entraba nadie a tu blog en días, semanas, incluso meses.

Tendrías que adentrarte en el fascinante mundo del SEO, hacer copias de seguridad, saber lo que es un servidor, cuál es tu hosting, acordarte de renovar tu dominio. Que harías un máster de forma autodidacta. Y que te sentirías impotente, con muchas ganas de llorar y de acabar con tu vida porque no, nada de eso tenía mucho sentido.

Y ese día llega. El día en el que lloras, no el que aprendes a controlarlo todo, claro. En mi caso fue el año pasado, cuando todo Asturias decidió leer el post sobre curiosidades de Asturias y tuvo más visitas de las que mi servidor pudo aguantar (además de muchas críticas e insultos). El blog desapareció, como otras tantas veces.

LLORAR MUY FUERTE

Aquí es cuando entran en escena esos amigos que desearían no haberte conocido nunca. Uno de mis pilares básicos es Màrius. A quién una vez más volvía a molestar. “Mi blog se ha ido y no se a dónde” – “ Calma, ¿hiciste copia de seguridad? No encuentro el contenido, tengo miedo que se haya borrado todo”. Mi blog me había vuelto a abandonar “Dios mío, ¡ya no me quiere!” En ese momento comprendí que si había algo peor que tu novio te dejase, era que lo hiciera tu blog. Y allí estaba yo, sentada en un autobús y llorando muy fuerte: había perdido los últimos cinco años de mi vida y en esos momentos también la dignidad. Por suerte, dos días después lo recuperamos (la dignidad no). ¡Gracias Màrius!

Aunque él no es el único que sufrió y aún sufre mis histerias. También está Dani: “Dani, no me funciona esto. Dani, quiero cambiar aquello. Dani, cómo hago esto otro… Dani, ¡no sirvo para nada!”- “Todo eso está en el manual que te regalé, ¿te lo has leído?”. Noooo, maldito manual de cien mil páginas en inglés con códigos inteligibles. Sólo quería quemarlo. Con lo que él no contaba es que por muy lejos que se fuera, mi blog y mis problemas siempre le acompañarían. ¡Gracias por tu paciencia!

Pero, ¡qué mierda! Estoy aquí para celebrar, no todo es un drama. Este blog también me ha traído muchas cosas buenas como… Como esa vez que alguien te deja un comentario y no eres tú mismo, o nadie de tu familia. Los primeros likes de alguien desconocido (tus amigos no cuentan, sólo lo hacen porque te quieren, no porque les interese lo más mínimo lo que haces). También cuando abres ese Analytics del terror y te encuentras con que hay alguien en tu sitio, aunque venga de China y sea por error. O esa primera llamada: “Queremos invitarte a formar parte de nuestro próximo blogtrip”. Saltos y saltos de alegría.

“Siiiii, soy la pera limonera. ¡Me voy a Cuenca! Espera, ¿por qué me habrán invitado a mí? Si mi blog no tiene números. Aiss ¡Diooos mío! ¿Y si no doy la talla? ¡Quiero llorar!” Y venga otra vez el drama.

O cuando suena el teléfono porque alguien quiere hacerte una entrevista. “¿A mí? ¿Por qué?” Como periodista confirmo que tengo cero de interés para el público. No vivo del blog, no he creado ningún producto revolucionario ni soy nadie, oiga. ¡Pero gracias a todos y cada uno de los que me habéis visto interesante! (Ojalá funcionase así con los hombres. ¿Eh, chicos?).

Tarta Meridiano 180

Soplo velas también por los encuentros con otros bloggers. Esos viajes del TBM en que llegas como si fuera el primer día de clase en un instituto nuevo: como un pinín. La diferencia es que a los 10 minutos ya estás abrazando y queriendo muy fuerte a personas que no habías visto en tu vida pero que tienen más cosas en común contigo que cualquiera de tus amigos. ¡Por fin! “Hooola raponchii” (shhh, en el mundo blogger nadie se conoce por el nombre. ¿Raros? ¿Quiénes?) Y a partir de entonces es un no poder parar de verlos: que si Fitur, otro TBM, el BTravel, presentaciones y, ¡oye! Hasta un Barcelona Travel Bloggers para que así, los que estamos aquí, podamos vernos casi todos los días. Y así fue. El 2014 lo recuerdo como un eterno vermut de gente que había viajado por todo el mundo y que el resto del tiempo lo pasaba en vela luchando contra los plugins. Decenas de personas separadas al nacer que se habían reencontrado para comentar sus vacaciones en Tuvalu.

Sin embargo, si este chiringuito sigue abierto a pesar de no recaudar un duro es gracias a ti. A todos aquellos que me escribís para que os ayude con vuestras vacaciones, como si yo tuviera una agencia de viajes (No tenéis ni idea de a lo que me dedico, ¿verdad? Mis padres tampoco); o los que me dejan mensajes de amor. Vale, esto último es mentira, pero estaría guay. Lo más parecido fue un “he conocido a una chica que lee tu blog. De hecho, ¡no sabía que tenías un blog!” (basado en hechos reales) Gracias, amigos míos.

Conclusión, que ya llevo tres páginas y no quiero que nadie se suicide: MIL GRACIAS. Son seis años (podía haber celebrado el primero, o los 5. Pero no, soy una mala virgo y lo hago a los 6) de dedicación, esfuerzo y muchas frustraciones pero también han sido los más gratificantes de mi vida. No todo es el dinero en esta vida. Para llegar a donde uno quiere hay que hacer enormes sacrificios. Por ello, mi siguiente post será desde el cajero. Ya tengo localizado uno en Sants donde el banquero me soltó un “¿Blogger de viajes? Qué guay, ¿no? Tienes que tener una vida apasionante”. “Mire ahí, ¿está usted viendo mi cuenta? ¿De verdad le parece apasionante? Estoy por venirme a vivir aquí”. Al ver la pantalla se le quitó la sonrisa.

Periodista digital especializada en viajes

13 Comments

  1. Felicidades Laura!! Yo estoy en la primera fase , la del drama, la de ir con ojeras a trabajar.. Pero sarna a gusto no pica! El ir mejorando poco a poco me anima a seguir. Si te sirve de consuelo, todavía no sé que coño es un plugging y estuve hasta abril con un árbol de Navidad de fondo de pantalla

  2. No sé si alguien nos llegará a entender algún día, pero doy gracias de formar parte de este círculo vicioso en el que nos hemos encontrado 🙂 (doy fe que es muy dramática ella… si yo os contara!!! jajaja) Zorionak!!!

  3. Joder que bonito Laura!!! Me encanta tu madre, tus fiestas de cumpleaños múltiples y tus dramas que a veces también son los mios. Un fuerte abrazo y muchos años mas de dramas de una viajera 😉

  4. Jajajjaa me encanta el post, me encantas tu y me encanta tu blog mi rubia guapa!!!! Muchísimas felicidades!!!!! Que pasada… 6 años ya! Eres toda una veterana ya! Jeje un besado y sigue mimando a este pequeñín!

  5. jajajja no he podido parar de reir en todo el post!!! Genial!! Y muy identificada en algunas partes, yo también sufro de dramas blogueriles y mi novio piensa que estoy loca jajajaj

    Muchísimas felicidades y enhorabuena no solo por el blog sino por esa pedazo tarta! 😉

    Un besazo

  6. Waww, ¡Muchísimas gracias chicas!!! Sois un amor!! Pilar, paciencia. El drama te acompañará siempre pero hay muchos momentos de satisfacción y mucha gente increíble 🙂

    No, Miryam, nadie nos entenderá nunca. Menos mal que somos muchos, consuelo de tontos. Y NO soy tan dramas en la vida real!

    Gracias, Vero, por tus palabras. Me alegro mucho que te haya gustado 🙂

    Arian, gracias al blog te conocí, asi que tengo mucho que agradecerle, porque eres genial y tengo muchísimas ganas de volver a viajar contigo!!!

    jajajaja Al menos el tuyo aguanta, Gracia. Aunque ya me imagino vuestro viaje, tiene que estar flipando porque ahí es donde sale nuestra vena bloguera XD

    Mil gracias, chicas!

  7. Madre mía pero cuanta razón!!! Yo solo llevo 1 año con el blog pero ya me he sentido identificada 100% con este post. Incluso a veces he dejado de quedar con amigos para dedicarme al blog (qué triste jaja).
    Ahora estoy con cambio de diseño… La que me espera!!

    Un saludo y feliz cumpleblog!!

  8. Felíz bloggersario de viajes!!…me siento identificado en varias cosas y creo que la escena del cajero podría ser una página de un Comic sin dudarlo. El blog es un trabajo a largo plazo donde las satisfacciones llegan en cuotas de cariño de los lectores y quien sabe de a poquito en Euros. Nada mas lindo que un desconocido te lea, apreciado momento. En Santa Cruz de Tenerife tenemos montada la oficina del blog con un espacio disponible para vos. Cuando quieras ya sabés. Saludos Raponchii

  9. Felicidades Raponchii!!! jajaj me encantan este tipo de entradas. Nosotros que recién empezamos con el blog nos sentimos muy identificados con lo que cuentas.

    soy fan absoluta de tus dibujos,ya te lo dije hace poco, pero lo vuelvo a repetir!!!.

    Encantada de formar parte de tu mundo viajero y de coincidir en este loco mundo de los bloggers, por cierto, en mi familia nadie entiendo que es eso…

    Un abrazo y felizcumpleblog!

  10. jajajaja Prepárate Irene, el cambio de diseño es LO PEOR! Yo no lo cambio porque la última vez estuve una semana enganchada y sin dormir. jejeje Lo de la vida social, muy real.

    ¡Muchas gracias Edgardo!! Por mí me iría mañana mismo, ya lo sabes. ¡Estoy deseando veros!!! Anotaré lo del banco para próximo drama 😉 ¡Muaaakk!!

    Mil gracias Eva, cómo me alegro que te gusten. Sí, ya sabes bien todo lo que hay detrás. Lleváis poco pero no habéis parado 😉 Igualmente, encantada de que nos hayan unido los blogs y bcnTB. ¡Un besazo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: