Norte-Paso de Calais, razones para amar el norte de Francia

Plaza de Arrás, Norte Paso de Calais

Como en todo norte se come bien, la temperatura es ideal, se bebe mucho y la gente es maja. Pero aún hay más.

Plaza de Arrás, Norte Paso de Calais

Norte-Paso de Calais sería uno de los lugares menos sonados de Francia sino fuera por varios factores: Uno, aquí es donde está el Eurotúnel que llega hasta Inglaterra; y dos, hay una película francesa que hizo que nos enamorásemos de él antes incluso de haberlo pisado. ¡Bienvenidos al norte! Una especie de Ocho apellidos vascos (la francesa es anterior) que saca a relucir los estereotipos y prejuicios infundados por los sureños. Si aún no la habéis visto, no se a qué estáis esperando (risas aseguradas); sin querer espoilear a nadie diré que el protagonista y su mujer sueñan con vivir en La Costa Azul pero que, como castigo, él es enviado a vivir al norte, más concretamente a Paso de Calais. Después de haber estado varias veces en el sur: en Niza, Cannes y alrededores, sólo puedo decir que el norte de Francia le supera con creces. Ya está, lo he dicho.

Razones para viajar a Norte-Paso de Calais

Lille, Norte Paso de Calais

Está cerca de todo

Norte Paso de Calais es la región más septentrional de Francia, más arriba sólo hay agua. Hace frontera con Bélgica y antiguamente era parte de los Países Bajos del sur y de los Países Bajos españoles. Aunque observándola en el mapa nos puede parecer muy lejos, lo cierto es que su capital, Lille, está muy cerca de todo. A sólo dos horas y media está París, a menos de una hora y media Bruselas, y a algo menos de cuatro, Londres. De hecho, muchos franceses viven en Lille porque la calidad de vida es más barata, pero se desplazan diariamente a alguna de estas ciudades donde trabajan. Si lo hacen es por algo…

Norte Paso de Calais, comida

Porque se vive (y se come y bebe) bien

En comparación con los altos precios de París, o de zonas mucho más turísticas como la afamada Costa Azul, los de Norte Paso de Calais se parecen bastante a los españoles. Los menús los hay desde los 9-10 euros (vale, precios barceloneses. Desde que vivo en Barcelona todo me parece barato). Tanto su cocina como su arquitectura tiene influencias flamencas, por lo que podrás comer patatas fritas hasta hincharte. Las populares friteries, igual que Momo, las encontrarás por todos los pueblos del norte.

Plaza de Arrás, Norte Paso de Calais

Tiene un montón de historia

En Lille nació Charles de Gaulle y en Arrás Robespierre. Con la Revolución industrial, Lille se convirtió en la mayor industria de Francia. Sobre todo en el sector textil, que abastecía a todo el mundo; en la metalurgía y en el ferroviario. Aunque no toda su historia es igual de bonita. Durante la Gran Guerra, la Línea Hinderburg delimitada por el ejército alemán para ubicar allí sus trincheras dividió en dos la región dejando, a lo largo de los cuatro años, más de 580.000 soldados muertos. Sus nombres, junto con sus nacionalidades y religión hoy están inscritos en el cementerio de Notre Dame de Lorette. Este lugar forma parte de las rutas Remembrance Trails que, un siglo después, recorre los escenarios principales de la guerra en el norte de Francia haciendo parada en museos, memoriales, cementerios y los lugares claves del conflicto. De esta cruenta historia se pueden observar los cientos de búnkeres que salpican la costa, algunos de ellos reconvertidos en casas, como este de Audresselles.

Casa búnker de la Gran Guerra en Audesselles, Norte Paso de Calais

Mezcla diferentes tipos de arquitectura

Muchas de las ciudades del Norte de Paso de Calais fueron bombardeadas, como es el caso de Lille o Arrás, que sufrieron daños importantes. La necesidad de reconstruirlas tras la Gran Guerra hizo que actualmente tengan fuertes contrastes arquitectónicos sin lograr perder la armonía de la ciudad. Las grandes plazas fueron levantadas tal y como lucían antiguamente, mezcladas con estilos barrocos y con el Renacimiento del flamenco. También destaca el Art Deco y algunos edificios modernistas.

Búker museo en Norte Paso de Calais

Desprende arte

Todo el Norte de Paso de Calais cuenta con un montón de museos, pero es que 43 de ellos tienen el distintivo del Musée de France, por lo que lo sitúa en la segunda región con este reconocimiento después de París. Muchos de ellos son de pinturas o esculturas, aunque también los hay tan originales como el de La Piscine, unos antiguos baños donde hoy se explica y se rinde homenaje a su industria textil. Cerca de la costa, como ya comenté anteriormente, también se puede conocer la historia de la Gran Guerra dentro de un búnker; o pasear por los subterráneos de Arrás.

Lille, Norte Paso de Calais

Tiene ambiente joven y universitario

Lille es ciudad universitaria, por lo que la ciudad está llena de vida. Las calles están a rebosar de terrazas, grandes grupos de amigos beben cerveza y hay gente por todos lados hasta bien entrada la noche. ¡Ah! Una cosa, aquí no se bebe tanto vino. Ellos tienen sus propias cervezas artesanales. Las más famosas son las de 2 caps (que no 2 cups, arggg). Significa dos cabos. Y esto nos lleva al siguiente punto.

La costa está prácticamente vacía

Costa de Ópalo, Norte Paso de Calais

playa Cap Blanc Nez, Note Paso de Calais

Lo bueno del norte es que nunca hace suficiente calor como para que la gente disfrute amontonándose en la arena. No. En este tipo de sitios la gente también va a la playa en verano, claro, pero no en masa. Incluso en sus cabos, uno de los principales atractivos del país, estarás prácticamente solo. Estos dos son: Cap Blanc Nez y Cap Gris Nez, dos maravillas naturales rodeados de arena blanca (o gris) donde la gente suele ir a practicar deportes como el kitesurf, windsurf o surf.

2 Caps, Norte Paso de Calais

Estos dos cabos se convirtieron en lugares estratégicos durante la Segunda Guerra Mundial. Justo detrás del Cap Gris Nez se situaba el Hellfire Corner donde, en 1942, había cuatro cañones con los que se disparaba a Inglaterra; por su parte, cerca de Dover también había cañones que disparaban a esta zona. Se dice que este lugar vivió más de 2.200 cañonazos, de ahí a su nombre. Además, en 1944, después del Desembarco, esta zona fue fuertemente bombardeada por las fuerzas aéreas francesas que lanzaron más de 6.000 bombas para acabar con la ocupación del enemigo. Esto definió el terreno, convirtiéndolo en un vasto desierto lunar con cráteres. Aunque hoy en día la mayor parte de la zona está recuperada, todavía se pueden ver marcas de aquella época. En 2011 fue declarado Grand Site de France por su rica historia y, desde 2008, cuenta con accesos públicos para ver los lugares bélicos sin estropear el entorno.

Costa de Ópalo, Norte Paso de Calais

El paseo de la playa de Wimereux nos transporta a otro siglo

La mayor parte de los veraneantes de Wimereux son de Lille, tienen allí su segunda residencia. Su paseo marítimo tiene ese encanto especial que es capaz de transportarnos a otra época. A aquella en la que en nuestras playas aún había casetas para cambiarse. Bien, aquí no sólo las siguen manteniendo, sino que en los días de sol sacan sus mesas, sillas y neveras y las colocan justo enfrente de ellas para jugar a las cartas, beber su cerveza artesanal o tomar el sol. En algunas partes del paseo hay hasta dos hileras de ellas. Muchas pintadas y decoradas.

Wimereux, Norte Paso de Calais

Boulogne Sur de Mer cuenta con el mejor pescado, y el puerto más importante de Francia

En Audesselles sólo queda un pescador autónomo, el resto han acabado trabajando en Boulogne Sur de Mer, donde se ubica el puerto más importante del país y la industria de pescado más grande de Francia. De él os hablaré en otro post, aquí sólo me centraré en esta otra ciudad de veraneo que, no sólo es el mejor lugar para comer pescado, sino que su casco antiguo es uno de los más bonitos de Norte-Paso de Calais. Aunque su puerto está repleto de piscifactorías y embarcaciones de pesca, en la parte alta Boulogne esconde entre sus antiguas murallas los restos de un castillo, la iglesia Notre Dame (sí, allí todas las iglesias se llaman igual), la plaza del Ayuntamiento, con la torre, y un montón de pequeñas calles pedregosas. Uno de los lugares más bonitos de la costa donde muchos de los franceses acuden a su gran playa y a practicar algunos deportes como el carro a vela. ¡Siguiente punto!

Boulogne Sur Mes, Norte Paso de Calais

Tienen un deporte que se practica sentados

El carro a vela es genial. Se practica sentado, cómodamente en un triciclo. Para que no pases frío con el viento, o por si te mojas, en la mayoría de los casos te prestan un traje. También un casco, por si te das con la botavara. El coche se mueve con el viento, mientras con las cuerdas vas moviendo la vela. ¡Ojo! Parece fácil, pero no lo es. Para poder moverte deberás saber desde dónde sopla el viento. Sino, lo más posible es que te encalles en la arena, tal y como me pasó a mí mil veces.

Carro a vela, norte Paso de Calais

Victor Hugo se inspiró en el Norte de Francia para escribir Los Miserables

Fíjate si es bonito el norte de Francia que Víctor Hugo sólo estuvo paseando por Montreuil Sur Mer y le gustó tanto que le valió para escribir su afama novela Les Misérables. En agradecimiento, todos los veranos el pueblo hace una representación de la obra en la que participan casi todos sus habitantes. Como apunte, Montreuil Sur Mer fue escogido recientemente como el segundo pueblo más bonito de Francia. El primero fue Rochefort-en-Terre (Morbihan), en la Bretaña francesa. ¡Vive le nord!

Montreuil Sur Mer, Norte Paso de Calais

La gente es muy maja

La gente del norte siempre ha tenido fama de fría. Para frío el clima. En general, en todos los nortes hay gente encantadora, aquí también. El único problema el idioma porque, aunque yo no hablo nada de francés, los que sí lo hablaban no lograban entenderse bien. Aquí igual sí que hay alguna similitud con ¡Bienvenidos al norte! Aunque yo no he podido comprobarlo. A mí me suena todo igual.

Agradecimientos a Agathe por su hospitalidad y por habernos enseñado su tierra con tanto cariño. También a Laetitia, de la oficina de turismo Francia, que me dio la oportunidad de poder conocer este trocito de su país que tanto me ha gustado.

Periodista digital especializada en viajes

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: