Ruta por los castillos de Jaén que hicieron historia

Castillos de Santa Catalina, Jaén

Es la región de Europa con mayor número de castillos. También de olivos.

Castillos de Santa Catalina, Jaén

Esta no es una historia de princesas. Aquí nadie tenía narcolepsia. Tampoco de tronos, pues el único existente ya estaba repartido. En esta historia hay sangre, odio y asedios. Hay luchas por controlar un territorio que ambos creían que les pertenecía. La derrota se llevó más que el honor. Culminó con el fin de Al-Andalus, con la expropiación de un conjunto de castillos y fortalezas levantadas por los musulmanes y que los cristianos hicieron todo lo posible por conquistarlas reconquistarlas. Jaén, ese trozo de Andalucía que tan poco ruido hace y en el que, sin embargo, se vivió uno de los capítulos más vitoreados de la historia de España: La Reconquista.

Los co-protagonistas. No importa el nombre, ni su origen. Las consecuencias sólo las vivieron ellos. Las victorias, sin embargo, es mérito de los de arriba.

Ruta por los castillos de jaén

El escenario: un inmenso mar de olivos. La seña de identidad de Jaén y que sus habitantes se han atrevido a ponerle número, ¡qué paciencia! 60 millones de olivares que han convertido a Jaén en el mayor exportador de aceite del mundo. Hoy, una vía verde nos permite recorrer sus campos, almazaras (como se conocen allí sus fábricas), castillos o cortijos. Aunque si queréis saber más sobre el oleoturismo y su popular oro líquido, os enlazo al artículo que hice sobre ello en la Traveler.

Aquí hablaremos de los castillos de Jaén. Esas fortificaciones que se erigen en sus campos y que están dentro de la Ruta de castillos y batallas. Y, aunque son muchos los que se pueden visitar: el castillo del Trovador Macías, en Arjonilla; el Calatravo, en Lopera; la torre de Boabdill, en Porcuna; o el de Baños de la Encina, entre otros, en este post sólo están los tres que tuve la oportunidad de conocer en mi viaje a Jaén.

Fortaleza de La Mota, Alcalá la Real

Castillo de La Mota, Jaén

A lo alto de la pequeña ciudad de Alcalá la Real se erige una de las fortalezas más importantes de la historia de la Reconquista: La Mota. Uno de los sistemas defensivos más complejos de Al-Andalus fundado por los árabes y conquistado por las tropas cristianas después de la batalla de Navas de Tolosa, en 1212. La razón de su importancia es que a los cristianos les ayudaría a avanzar hacia Granada y tomar el control.

Después de pasar de mano en mano, finalmente fue Alfonso XI quien acabó conquistando la fortaleza y extendiendo su terreno contra el reino nazarí. Aunque aquí no hubo ninguna batalla. La táctica de las tropas españolas fue sitiar la ciudad y esperar a que los árabes se muriesen de sed. Para suerte de estos últimos, en los túneles y galerías había algunos pozos. Lo que les llevó a la derrota fue el hambre. En ese momento es cuando Alcalá la Real se convierte en un lugar clave para la conquista de Granada. Era la última frontera, un lugar próspero donde había contrabando, riquezas, drogas, trata de esclavos y cierta delincuencia.

Castillo de La Mota, Jaén

En ese época se realizaron algunos cambios. Se construyeron una red de túneles de 120 metros de longitud que hoy sirven como uno de los accesos y que, en ellos, se situaban las antiguas casas cuevas (hubo gente viviendo en aquellos recovecos). También se levantaron algunos edificios importantes como la torre de la Cárcel o la iglesia Abacial. Con la conquista de Granada, sin embargo, La Mota fue abandonada. Por ello, durante la guerra de la Independencia, el ejército de Napoleón no tuvo grandes dificultades para hacerse con ella hasta que un incendio redujo una gran parte en cenizas y volvió a ser olvidada.

Cementerio

Las ruinas de la iglesia Abacial fueron utilizadas como cementerio hasta 1950, momento en el que tiene lugar el último enterramiento. Hoy, las marcas de los nichos se pueden ver en el suelo y en las paredes restauradas donde, además, un vídeo explica cómo era la vida en aquella época en la última frontera.

Dónde beber un vino azul (sí, azul): El Lagar de los Vinos

Dónde comer en Alcalá la Real: El Rincón de Pepe

Castillo de Alcaudete

jaen_castillo_alcaudete
La Orden del retraso. Con Miyam del blog A donde quiera que vaya

También llamado como el castillo de Calatrava, por haber sido ocupado por la Orden de Calatrava, Alcaudete es una de las visitas más divertidas de la Ruta de castillos y batallas. Esto es gracias a la compañía de teatro que se encuentra en diferentes estancias y que van interpretando cómo era la vida en él durante la Edad Media.

Castillo Alcaudete, Jaén

Castillo Alcaudete, Jaén

El castillo de Alcaudete también fue levantado por los árabes durante su dominio de Al-Andalus. Los cristianos no lograron conquistarlo hasta el sigo XIII, momento en el que pasó a ser un importante bastión de defensa en la frontera occidental del reino de Jaén con el nazarí.

Castillo Alcaudete boda

En él destacan la torre del Homenaje, una de las torres medievales más altas de España que hoy se puede visitar con el centro de interpretación, quienes explican la evolución de la fortaleza y te hacen partícipe de la historia (arriba en la imagen, la boda inesperada de José Luis).

Dónde comer o dormir por el camino: Apartamentos Vía Verde del Aceite. Se sitúa dentro de la Ruta del aceite, ideal para los amantes del oleoturismo.

Castillo de Santa Catalina

Castillos de Santa Catalina, Jaén

Situado en lo alto de la ciudad de Jaén, el castillo de Santa Catalina es una de las paradas imprescindibles de la Ruta de castillos y batallas. Originariamente era una enorme alcazaba levantada por los musulmanes, aunque con la conquista de Jaén, en el siglo XIII pasó a albergar el castillo de Abrehuy, el Alcázar viejo, donde hoy se encuentra el Parador Nacional de Turismo, y el Alcázar nuevo.

Castillos de Santa Catalina, Jaén

Durante la guerra de la Independencia, el castillo de Santa Catalina también fue ocupado por las tropas napoleónicas, aunque aquí fue donde levantaron su cuartel general. El Alcázar nuevo se convirtió en la zona de alto mando. En el patio de armas superior se construyó un hospital, las caballerizas y una mazmorra. Estas obras indignaron a la población de Jaén, ya que para su construcción se usaron piedras de iglesias y se subieron los impuestos de los ciudadanos. https://real6.ch/sex-in-zurich/

Castillos de Santa Catalina, Jaén

Una vez los franceses fueron expulsados, el hospital fue acondicionado como cárcel y en ella se encerraron a algunos prisioneros durante la guerra civil española.

Dónde comer en Santa Catalina: Parador de Jaén

¿Y en Jaén? La Loggia

Aunque todos los castillos de la ruta cuentan con paneles donde se explica la historia del lugar, en nuestro caso la ruta la hicimos con Cláritas Turismo. Kevin, uno de sus guías e historiador, fue quien nos llevó a cada uno de ellos y nos explicó todo lo necesario para comprender Jaén, Al-Andalus y la Reconquista de España.

Castillo Santa Catalina

Agradecimientos especiales a José Luis de Adictos a los viajes, el blogger de viajes de Villacarrillo que se ha convertido en el mejor embajador de Jaén, por enseñarme su tierra con tanta pasión. También a la Diputación de Jaén, por invitarme a formar parte de este viaje.

Periodista digital especializada en viajes

1 Comment

  1. Estos son los castillos que marcaron la historia de Jaén? Vuelve a darte una vuelta por Jaén que de los 80 castillos que tenemos …

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: