5 actividades de aventura para hacer en Ferrol

Ferrol parapente

La excusa perfecta para levantarte de la toalla

Parapente Ferrol

Que sí, que tumbarse a no hacer nada está muy bien. Nuestra imagen idílica de las vacaciones: playa, sol, alguna visita al agua y espatarrarse en la arena. Todo eso es perfecto, sobre todo después de ver cómo son las playas de Ferrol (¿Cómo? ¿Todavía no las has visto? ¡Pincha sin miedo!).

Pero cuando tu única actividad del día son los paseos de una punta a otra, parece que al final falta algo. ¡Exacto! Eres un señor de 80 años. Tus vacaciones carecen de emoción y, claro, a ver de qué te vas a quejar luego en tu vuelta a la oficina. 

En Ferrol, la mejor manera de aprovechar el viaje y su paisaje es a través del turismo activo. Un término que, si bien en los últimos años está en auge, trata de aunar actividades de toda la vida con algunas quizá un poco más arriesgada para que el local o viajero puedan exprimir al máximo todos sus medios: tierra, aire y mar. Aquí os expongo algunas ideas sobre qué hacer en Ferrol que tuve la oportunidad de realizar en mi viaje con Turismo de Ferrol y que me han permitido vivir el lugar de una forma diferente (y llegar de mis vacaciones como Dios manda, suplicando más días).

Qué hacer en Ferrol

Parapente: Ferrol desde el aire

Ferrol parapente

No hay nada como subir a un parapente por primera vez. Los nervios de “¿Y si el ala no se levanta?”, “¿Hay que dejarse caer por el precipicio?”, “¿Y si se para el aire de repente?”, “¿Y yo por qué estoy haciendo esto?”. Miedos que todos hemos tenido y que, una vez en el aire se desvanecen junto con el punto de partida. Y es que, aunque a los que tenemos pánico a volar nos puede causar cierto resquemor, lo cierto es que no tiene nada que ver con lo experimentado en un avión, avioneta o helicóptero. La sensación de estar flotando en el aire es increíble.

Ferrol es el lugar idóneo para vivir tu primer vuelo en parapente, o repetir como fue mi caso. Desde el aire tu vista podrá abarcar toda la costa de Ferrolterra. Disfrutar de otra visión de sus playas, cabos, pueblos y montañas. Nosotros lo hicimos con Parapentelandia y volamos con Diego, un excelente piloto conocido por ser uno de los que cuentan con más experiencia de la zona. Una vez cojas confianza, pídele que te haga alguna pirueta. La adrenalina que genera es increíble.

Submarinismo: Vieiras vs estrellas de mar

Aquí la pregunta más común es la misma que en la cornisa cantábrica: ¿Pero se ve algo? Sí, tienes que probarlo. Si has viajado medio mundo y te has sumergido en las aguas coralinas del Pacífico, el Caribe o el Índico es normal que tengas cierto recelo, olvídate de las comparaciones. Incluso si tu inmersión ha sido en el Mediterráneo. Sin embargo, que la costa de Ferrol tenga el agua batida, que la visibilidad no sea del todo buena y que en sus profundidades no haya anémonas no significa que no te vaya a gustar. Aquí disfrutarás de otras cosas que no encontrarás en otros mares. Por ejemplo, la batalla a muerte entre una estrella de mar y una vieira. Vale, a muerte igual es un poco exagerado. No sabemos si enfadada o con mucho miedo, la viera huyó escopetada. Ver al marisco en acción en su propio hábitat mola.

Nuestra inmersión la hicimos con Kike Ocampo y su empresa de Buceo Ferrol. Él nos llevó a sumergirnos a una de las zonas más bonitas de la ría, frente al castillo de San Felipe donde, además de las vieiras y las estrellas de mar, también pudimos ver sepias.

Navegar: En barco por las Rías Altas

Castillo de San Felipe, Ferrol

Debido a su ubicación y a su puerto natural, la ría de Ferrol fue durante muchos años el lugar donde se ubicaba el arsenal militar nacional. Era un lugar fácil de defender y en él se levantaron algunas fortalezas importantes como el castillo de San Felipe, que impedía la entrada de los buques del enemigo; La Palma y San Martín, que sirvieron de apoyo. Actualmente, estás tres fortalezas aún siguen en pie y la mejor manera de fotografiarlas, o conocer su historia, es a través de un viaje en barco por la ría.

Surf: Las olas están para cogerlas

Si por algo se caracteriza la costa de Ferrolterra, además de por el color esmeralda de su agua, es por sus olas. La calidad de estas y su abundancia hace que cada año sus playas se llenen de surferos de todo el mundo. De hecho, en Doniños, la playa donde mis compañeros tuvieron la oportunidad de iniciarse a este deporte con los chicos de The Camp, es donde se celebra el Campeonato de España de surf (finales de junio y principios de julio).

Una buena alternativa para aprovechar el Atlántico, o para disfrutar de la playa en los días nublados. No importa que no tengas ni idea, con un curso de un día seguro que lograrás ponerte de pie. Si yo casi lo logré es que no puede ser muy complicado.

Ruta en bicicleta: Explorando lo mejor de su naturaleza

Ferrol no son sólo playas. También son bosques, montañas y valles. La mejor manera de recorrerlo, disfrutar de su vegetación y del entorno, es en bicicleta. En la app de la oficina de turismo Visit Ferrol se pueden conocer varias de sus rutas. Algunas de ellas por la costa y otras por el interior, de mayor o de menor dificultad. A nosotros, afortunadamente para mí, nos llevaron a conocer el valle de Esmelle, un lugar de frondosos bosques que baja hasta su homónima playa y cuyo recorrido es de los más fáciles. Lo hicimos con Centro BTT Esmelle, donde puedes alquilar las bicicletas y guías que te acompañen.

Periodista digital especializada en viajes

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: