Street art en… ¿Lisboa? Mucho

Lisboa street art

No está escondida, pero pocos la conocen

Lisboa street art

Han hecho falta 5 viajes a Lisboa para descubrir una ciudad totalmente nueva, pero haría mil más sin hacer falta. Lisboa es luz, es el puente de Mapfre, son cuestas, muchas cuestas, es un sin aliento, un tranvía amarillo, unos cuantos pastéis de Belém, Lisboa es molar. Y lo sabes, por eso has estado, te gusta y siempre estás dispuesto a volver. Pues te diré mas, “You know nothing”: Edificios llenos de arte, paradores que han donado sus paredes a los artistas, parkings llenos de dibujos, calles con mensajes… Lejos ha quedado ya de la memoria aquella fotografía en blanco y negro donde lo único que resaltaba era el amarillo del tranvía 28. Bonita, sí, pero ahora todo tiene color. Y eso siempre gusta.

La mayor parte de los murales se pueden ver en la calle, en las fachadas de antiguos edificios. Algunos escondidos en rincones, otros ya forman parte del barrio y de su esencia. Temas políticos, denuncias sociales, abstractos, un elogio a su cultura, a su amado fado. Algunos elaborados con las técnicas tradicionales, otros en cambio reutilizando viejos artilugios encontrados en la calle, como el mapache de la imagen, de Bordalo II. Para su creación, el artista utilizó antiguos somieres, ruedas de coche, defensas, así como otras piezas de desguace. ¿El resultado?

Street art Lisboa, mapache

Como encontrar este tipo de arte no tiene mucha complicación, basta con abrir un poco los ojos (bueno, en el caso del mapache, éste se encuentra en la carretera a Belém, ahí sí que hay que estar algo alerta), os expongo algunos lugares menos conocidos por los turistas que nos descubrió City Guru Lisbon y que son lo más.

4 lugares donde disfrutar del street art en Lisboa

Lavra, la calle donde la Revolución de los claveles cobra vida

Lavra, street art Lisboa

La ruta la empezamos en el elevador de Lavra. Esto es así por lo siguiente: está muy arriba, muy muy arriba, y siempre es mejor bajar que subir. Este tranvía es especial por dos cosas. La primera de ellas es que es el más antiguo de Lisboa: 1884, que ya se dice pronto. En sus inicios era de vapor (como debía de molar), aunque más tarde con el tendido eléctrico se modernizó. La segunda razón, no menos importante, es porque está todo pintado, tanto su estación, la calle por la que discurre, los aledaños y el propio vagón.

Ascensor Lavra, Lisboa street art

Vale, las pintadas en sí están poco elaboradas, es verdad, pero hacen juego con el colorido del lugar. Mi recomendación es que no os subáis, que en vez de bajar Largo da Anunciada en tranvía, lo hagáis andando. Justo al lado hay una calle peatonal con escaleras llenas de street art que es lo más.

Lavra, street art Lisboa

SONY DSC

Esta se junta con las vías del tranvía, donde se encuentran algunas de las pintadas más antiguas y emblemáticas de la ciudad. La primera de ellas fue la que hace alusión a la Revolución del 25 de abril de 1974, más conocida como la Revolución de los claveles que acabó con la dictadura de Salazar y restauró la democracia en Portugal. Hoy, un mural con la fecha decorada con una guitarra portuguesa, notas musicales, libros, un puño alzado y claveles le rinden homenaje. Fue realizado por 37 voluntarios y en él se puede leer: “E depois do adeus. Grândola vila morena, terra da fraternidade o povo é quém mais ordena”, una canción compuesta por Zeca Afonso en contra del régimen salazarista, que fue prohibida durante la dictadura y utilizada por el Movimiento de las Fuerzas Armadas como señal de la revolución.

Un hotel decorado por y para artistas

Pestana Cidadela Cascais Art District, Lisboa

Imagínate que las frías paredes blancas de hotel se convierten en lienzos y hojas en blanco donde poder desarrollar toda tu creatividad. Bueno, si nos lo dejasen a nosotros quizá sería una chapuza. Al estilo Manolo y Benito de Manos a la obra (referencia muy actual y fresca). Mejor imagínate que se las ceden a artistas a cambio de alojamiento y de contar con su propio taller. Pues sí, existe. Lástima que no seamos artistas. El hotel en cuestión no puede molar más. Se trata del Pestana Cidadela Cascais, una antigua fortaleza del siglo XVI que ha sido reformada como parador. Igualito que los de nuestro país… Un ideón.

Pestana Cidadela Cascais Art District, Lisboa

Pestana Cidadela Cascais Art District, Lisboa

Lo más original es un pasillo donde varias ondas simulan las olas del mar. Aunque mi rincón favorito, no obstante, es su librería, situada al otro lado de la plaza, justo encima del restaurante. Este lugar, donde se pueden encontrar títulos relacionados con el arte, viajes, Cascáis o Portugal en general, es uno de los más acogedores del hotel.

Pestana Cidadela Cascais Art District, Lisboa

Los edificios de los laterales que rodean los muros de la fortaleza son los talleres, estos han sido cedidos por el hotel a los artistas de todo el mundo que estén empezando o que quieran exponer su arte en el parador.

LX Factory

SONY DSC

Si hay un lugar en el mundo que logra emocionarnos de la misma manera que lo hace Camden Town en Londres ese el LX Factory de Lisboa. De mucho menor tamaño, estas antiguas fábricas situadas a orillas del Tajo son actualmente uno de los lugares más chulos de la ciudad. Sólo hace falta mirar sus fachadas para sentirte cual chino fuera de su país (porque allí no serán iguales, ¿no? Ahí queda la duda). Una de mis favoritas es la de la imagen de portada, del artista brasileño Derlon. El rasgo de su obra es una mezcla de xilografía y street art inspirada en un género literario llamado cordel, muy peculiar en el nordeste de Brasil. El dibujo está inspirado en Persépolis, la novela gráfica de Marjane Satrapi. De hecho, ella aparece en uno de los laterales.

SONY DSC

El LX Factory está en el barrio de Alcántara, un área industrial casi olvidada de la ciudad donde en 1846 se ubicaban la Fábrica de tejidos, la Companhia Industrial de Portugal e Colónias, así como empresas de tipografía y gráficas. Hoy, este recinto alberga uno de los mejores mercadillos de Lisboa donde comprar artículos hechos a mano, ropa vintage y comida casera.

lx_factory_frases

SONY DSC

Los locales que rodean la calle albergan talleres de artistas, cafeterías, tiendas de diferentes artículos, así como, personalmente, la mejor librería de la ciudad: Ler Devagar. Una antigua imprenta que ha sido reconvertida dejando en su interior la antigua maquinaria. En total, dos pisos repletos de libros, dos cafeterías donde sentarse a leer mientras te tomas una birra, ¡déjate de cafés! Y lo que queda de la imprenta.

SONY DSC

En realidad, aunque desde abajo será un “¡Waww! Qué chula!” (la máquina), subir a ella lleva sorpresa. Y es que lo que más te llamará la atención será su ornamentación, repleta de cosas de lo más extrañas que le dan incluso un aire hortera. “¿Qué es todo este caos?” Pues no lo digas muy alto, no vaya a ser que ofendas a su autor. Resulta que aquí se encuentra Petro Proserpio, un inventor que los diarios portugueses llaman el Gepeto de la mecánica y que hace cosas. Muchos de los días los pasa allí explicando sus obras a los curiosos.

Village Underground Lisboa

SONY DSC

Justo al lado del LX Factory, en un solar abandonado de una estación de autobuses al aire libre, se encuentran las mejores oficinas del mundo: Underground Village, un co-working que se vende como una comunidad de artistas y emprendedores que han sabido crear de su lugar de trabajo una obra de arte. Sólo dejaría de teclear desde mi sofá por un lugar así, ¡tiene hasta columpios!

SONY DSC

Los diferentes espacios de trabajo, ocupados mayormente por periodistas, escritores y creativos, están hechos con contenedores marítimos y dos antiguos autobuses que hacen de cafetería y sala de reuniones. Uno de los lugares más originales de la ciudad.

Parkings con arte

parking_street_art_lisboa(6)

Y ya para ir terminando, lo que más me ha fascinado en este viaje fueron los parkings. Son los que más pasan desapercibidos si no vives allí, ya que lo habitual es que no tengas coche para aparcar. Aunque así sea, os recomiendo un tour por algunos de ellos. En el mismo barrio de Alcántara hay uno lleno de obras de arte, aunque el de las fotos corresponde al de Chao do Loureiro. En él, cada planta está decorada por obras de un artista diferente. En el ascensor te indican el nombre y, justo al salir de él, está la ficha con sus datos y trayectoria profesional.

parking_street_art_lisboa(5)

Como he mencionado al principio del post, hace tres años cuando lo comenzaste a leer, nosotros el tour lo realizamos con City Guru. No me han pagado por nombrarlos ni por recomendarlos, de hecho, este artículo lo he hecho por amor al arte (chapó). Pero es que ellos mismos son artistas, además de guías, sólo hace falta ver sus carteles.

City Guru
Carteles promocionales de The City Guru

Yo a este viaje fui en calidad de acompañante de mi compañero Rubén Alonso, que nos ha hecho un vídeo sobre la Lisboa alternativa tan molón como este. Y ya. Terminé.

¡Enhorabuena si llegaste hasta aquí! Eso es que A. No tienes mucho curro B. Has bajado rápido por si se ponía interesante. ¡Gracias en ambos casos!

Periodista digital especializada en viajes

3 Comments

  1. He leído todo el artículo of course y viendo tu forma de contar las cosas entiendo porqué escribes en las mejores revistas de viaje. Pues cuatro veces he estado el Lisboa y tengo la sensación de que me falta tanto por ver!! Cuando el próximo viaje! 🙂

  2. ¡Gracias Rubén! Por invitarme como acompañante y por leerlo entero también jajaja Eres un amor, y un poquito exagerado XD Eso te iba a decir, ¡próximo viaje ya!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: