Tú también quieres ser un turista responsable, aunque aún no lo sabes

faada turismo responsable

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra

faada turismo responsable

La palabra responsable da pereza. Mucha. Es eso que siempre se ha esperado de nosotros y que, incluso en la treintena, aún no hemos logrado controlarlo del todo. Por suerte, o no, no vamos a meternos en qué fallamos, en esa obsesión de tener que hacer la cama o limpiar el piso cada vez que hay visita porque así, en tu desastre cotidiano “No vas a encontrar marido, nena”. Las madres siempre tan sabias. No, la lección de hoy va sobre el turismo responsable, que nos suena pero a la vez nos da un poco de miedo. Ya hemos hecho algo mal.

Pues sí, nuestro amor por achuchar cada animalito que encontramos por el camino (y con animalitos no puedo dejar de tararear a Hydrogenesse, ¡Gracias Raúl por arruinarme aún más la vida!) mata. “¿Cómo puede ser? Si recogí diecisiete gatos de la calle, míralos. Al tuerto lo querían matar. Ahora viven felices, yo les hablo, les cuento mis cosas. ¿Cómo voy a maltratar yo a nadie? Míralos como ronronean”. Sí, tu amor mata. Pero tranquilo, tú entonces aún no lo sabías. Yo tampoco pero, después de la charla de FAADA sobre turismo responsable organizada por Barcelona Travel Bloggers que se repetirá este mes, llevo un año dando el coñazo con el mismo discurso. Mis amigos están de testigos. Bueno, hace tiempo que no los veo. Dijeron algo de que se habían ido de la ciudad…

turismo responsable bcntb

El caso es que lo que aún no sabes es que un animalito muere lentamente cuando:

Vas a espectáculos de delfines donde decides tocarlos y nadar con ellos porque necesitan amor.

Error. El delfín no nos quiere, asúmelo. Le obligan a ser majo con nosotros porque es su trabajo. En realidad, para que estemos allí felices, chapoteando a su lado, igual han tenido que reponer los delfines tres o cuatro veces en un mes. Vale, la cifra es inventada pero, los delfines se suicidan, de hecho son capaces de matarse dejando de respirar. Odian que aplaudamos, cantemos y gritemos. Tienen un oído muy fino y cada vez que se monta una fiesta a su alrededor equivale a que el vecino decida colgar todos sus cuadros cualquier día a las 4 de la mañana. También necesitan recorrer varios kilómetros al día, los delfines son animales salvajes, además de adorables. Los que no lo son, en cambio, son asesinados en el proceso de selección. Para más información os recomiendo el documental de The Cove. Llorarás, y mucho.

Este es un ejemplo difundido por FAADA sobre el maltrato a los delfines en el Marineland Mallorca

Te subes a un elefante o asistes a espectáculos donde los ridiculizan.

“¿Cómo? Si es lo más típico de la India. ¿Cómo no lo voy a hacer?” Sí, de la India, Sir Lanka y de Asia en general pero, por muy grandes que nos parezcan, un elefante no puede soportar más de 150 kilos en sus espaldas sin sufrir lesiones. Haz cálculos entre la silla de hierro, el guía y tú. En algunos países están tan explotados que ni siquiera tienen tiempo de descansar. Además, los elefantes en cautividad tienen una vida mucho más corta que si estuvieran en su hábitat. Tampoco te fíes mucho de algunos orfanatos de elefantes donde supuestamente te venden la idea de que les están cuidando. En muchos de esos centros viven gracias a que te lo creas.

Cuando coges o alimentas a un tigre.

Lo petarás en Facebook, pero estarás una semana sin dormir. En serio, no mola. Detrás de eso hay un negocio en el que las crías son separadas de sus madres, a quienes acaban matando. Los anulan desde que son bebés, arrancándoles las garras para que no puedan hacernos daño y sacándoles los colmillos. Cuando se hacen mayores y ya no sirven, entonces son abandonados en pésimas condiciones, o usados para hacer pruebas con ellos. Y es que, si un tigre por naturaleza nos comería, ¿por qué crees que se dejarían dar el biberón?

Al hacerte una foto con tucanes o cualquier otro pájaro, monos, serpientes y demás animales.

El flash les pueden dejar ciegos. Muchos de ellos son animales en peligro de extinción y son cazados furtivamente. También se les administra fármacos y otras drogas para que puedan ser manoseados y cogidos por las personas sin correr riesgos. Al final del día, cuando se acaba su jornada de explotación, entonces son metidos en jaulas donde tienen escasa movilidad y pocos cuidados.

Te ríes con los osos bailarines.

A ellos no les hace tanta gracia. Cuando son pequeños a los osos bailarines les arrancan los dientes, las garras y les meten aros metálicos en las mejillas y en el hocico. No bailan porque estén contentos, o porque les guste la música, se mueven porque les han hecho asociar la melodía con quemarse y lo que hacen es retorcerse del dolor.

Paseas en carruaje de caballos o en camello.

Los románticos paseos a caballo no serían tan románticos si supieras que llevan más peso del que debieran, tienen escasa asistencia veterinaria y las jornadas que hacen son tan largas que a veces están expuestos a condiciones extremas. Están deshidratados y con falta de atención. Sólo hace falta verlos en muchos casos. En cuanto a los camellos, vale que en la antigüedad han sido un medio de transporte pero para algo se inventó la rueda.

faada

Por supuesto, ni falta hace mencionar los zoos, circos, acuarios o, mismamente y sin querer enemistarme con nadie, las corridas de toros y demás fiestas denigrantes. El circo romano también era una tradición en la antigüedad. Y, como a todos nosotros nos encantan los animales, y muchas veces elegimos el destino por ver unas especies u otras, lo mejor que podemos hacer es apoyar el turismo responsable. Verlos en su propio hábitat y haciendo su propia vida.

Que todos hayamos pecado alguna que otra vez es por la falta de información. Si estáis interesados en saber más acerca del respeto hacia los animales os recomiendo que visitéis la página de FAADA, están haciendo una excelente labor. Aquí mi granito de arena.

PD. Este post no es un patrocinado ni me han pagado por ello. Si lo he hecho es porque me encantan los animales tanto como a ti. Creo que el mundo sólo se puede cambiar cuando hay información, conciencia y todos estamos unidos.

Periodista digital especializada en viajes

10 Comments

  1. Que bueno que esto se hable y se denuncie. Ahora ya no se podrá decir “no lo sabía”.

  2. Estoy deseando asistir a la charla de FAADA para aprender más, me parece super duro lo que has contado! y el video no he podido llegar a la mitad, soy un alma sensible 🙁

  3. Guapa!

    Genial el artículo! Este tipo de información debe llegar a todos! Cuanta más gente informada mejor,así entre todos podemos aportar nuestro pequeño granito de arena!

    En nuestro viaje por Latinoamérica lo tenemos claro,no queremps circos con los animales,sólo los veremos y disfrutaremos en su hábitat natural!

    Gracias por la info!

    Un abrazo!

  4. Gracias por vuestros comentarios 🙂 Así me gusta chicos, nada de fomentar el circo animal en vuestros viajes jejeje Es que tenía ganas de escribirlo desde la charla que nos hicieron el pasado año, pero nunca encontraba momento. Cuando vi que al contarlo amigos y familiares todos estaban dispuestos a dejar de hacer estas actividades y que sólo fue por falta de información fue cuando me di cuenta de que aún queda mucho por hacer. La semana que viene tendremos otra charla con ellos. A ver qué más cosas se pueden hacer.

    Disfrutad mucho del viaje chicos. Nosotros aquí os envidiamos mucho.

    Un besinn!

  5. Hola Laura, me ha encantado leer tu artículo que contribuye a que los viajeros se den cuenta de los impactos nefastos sobre los animales que pueden fomentar durante sus vacaciones en un país exótico…
    Ignorar los efectos negativos del compportamiento de cada uno ya no basta como excusa y lo recalcas super bien. Una foto “chula” para publicar en Facebook no merece tanto sufrimiento por parte de los animames.

    Hemos realizado una auditoría en 38 campamentos del Sudeste asiático ( en Tailandia, Indonesia, Laos, Camboya, Myanmar y Malasia) que usan elefantes para divertir a los turistas. Pronto publicaremos una lista de los campamentos que han sido aprobados en base a nuestros 81 criterios de calidad para que cada viajero pueda interactuar de manera responsable con estos animales nobles.
    Aquí tienen el artículo: http://www.buffalotours.es/blogdeviajes/consejos-viajar-tope-sin-precocupaciones/consejos-para-viajar-en-asia/la-cara-oculta-del-turismo-como-no-fomentar-el-maltrato-a-los-elefantes-durante-tu-viaje-a-asia/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: