Xoximilco Cancún, o cómo beber tequila como si no hubiera un mañana

Xoximilco Cancún

Nunca lo habrás pasado tan bien

Xoximilco Cancún
Equipo del #Mexico4travel: vero y Jesús (Vero4travel), Avistu y David (Viajablog), Rubén (Rubén y el mundo), Ari (Andurriante), Fer (Viajando con Fer y Vero) y yo (obviedad)

Antes de anticipar cómo será la mejor noche de tu vida, vamos a ponerte en contexto. Xoximilco Cancún, con x, es un tributo al original Xochimilco, con ch, del México DF (también es el nombre de los canales de la capital). Una de las actividades más representativas del folclore mexicano: barra libre de tequila, tacos, mariachis, marimba, rancheras, muchos gritos y un buen pedo. Todo lo que nos gusta concentrado en una trajinera. Suena bien, ¿verdad?

Si aún no te lo habías preguntado, con la emoción de la barra libre de tequila, una trajinera es una embarcación de unas 10-25 personas que discurre por un canal de poca profundidad. Cada una de ellas va decorada de una manera y cuenta con un nombre diferente. Puede ser el de una ciudad mexicana o algún lema popular. Por ejemplo, la nuestra fue ¡Viva México! (Fácil) Un nombre que deberás gritar al subirte en ella para darle más ambiente a la noche. Al principio te sentirás patético, sobre todo porque compartirás mesa con algunos desconocidos. Un par de tequilas después serás tú quien se levante todo el rato a gritarlo una y otra vez, haciendo que tus amigos quieran tirarte por la borda.

Xoximilco Cancún
Esto es una trajinera

No te preocupes, el animador que os acompañará durante el trayecto lo impedirá. Sí, este hombre es otra de las piezas claves del Xoximilco Cancún, ya que será el que evite que nadie haga el rancio y el responsable de que no vayas a soltar la botella de tequila (vale, no le va a costar mucho esfuerzo). También hay cerveza, agua y refrescos pero eso aquí no interesa, ¿a qué hemos subido sino? Dependiendo de su desparpajo, las risas están más que aseguradas. Para crear equipo con los desconocidos de la mesa, no sólo habrá que presentarse y gritar una frase mexicana, sino que hay diferentes “juegos” para romper el hielo. Después de tanto tequila son bastante prescindibles. No obstante, para que te hagas una idea del concepto mexicano de diversión, uno de ellos es agarrarse todos de la mano y hacer una descarga eléctrica. Tranquilos, seguimos vivos.

Xoximilco Cancún
patriotismo mexicano tras varios tequilas

El recorrido por el canal dura unas tres horas (aunque tú quieras comprar la trajinera y quedarte allí toda la vida. No, no se puede). Por el camino hay otras barcas donde te ofrecen platillos de comida típica mexicana: tacos, mole poblano, cochinita pibil o (no pongas cara de asco) chapulines. Sí, exacto, son saltamontes pero, para sorpresa de todos, están correctos. Decir buenos me parecería una exageración. Un consejo: no pienses en lo que son y píllate los más pequeños. Hay que probarlos, no seas rancio.

Otras trajineras fondeadas en el canal serán musicales. Allí encontramos mariachis a raudales con quienes gritar (ellos cantan, tú sólo gritas) Cielito Lindo, México lindo y querido o cualquier otra canción que incorpore lindo en su letra. Ahí el tequila ya habrá surtido efecto, por lo que tu acento ya va cogiendo un toque mexicano y hasta te animarás a salir a la pista a bailar con un estilo difícil de definir. Cuando hablamos de pista nos referimos a la proa de la trajinera, así que cuidado o ¡pendejo al agua!

Xoximilco Cancún
Photocall

En el Xoximilco Cancún sólo hay una parada en la que puedes bajarte de la embarcación, así que controla tu vejiga (y el mono). Se trata de un islote en donde podrás fumarte el único piti de la noche (no se hace tan duro), ir al baño, posar en el photocall como el mexicano preconcebido que tienes en mente o seguir bailando rancheras. Después de eso, ¡otro tequila! Y continuamos recorrido al grito de ¡Viva México, cabrones! Más comida, más bebida, alguna otra tienda flotante de souvenirs y cuando te quieres dar cuenta estás metiéndole la chapa a los de al lado, dándoles tu número de teléfono y ofreciéndoles tu casa de España. Eso significa: fin del recorrido. ¡Ohhhh! Lamentaciones y a dormirla. A la mañana siguiente sólo podrás pensar en volver (o en comprarte una trajinera y abrirte un canal. Si lo consigues, ¡invítame por favor!).

Si te estás preguntando cómo terminarás. Para que te hagas una idea:

Viva México

Un poco de historia del Xochimilco para impresionar a los amigos

Xochimilco, con ch, fue declarado en el año 2011 como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Su nombre viene a significar campo de flores y su origen tiene que ver con la época prehispánica, cuando los campesinos se movían en trajineras por la Ciudad de México. Esta tradición y sus celebraciones se han mantenido a través de esta actividad que pretende hacer disfrutar a turistas y locales del trayecto mientras prueban los mejores productos mexicanos.

En resumen, Xoximilco es LA FIESTA que no te puedes perder, tanto si vas al DF o a Cancún.

Periodista digital especializada en viajes

3 Comments

  1. Que buenos recuerdo tengo de Xoximilco. Recuerdo haberme subido a Lupita hace ya más de 15 años…eso, sí, de día y sin barra libre…
    No se yo si tu recordarás muchas cosas de aquí a 15…días…
    Un besote guiapi!

  2. jajajaja ¿En tu Lupita no había tequila libre? Pues casi que me quedo con nuestra trajinera XD Qué bueno, Jordi. Me imagino que las del DF serán espectaculares por ser las originales. Sin duda, cuando tenga la oportunidad de volver será lo primero que visite jajaja

    Un besazo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: