Flåmsbana, el antiguo tren de los fiordos noruegos

Flåmsbana, Noruega

El viaje en tren con las vistas más bonitas del mundo

Vistas desde el Flåmsbana, Noruega

Pocos lugares pueden presumir de tener una naturaleza como la de Noruega, y pocos trenes pueden sentirse orgullosos de recorrer una de las maravillas naturales del mundo. El Flåmsbana, o el tren de Flåm, puede. Y ya no sólo por su antigua estructura, que ha hecho que se haya convertido en un viaje imprescindible, sino por las increíbles vistas que se contemplan desde sus ventanas. El recorrido, que comienza en la estación de Myrdal, llega hasta Flåm, el embarcadero donde cogeremos la lancha o barco que nos llevará por el fiordo de Aurlandfjord hasta Geirangerfjord y Nærøyfjord, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vistas desde el Flåmsbana, Noruega

¡Pasajeros al Flåmsbana!

El tren de Flåm ha pasado de ser un medio de transporte de su tiempo (1944), a la atracción a la que todos quieren subir. La razón: sus vistas. Y es que, desde él obtenemos las mejores panorámicas de una de las zonas más abruptas de Noruega, salpicada de casas de colores que parecen haber sido puestas aletaroriamente sobre las faldas de las montañas, bosques repetos de trolls, estaciones que han vivido despedidas seguramente trágicas, cascadas y túneles, muchos túneles. En total, unos 20.

tren_flam_noruega

Vistas desde el Flåmsbana, Noruega

Su principal característica es el desnivel, de unos 865 metros en poco más de 20 kilómetros. De hecho, el Flåmsbana es el tren con más pendiente de Europa de vía estándar, con un 5,5% de máxima. Lo más curioso es que en sus curvas, dependiendo del vagón en el que viajes, se puede ver su principio o fin. La construcción de su línea se inició en 1924, estrenándose en 1940 por los trenes de vapor. No fue hasta cuatro años más tarde cuando se implantó la tracción eléctrica.

Flåmsbana, Noruega

Flåmsbana, Noruega

El trayecto, uno de los más maravillosos del mundo, se convierte en un continuo ir y venir de una ventana a otra. Hay mucho qué ver y con lo que sorprenderse, aunque durante su ascenso todo va quedando sepultado por la nieve, haciendo que el paisaje se asemeje a un puerto de montaña. Los copos van entrando entre la estrecha ranura que dejamos del cristal para no perder detalle de cuánto vamos pasando.

El Flåmsbana cuenta con unas ocho paradas, aunque sólo en una de ellas el tren espera durante unos diez minutos para que los turistas puedan bajar y disfrutar de su espectáculo. Se trata de la cascada de Kjos, donde un par de ninfas surgen a los lados del chorro para deleitar a los visitantes con un baile al ritmo de ópera. En realidad, según las leyendas escandinavas, se trata de Huldra, una criatura que vivía en los campos. Ya le pueden pagar bien porque el frío que hacia en esa parada era terrible. En la imagen de foto la podéis ver a los lejos (el puntito rojo).

cascada kjos, fiordos noruegos

La duración del recorrido en el tren de Flåm es de alrededor de una hora, aunque se hace extremadamente corto. Se puede realizar en ambas direcciones, tanto para bajar hasta Flåm como para subir a Myrdal, el inicio del fiordo y donde salen los trenes hacia Bergen u Oslo. Viajes en la dirección que sea, las pendientes y sus curvas te impresionarán. Sin duda, uno de los viajes en tren más bonitos del mundo. Y, ¡ojo! No sólo lo opino yo, sino que la National Geographic y la Lonely Planet tambien lo han considerado como tal.

flamsbana, noruega

Flåm, el puerto de los fiordos noruegos

Flåm, cuyo nombre en noruego antiguo flá hace referencia a su llanura, se encuentra justo en la parte interior de Aurlandsfjord, uno de los brazos del Sognefjord, el fiordo más largo de Noruega cuyo otro brazo, el Nærøyfjord, como he comentado al principio del post, está declarado Patrimonio Nacional de la UNESCO. Se trata de un pequeño pueblo de apenas 350 habitantes situado en Sogn og Fjordane. Entre sus atractivos está el Museo del Ferrocarril, donde cuentan la historia del Flåmsbana, aunque lo más popular y concurrido es su puerto, desde donde salen las excursiones para adentrarse en los fiordos noruegos.

Flåm, Noruega

Para los amantes de la montaña, desde Flåm también hay varios senderos que te permiten recorrer todo su valle, como la popular ruta de los Camineros.

¡Espectacular!

Para más información podéis visitar la web de Visit Norway o Visit Flam.

Periodista digital especializada en viajes

5 Comments

  1. Lo tengo pendiente y espero poder visitarlo, junto a toda la zona, prontito…pero, por Díos, que sea en veranito….Que valiente que has sido, “sirenita por un día”!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: