El túnel peatonal de Greenwich


Hasta ahora una de las formas más comunes para llegar hasta Greenwich era en DLR o en un placentero viaje en barco recorriendo todo el Támesis. También se puede llegar en autobús, aunque dependiendo de en qué zona estés el recorrido puede volverse interminable.

En este último viaje a la capital británica he descubierto un nuevo trayecto a Greenwich que, si bien es más lento y, quizá, se da más rodeo, es mucho menos común que los anteriores. Una nueva forma de llegar hasta esta otra parte de Londres disfrutando de un paseo a pie a través de un túnel subterráneo construido bajo el mar (aunque por desgracia éste es de hormigón).

Este pasadizo, que fue construido en 1899 e inaugurado en 1902, empieza en la parada de DLR Island Gardens, un pequeño parque situado al sur de la Isle of Dogs. Allí, según sales de la estación, si sigues todo recto te encontrarás con una cabina de ladrillo que, aunque a simple vista parecen unos baños públicos, es el acceso al ascensor que nos permitirá bajar hasta el túnel subterráneo, a 15,2 metros de profundidad.

A pesar de que por el camino seguramente os encontraréis con bastantes ciclistas, ya que el túnel está dentro de la ruta ciclista que va desde Inverness a Denver, por el subterráneo no está permitido ir pedaleando, por lo que si tienes pensado alquilar antes una bici del Barclays deberás de llevarla a mano.

Una de las peculiaridades de este túnel de 400 metros es que hace mucho frío. Al estar justo en el Támesis se nota bastante la humedad, por lo que es recomendable llevar alguna chaqueta. Una vez llegados a la otra punta nos encontraremos con otro ascensor que nos llevará directamente a la salida, localizada justo enfrente del Cutty Shark. Si lo prefieres, también hay escaleras, aunque los ascensores son bastante amplios y en el túnel hay varias personas de seguridad.

Aunque Greenwich no suele estar entre los planes de aquellos que vienen a Londres por pocos días o por primera vez, lo cierto es que esta es una de las partes más recomendables de la ciudad. Además de tener muchísimas cosas que ver: Greenwich Market, el observatorio y el meridiano 0, el museo marítimo, The Trafalgar Tavern o el Cutty Shark, realmente no está muy lejos del centro de Londres.

Periodista digital especializada en viajes

3 Comments

  1. Justamente este sábado pasé por primera vez por el túnel. Y es cierto! Hace frío! jajaja

    Eso de que no se puede pedalear por el túnel es cierto “oficialmente”, incluso ponen vallas al principio y al final del túnel para que tengas que bajarte de la bici pero en realidad nos cruzamos con un montón de gente pedaleando como Pedro por su casa!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: